home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Contenido del artículo
Espárragos
Ambiente para el espárrago
Suelo pra el espárrago
Siembra del espárrago
Creando coronas de espárrago
Creando posturas de espárrago
Trasplante de las posturas de espárrago
Riego del espárrago
Cultivo del espárrago
Plagas del espárrago
Cosecha del espárrago
Rendimiento del espárrago
Ruibarbo
Siembra del ruibarbo
Suelo para el ruibarbo
Fertilización del ruibarbo
Riego del ruibarbo
Control de malezas para el ruibarbo
Cosecha del ruibarbo
Plagas y enfermedades del ruibarbo

Cultivo del espárrago y el ruibarbo en el huerto casero

Hay dos plantas que se consumen como vegetales y que se pueden cosechar en el huerto del hogar que requieren de un tiempo bastante largo para obtener sus frutos, estos son los espárragos y el ruibarbo.

Espárragos

El espárrago cultivado (Asparagus officinalis) es un vegetal perenne que se puede cosechar en el huerto hogareño por 25 años o más si se cuida apropiadamente, sin embargo, la planta debe demorar hasta 3 años antes de obtener cosecha de ella.

El sistema radicular es un extensivo entramado de raíces carnosas de almacenamiento, acompañadas por raíces pequeñas de absorción del agua y los nutrientes. Las raíces de almacenamiento tienen el grueso de un lápiz y pueden llegar a más de 2 metros de largo en la planta madura en dependencia del tipo de suelo en el que la planta crece.

Ese sistema de raíces de almacenamiento está acoplado a un pie subterráneo llamado rizoma. A las raíces de almacenamiento y el rizoma normalmente se les llama la "corona" o "garra" del espárrago aunque su nombre técnico es macolla. Cuando el suelo está cálido y húmedo, surgen brotes del rizoma y se desarrollan como lanzas o arpones comestibles, utilizando los carbohidratos y otras sustancias almacenadas en las raíces.

Los brotes que no se cosechan se desarrollan como tallos atractivos, verdes y parecido a los de los helechos. Estos tallos, en las plantas maduras, por fotosíntesis, producen carbohidratos y sintetizan otras sustancias esenciales que se mueven a las raíces para su almacenamiento. Las reservas acumuladas constituyen la materia y energía para los brotes de la próxima temporada de crecimiento.

Estas razones indican que resulta necesario proteger el follaje de los insectos, enfermedades o heridas antes de la etapa senil natural o debido a las oleadas frías del otoño, que inhiben su función.

Los brotes no se deben cosechar durante las dos primeras temporadas de crecimiento una vez sembrada la planta en el lugar definitivo.

A diferencia de la mayoría de las plantas, los espárragos son dióicos, es decir, tienen las flores machos y las hembras en plantas diferentes. Las flores machos que producen el polen aparecen en una planta y las hembras que producen las bayas y las semillas está en otra planta diferente. Las abejas son los agentes polinizadores de unas flores a otras.

Los estudios han demostrado que las plantas hembras, las que gastan mucha mas energía produciendo frutos y semillas viven y producen menos brotes que las macho.

El género Asparagus, un miembro de la familia Lily se originó a lo largo de la costa del Mediterráneo y sus múltiples islas. Los espárragos eran considerados como una finura por los griegos antiguos, la descripción hecha por Plinio a principios de la era cristiana, coincide con sorprendente exactitud con las variedades cultivadas hoy, más de 29 siglos después. Es notable lo poco que ha evolucionado el espárrago en ese tiempo.

En el presente se disponen de diferentes clones de espárragos que varían en vigor, tamaño y resistencia a las enfermedades. Se han desarrollado plantas más uniformes y con cualidades deseables por métodos de cultivo de tejidos.

foto
Lanzas de espárragos.


Antes de decidirse a sembrar espárragos en su huerto revise las posibilidades disponibles en el mercado para escoger una que se adapte a sus condiciones, sea productiva y resistente a las enfermedades.

