home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Contenido del artículo
Incluye: apio nabo, chatote, alcachofa, maní y berro
Apio nabo
Descripción del apio nabo
Origen y distribución del apio nabo
Clima para el apio nabo
Suelo para el apio nabo
Variedades de apio nabo
Propagación y cultivo del apio nabo
Temporada, rendimiento y almacenamiento del apio nabo
Usos como alimento del apio nabo
Chayote
Descripción del chayote
Origen y distribución del chayote
Usos del chayote
Clima para el chayote
Siembra y cultura del chayote
Enfermedades y plagas del chayote
Rendimiento del chayote
Alcachofa
Descripción de la alcachofa
Origen y distribución de la alcachofa
Clima para la alcachofa
Suelo para la alcachofa
Propagación de la alcachofa
Temporada de la alcachofa
Cultivo de la alcachofa
Rendimiento y cosecha de la alcachofa
Usos como alimento de la alcachofa
Maní o cacahuete
Ambiente para el maní
Suelos para el maní
Siembra y cultura del maní
Cosecha del maní
Enfermedades y plagas del maní
Berro
Origen y distribución del berro
Suelo para el berro
Propagación del berro
Cultivo del berro
Cosecha del berro

Vegetales de huerto menos comunes

En otros artículos del portal se han descrito las cuestiones básicas para el cultivo de los vegetales mas utilizados en el huerto hogareño (ver artículos relacionados abajo), pero la tendencia de los hortelanos con experiencia, e incluso los novatos, es sentir fascinación por sembrar vegetales menos comunes para extender sus conocimientos o consumir aquellos que no son fáciles de conseguir en el mercado, pero que tienen una reputación establecida en otras zonas del mundo.

Muchos de estos vegetales requieren de técnicas especiales de cultivo y de hecho constituyen un reto estimulante para el horticultor.

Trataremos el apio nabo, la alcachofa, el maní o cacahuete, el chayote y el berro.

Debido a que las condiciones del suelo varían mucho en las diferentes zonas del mundo, no se ofrecerán fórmulas de fertilización química, pero en todos los casos la aplicación de estiércol fresco para obtener de un 5 a un 6% de materia orgánica en la zona de las raíces puede resultar una práctica beneficiosa.

Una condición importante es utilizar variedades resistentes a las enfermedades y plagas latentes en su zona geográfica y esto es, en muchas ocasiones, clave para el éxito.

Apio nabo

Apium graveolens L. var. rapaceum DC.

Descripción del apio nabo

El apio nabo  es una variedad botánica del apio, que se diferencia de este en que produce en la base de la planta una hinchazón grande de tipo nabo que puede tener hasta 10 cm de diámetro. Esta parte bulbosa de la planta es la que se consume usualmente. La planta es bienal, y crece hasta mas 1 m de alto. Pero en los huertos se trata como anual.

El apio nabo, al igual que el apio, la zanahoria y la chirivía (tratados todos en el artículo Cosechas de raíz), son miembros de la familia del perejil (Umbelliferae o Apiaceae).

Origen y distribución del apio nabo

Está naturalmente distribuida en zonas cenagosas templadas de Sudamérica, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Eurasia.

Clima para el apio nabo

Crece mejor en lugares donde la temperatura promedio mensual en la temporada de crecimiento esté entre 15.5 y 18.5°C. No crece adecuadamente en zonas con temperaturas que excedan los 21-24°C, o sean mas bajas que 7°C. Debido a que el apio nabo crece lentamente es deseable una temporada libre de heladas de al menos 110 días.

Suelo para el apio nabo

El apio nabo necesita un suelo fértil, profundo, con bastante materia orgánica y buena retención de la humedad a lo largo de la temporada de crecimiento.

Variedades de apio nabo

Hay varias variedades de apio nabo, principalmente en Europa pero son menos las que se pueden conseguir en otras zonas.

Propagación y cultivo del apio nabo

Las atenciones culturales del apio nabo son muy similares a las de su pariente el apio. Tiene una larga temporada para ser aprovechable, requiriendo unos 6 meses desde la siembra de las semillas.