Los espárragos son bajos en calorías, pero de mucho sabor. Una ración de espárragos de cuatro brotes (unos 60 gramos) contienen 10 calorías, 1 gramo de proteínas, 2 gramos de carbohidratos y solo trazas de grasa. Cuando se compara el espárrago con los otros vegetales resulta ser una buena fuente de vitamina A y riboflavina y una muy buena fuente de tiamina.

Ambiente para el espárrago

Capaz de soportar grandes variaciones en la temperatura, los espárragos crecen en zonas donde esta puede alcanzar los 49°C en el verano, y en otras donde llega a -40°C en el invierno.

No obstante, la planta crece mejor donde la temporada de crecimiento es larga y los días son soleados para su máxima fotosíntesis. La temperatura ideal del día está en la temporada de crecimiento entre 24 y 30°C, y las temperaturas nocturnas ronden los 16°C. Estas condiciones producen una máxima acumulación de carbohidratos en las raíces para una buena producción la temporada próxima. Los espárragos se pueden sembrar en casi todas las zonas donde las temperaturas del invierno sean suficientemente bajas como para mantener el rizoma durmiente bajo tierra, pero no lo hace bien en zonas mas cálidas debido a que la humedad y el invierno cálido estimulan la aparición esporádica de brotes durante esta estación.

Suelo para el espárrago

Se puede cosechar en una amplia gama de suelos, desde arena arcillosa hasta suelos francos mientras el drenaje del agua y la aireación sean buenas. En las regiones mas áridas, los suelos pesados producen muy buenos espárragos si se airean adecuadamente. Sin embargo, en las zonas de lluvias moderadas a altas, los espárragos crecen mejor en terrenos areno-arcillosos con buen drenaje. Los espárragos pierden vigor, se hacen más susceptibles a la pudrición de las raíces y mueren en suelos de poco drenaje o donde haya habido una intensa lluvia prolongada.

El pH del suelo se debe mantener entre 6.5 y 6.8. Una fertilidad media es mejor para proporcionar un balance entre el crecimiento vegetativo y subterráneo, pero la planta tiene unos requerimientos de potasio relativamente altos para una máxima producción.

Siembra del espárrago

Es muy común que los hortelanos hayan sembrado los espárragos en el pasado sembrando coronas. Siembre siempre coronas o garras con un máximo de 1 año de edad y nunca use estas cuando tienen 2 o más años, puede traer una infección de fusarium (un tipo de hongo que pudre las raíces) a su huerto.

Para evitar las infecciones con hongos dañinos lo mejor es usar semillas desinfectadas (las semillas naturales pueden estar contaminadas) y formar sus propias coronas o posturas de trasplante.

Creando coronas de espárrago

Las coronas se pueden producir sembrando semillas en un vivero cerca de 2 semanas antes de que las posturas de tomates se planten normalmente en su zona. Las semillas se siembran a una profundidad de 2.5 cm, y a 7.5 cm de separación, en filas en el vivero separadas 75 cm. Plante 3 o 4 semillas por cada garra que pretenda pasar al lugar definitivo en el futuro. La próxima primavera, cuando las plantas están aun durmientes y el terreno se ha tibiado, excave con cuidado las coronas para no dañar las raíces y trasplántelas al lugar definitivo de la forma que se indicará mas adelante.

Creando posturas de espárrago.

Para producir posturas siembre las semilla entre 12 y 14 semanas antes de que las posturas sean llevadas al terreno en la primavera. La fecha de siembra puede variar de acuerdo a la zona, entre finales de diciembre en lugares de inviernos más moderados, hasta mediados de febrero en lugares mas fríos. Es aconsejable usar una mezcla para macetas comercial basadas en esfagnos y vermiculita con un pH entre 5.5 y 6.0. Siembre dos semillas a 3 cm de profundidad en maceteros pequeños (unos 5 cm de diámetro) llenos con la mezcla o siémbrelas en bandejas con una disposición a cuadros con 5 cm de lado.

Mantenga la temperatura entre 24 y 30°C mientras las semillas están germinando. Una vez nacidas, la temperatura debe estar entre 21 y 24°C por el día y a unos 18°C en la noche. Puede usar para este propósito un invernadero o una ventana de la casa con abundante sol. Use luces fluorescentes para extender el período de iluminación diurno a 12-14 horas cuando estén fuera del invernadero, por ejemplo en la ventana.

Aplique una fertilización con una fórmula 15-15-15 a la mitad de la concentración recomendada en el fertilizante a las 4 , 8 y 12 semanas después de sembradas las semillas. Si el fertilizante cae en el follaje, límpielo con agua fresca para evitar daños. No sobre fertilice, esto provocará gran follaje y pocas raíces con la consecuente disminución de las reservas energéticas de la planta. Haga la última aplicación justo antes del trasplante después que el peligro de una helada haya pasado.

Trasplante de las posturas de espárrago

Siembre los espárragos al mismo tiempo que otros cultivos perennes para optimizar los trabajos de labranza y de cultura. Es preferible sembrar los espárragos en la zona del huerto en la que no produzcan luego sombra a los otros cultivos mas bajos.

Se pueden sembrar a lo largo de una cerca, siempre que tengan sol pleno, de hecho, el precioso verde del follaje tipo helecho de 2 metros de alto es un buen ornamental en el verano. Las plantas hembras producen bayas que se tornan rojo brillante a finales del verano y el otoño, la punta se cambia de verde a amarillo atractivo en el otoño y marrón en el invierno.

Antes de sembrar, distribuya y mezcle con el suelo 0.5 kg de fórmula 5-10-10 por cada 10 m2 de área de huerto. Si se necesita cal, mézclela con el suelo al mismo tiempo que fertiliza. Mantenga vigilancia del pH de suelo, los espárragos crecen mal a pH menores de 6.0.

Siembre las garras con los brotes hacia arriba en surcos en V de 15 cm de profundidad y cúbralos de 2.5 a 5 cm de tierra. Siembre las posturas en un pequeño montículo en el fondo de un surco igual. Las posturas deben protegerse del agua estancada en el surco y de la tierra lateral arrastrada por esta sobre la planta.

Espacie las coronas y posturas 30 cm aparte y haga los surcos separados de 1.6 a 1.8 m. Si va a sembrar una sola hilera de espárragos deje por lo menos 1 m de distancia a los otros vegetales.

A medida que la planta crece, cuidadosamente llene el surco con tierra pero evitando cubrir con ella alguna parte del follaje. El surco debe estar lleno para el final de la primera temporada de crecimiento. Vuelva a fertilizar con 0.5 kg de fórmula 5-10-10 por cada 6 m de fila, en julio o comienzos de agosto, esparciendo el fertilizante a ambos lados de la fila y mezclándolo ligeramente con el suelo.

Riego del espárrago


Una humedad adecuada es importante durante la primera temporada de crecimiento. No deje a las plantas sufrir sequía durante el período seco. Haga un riego semanal de suficiente volumen para mantener húmedos los primeros 20 cm de suelo. En las próximas temporadas de crecimiento el riego puede ser reducido debido al extenso y profundo sistema radicular, será suficiente unos 5 cm de riego lento aplicado cada 2 semanas en la época de sequía.

Cultivo del espárrago

Después de sembrada la planta y transcurrido el primer invierno y muy temprano en la primavera corte los viejos tallos y cualquier maleza que quede del invierno. Esparza de nuevo cal de ser necesaria, y aplique otra fertilización con 0.5 kg de fórmula 5-10-10 por cada 10 m2 de cantero bien mezclado con el suelo, repita la fertilización de la misma forma en julio tardío o agosto temprano.

Corte los tallos viejos todas las sucesivas primaveras antes de que los brotes emerjan, revise la necesidad de cal y vuelva a fertilizar de la misma forma pero en este caso con 1.5 kg de fertilizante 5-10-10. Cuando mezcle el fertilizante con el suelo hágalo con cuidado para no dañar la corona de la planta.

Mantenga un buen crecimiento del follaje para la máxima fotosíntesis. Las malezas altas pueden dar sombra al espárrago y reducir su fotosíntesis. Lo mismo las malezas bajas compiten con el espárrago por el agua y los nutrientes. Esto implica que es muy importante el control de las malezas. La utilización de químicos para el control de las malas yerbas puede ser tóxico para otros cultivos del huerto y en general esta práctica no se recomienda.

Plagas del espárrago

Hablar de plagas de forma universal no es posible, cada zona geográfica tiene sus propios problemas, pero en general se puede decir que los espárragos son afectados por hongos que pudren las raíces. Para evitar la entrada de hongos de este tipo en su huerto debe usar semillas esterilizadas en suelos no contaminados. Para esterilizar las semillas puede remojarlas por 2 minutos en 1 parte de blanqueador de lavado (compuesto comúnmente de 5% de hipoclorito de sodio disuelto en agua) por 4 partes de agua. Luego se enjuagan las semillas en agua limpia por un minuto y se plantan en una tierra que nunca haya sido utilizada para espárragos con antelación, o en una mezcla de sustrato comercial artificial libre de enfermedades. Los hongos que afectan las raíces son muy difíciles, si no imposibles de combatir con productos químicos.

Otros hongos producen daños al follaje cuando los espárragos están en zonas donde las plantas permanecen húmedas mucho tiempo debido al rocío u otro factor. Un fungicida adecuado puede ayudar en este caso.

Varias especies de arañuelas o trips pueden ser problema serio de los espárragos especialmente en las plantas pequeñas o las posturas, ellos chupan la savia de las plantas y reducen su vigor. Otros insectos, como escarabajos y sus larvas o ciertos áfidos pueden producir daños importantes al follaje de las plantas adultas o matar las plantas jóvenes. Todos se pueden controlar con insecticidas.

Cosecha del espárrago

Un hecho muy importante enel cultivo de los espárragos es que las plantas se deben dejar crecer por dos temporadas completas antes de empezar a cosecharlas. Esto es necesario para permitir el almacenamiento suficiente de carbohidratos y otras sustancias en la raíces y lograr después una buena cosecha en la tercera temporada y las subsiguientes. Cualquier corte o daño durante las dos primeras temporadas tiende a enanizar las plantas y reduce la cosecha futura por el resto de la vida del cantero.

Cuando el primer tallo emerge en la primavera, simplemente quite unos 20 a 25 cm del tramo recto de la lanza y deje el trozo duro en la planta. La porción superior que se corta debe estar "verde" y tierna. Corte todas las lanzas que surjan durante la temporada de cosecha.

Una buena regla general para la duración de la temporada de cosecha puede tener una secuencia de 2-4-6 semanas, es decir cosechar por 2 semanas en la tercera temporada, 4 semanas en la cuarta y 8 semanas la quinta y las siguientes. Hay regiones donde esta secuencia puede ser diferente debido a que las plantas responden a un recorte más severo y puede ser por ejemplo de 4-8-12. Si no tiene experiencia en las plantas de su huerto le recomendamos la primera opción hasta que sepa como se comportan sus espárragos.

Una vez completada la mitad de la cosecha se deben aporcar unos 12 a 15 cm de suelo con cuidado hacia la fila. Esto baja la temperatura alrededor de la garra e incrementa el tamaño de las lanzas. El camellón debe ser rastrillado a nivel justo después del último corte.

Los espárragos blancos, que tienen un sabor particular y distintivo, se pueden producir apilando unos 25-30 cm de tierra en la fila en la primavera cuando la primera lanza emerge. Al salir la punta de la lanza a través del camellón de suelo, quite con cuidado una parte del suelo y con un cuchillo largo corte unos 20 cm de la lanza partiendo de la punta.

Si la cosecha de un día no es suficiente para una comida de la familia o los espárragos se consumirán más tarde, simplemente lave las lanzas, colóquelas en una bandeja llana con agua y póngala inmediatamente en el refrigerador. La calidad se mantendrá por varios días si la lanza se mantienen entre 1.5 y 4.5°C.

Rendimiento del espárrago

Una fila de 12 m de espárragos producen aproximadamente de 5 a 11 kg de lanzas durante una temporada promedio.

Ruibarbo

foto
Peciolos de ruibarbo.

El ruibarbo, familia del alforfón, es un vegetal perenne y resistente al frío que se siembra en muchos huertos hogareños por los gruesos tallos o peciolos de las hojas. Produce la cosecha temprano en la primavera, principalmente a expensas de las reservas acumuladas en su rizoma y raíces desde la temporada anterior. Es una planta de ambiente fresco y crece mejor en zonas frías donde la temperatura promedio en el verano no está por encima de 24°C. El ruibarbo no crece bien en zonas donde los veranos son bastante cálidos. Los peciolos con las hojas se pueden cosechar a partir del tercer años después de sembrado.

El ruibarbo es nativo de Asia Central y fue llevado a Europa en el siglo XVI. Se ha sembrado por largo tiempo en el Viejo Mundo como vegetal, ornamental o por las propiedades purgantes de sus raíces secas.

Las hojas de ruibarbo jamás deben comerse, ya que contienen niveles de ácido oxálico soluble que son dañinos y pueden incluso producir la muerte, los peciolos son inocuos ya que tienen muy poca cantidad de ácido oxálico y la mayoría de él en forma insoluble.

Los ruibarbos contienen vitamina C y calcio. También algo de vitamina A, hierro, fósforo, potasio y una 130 calorías por kg. Es uno de los vegetales mas ácidos; el jugo tiene un pH de 3.1 a 3.2. Los peciolos tiernos están compuestos por alrededor del 94% de agua.

Para el uso en el huerto de la casa hay diferentes variedades que pueden dividirse en dos clases: los de peciolos rojos y los de peciolos verdes.

Los ruibarbos crecen fácilmente de semillas, pero esta práctica no se recomienda ya que hay una gran variedad desde la semilla y los hijos pueden no ser como los padres.

Siembra del ruibarbo

Los ruibarbos se propagan usualmente por división de la macolla, temprano en la primavera. Desentierre la "garra" o macolla y divídala en piezas con por lo menos una yema grande en cada sección. Prepare las piezas quitando todas las raíces rotas y acorte las raíces delgadas y largas.

Las macollas varían en tamaño y número de brotes según la variedad, edad y las condiciones de crecimiento. Las macollas vigorosas por lo general producen de 5 a 10 piezas de siembra.

Separe las plantas de 0.8 a 1 m aparte en filas de 1.3 a 1.5 m de ancho. Lo común es sembrar las piezas en surcos, póngalas a una profundidad tal que sobre la yema no haya mas de 5 cm de suelo. Llene el surco con suelo y compáctelo, pero deje suelta la parte de terreno por encima y a los lados del brote.

Si usted planea propagar sus propias plantas, identifique las mas productivas con 2 o 3 años de edad provistas de hojas en Junio. Márquelas y déjelas en el terreno con hojas hasta a próxima primavera, en ese momento desentiérrelas y divídalas para la siembra.

Sustituya las plantas cuando comiencen a bajar la productividad (menos y mas pequeñas hojas). Desentierre las viejas macollas y sus raíces carnosas y haga una nueva plantación en otra parte del huerto.

Suelo para el ruibarbo

Los suelos francos de buen drenaje son los mas deseables para sembrar ruibarbos, pero ellos crecen bien en cualquier tipo de suelo, desde arenosos hasta arcillosos, si se les provee de suficiente humedad y drenaje como para que crezcan fuertes y vigorosos durante los meses cálidos del verano. Los suelos ligeros que se calientan pronto producen brotes mas temprano en la primavera que los pesados que se conservan mas fríos.

Los ruibarbos responden a grandes cantidades de nutrientes y humedad en el suelo durante la temporada de crecimiento. Si está disponible, se debe mezclar con el suelo bastante estiércol antes de sembrarlos y garantizar así una buena cantidad de materia orgánica y nutrientes para el crecimiento de las plantas. Se debe utilizar además cada otoño un recubrimiento adicional del suelo con estiércol.

El ruibarbo es tolerante a la acidez del suelo y el uso de cal no es necesario, crecen bien hasta un pH de 5.2 si los nutrientes, calcio, fósforo y magnesio están disponibles en la cantidad adecuada.

Fertilización del ruibarbo

Antes de sembrar, distribuya y mezcle abundantemente con el suelo un fertilizante completo tal como el 10-10-10 a una taza de entre 1 y 1.4 kg por cada 10 m2 de área de huerto. Posteriormente, y cada año, se debe repetir la fertilización con el mismo tipo de abono pero a una taza de 0.6 kg por cada 10 m2 en los suelos arenosos y unos 0.8 kg en los suelos arcillosos antes de que las nuevas hojas surjan en la primavera. Esta fertilización posterior se debe mezcla con los primeros 5 a 7.5 cm de suelo pero nunca a menos de 25 cm de distancia de las plantas.

Después que se ha terminado la cosecha una nueva fertilización con nitrógeno es buena para estimular el crecimiento del verano y la acumulación de reservas en las raíces. Se pueden usar nitrato de amonio a razón de 0.2 kg por cada 10 m2.

Si no está disponible estiércol, a los ruibarbos se les debe proveer de un recubrimiento de suelo con de 2.5 a 7.5 cm de mantillo obtenido de la poda del césped o material similar cada año tarde en la primavera.

Riego del ruibarbo


Para promover un fuerte crecimiento en el verano, riegue las plantas cuando el suelo comience a secarse. Si las plantas se vuelven durmientes (las hojas se mueren) después de la cosecha, pocas reservas se acumularán en las raíces para producir la próxima cosecha.

Control de malezas para el ruibarbo

Se debe mantener un buen control sobre las malezas por escardado u otro método, pero la operación debe ser superficial y frecuente para mantener a raya a las malas yerbas, especialmente en la primavera, cuando comienzan a crecer las piezas de la macolla que han sido sembradas recientemente.

Cosecha del ruibarbo

No coseche los ruibarbos durante la primera temporada o el año en que han sido plantados, las reservas formadas en las hojas necesitan almacenarse y hacer crecer las raíces para la próxima temporada.

Durante el segundo año se pueden cosechar las hojas durante un período breve, unas 2 semanas. A partir del tercer año la cosecha puede extenderse a unas 6 semanas o hasta que las hojas empiecen a ser pequeñas, lo que muestra que las reservas en las raíces comienzan a escasear. No quite mas de dos tercios del follaje total de las plantas en una sola recogida. Hale solo las hojas completamente desarrolladas y deje las jóvenes crecer.

Coseche los peciolos halándolo y no por corte, agarre los peciolos cerca de la base y hale con cierta inclinación lateral a la dirección de crecimiento, el peciolo se separará bien de la planta y será fácil de halar. Una vez arrancado corte la hoja.

Si aparecen tallos florales, quítelos para evitar que consuman recursos de la planta y todas las reservas se acumulen en las raíces.

Comercialmente es muy común obtener peciolos de ruibarbo de forma forzada durante el invierno. Esta tećnica es única del ruibarbo y consiste en hacer crecer las hojas dentro de una edificación oscura y tibia.

Las plantas se deja crecer en el campo 2 o 3 años para que almacenen buena cantidad de reservas en las raíces. Durante los meses de invierno, para lo cual las hojas han muerto, se desentierran las macollas y se llevan a los lugares de "forzado". Las grandes reservas de las macollas permiten producir buenas cantidades de tallos coloreados sometidas a condiciones adecuadas de oscuridad, humedad y ambiente tibio (10 a 12°C). Una vez que han sido forzadas a producir, las macollas se desechan.

Una macolla puede rendir hasta 5 kg de tallos dependiendo de la variedad, tamaño y vigor.

Aunque es complicado, y toma tiempo, usted puede intentar forzar unas pocas macollas de ruibarbo en el sótano o una bodega, empezar con unas 8 o 10 macollas bien desarrolladas puede proporcionarle las cantidades necesarias para la familia promedio después que haya aprendido a hacerlo.

Plagas y enfermedades del ruibarbo

Los ruibarbos son relativamente libres de plagas y enfermedades, pero esporádicamente pueden aparecer algunos males que varían de una región a otra relativos a insectos, hongos, bacterias o virus.

Tema principal sobre hortalizas aquí.
Otras plantas de hortaliza aquí.
Índice general del portal aquí.