El hortelano tiene dos opciones para  sembrarlo: puede comprar semillas y plantarlas para lograr las plantas, o utilizar posturas compradas. Este último método es el recomendable para áreas donde el tiempo de clima adecuado es corto. Los hortelanos que quieran hacer sus propias posturas tienen que tener en cuenta que el apio nabo, en el período posterior al semillero y en los primeros tiempos después de trasplantadas las postura, debe tener temperaturas nocturnas en el orden de 15-18°C para evitar la floración prematura.

Las semillas del apio nabo son muy pequeñas y se mantienen viables por 4 a 5 años si se almacenan secas en el refrigerador, esto indica que solo se debe comprar una pequeña cantidad de semillas cada vez.

Los semilleros se pueden hacer en canteros o bandejas así como en contenedores individuales, si lo hace en una bandeja use 8 semillas por cada 2.5 cm de fila si lo hace en contenedores ponga unas 10 semillas, las que luego se ralean para dejar una sola planta por contenedor. Estas semillas se caracterizan por tener un índice de germinación de entre el 50 y el 75% y lo hacen mejor a temperatura mínima de 21°C. Si se mantienen a esta temperatura la germinación tomará unos 10 días para completarse. Después de la germinación lo mejor es tener las plántulas a 15-18°C en las noches y unos 10°C mayor por el día. Vigile el desarrollo de las plántulas, al sospechar carencia de nutrientes en el contenedor, ayúdelas con algo de fertilizante completo. Si las semillas se siembran directamente en el huerto puede esperar una germinación mas lenta. Las plantas nacidas en los semilleros en bandejas se deben trasplantar a contenedores tan pronto como cuando hayan desarrollado las primeras hojas verdaderas. Las posturas se deben trasplantar al terreno definitivo de 8 a 12 semanas a partir de la siembra de las semillas o cuando tengan de 10 a 12 cm de altura.


Si está disponible estiércol fresco aplíquelo al suelo a razón de 25 a 42 kg por cada 30 m2 de área. Debido a que el apio nabo es un "comelón" se deben proporcionar dos o mas re-fertilizaciones con nitrógeno durante la temporada de crecimiento. El riego frecuente prueba ser beneficioso.
Espere unos 5 días después que el peligro de congelación en la primavera haya pasado y plante las posturas, o ralee las filas sembradas, de forma que las plantas estén separadas entre 15 y 18 cm aparte, con la distancia entre filas de 60 a 90 cm.

Un apio nabo de mejor calidad se obtiene si se quitan las ramas laterales y las hojas marchitas a medida que aparecen. Recubrir el suelo con los recortes del césped, puede ser una buena práctica si no se dispone de estiércol o riego.

Una práctica adicional para obtener un producto se alta calidad es elevar el suelo alrededor de la planta (aporque) unas dos semanas antes de la cosecha, esto rendirá un "bulbo" blancuzco.

Temporada, rendimiento y almacenamiento del apio nabo

Los apios nabos generalmente están listos para recoger en octubre o cuando el diámetro de la base de la planta alcance de 5 a 6 cm. Las plantas se pueden halar o desenterrar de acuerdo a la firmeza del terreno. Se corta todo el follaje y las raíces basales.

Se pueden esperar unos 200 bulbos por cada 30 m de fila. Los bulbos limpios se pueden almacenar en arena húmeda en un sótano o bodega fresca, en un pozo para vegetales, o en bolsas no trasparentes en el refrigerador. Si se almacena apropiadamente se pueden conservar hasta 6 meses.

Usos como alimento del apio nabo

Los "bulbos" del apio nabo se pueden hervir de la misma forma que las patatas y usar en los mismos platos en las que se usan estas. El tiempo de cocción es algo mas largo que para las patatas. Los apio nabos también se pueden rallar para poner encima de las ensaladas.

El apio nabo tiene el olor característico del apio debido a la presencia de un aceite volátil y es comparativamente menos nutritivo.

Chayote

imagen
Chayotes frescos.

El chayote (Sechium edule Swartz) se conoce por muchos nombres, se le llama mirlinton y vegetable pear, christophene, christophine, merlenton y pear squash en inglés; los haitianos le dicen mirliton; los franceses chayote o chatotte; en español se le llama chayote, chayota, cidrayota, tayota, guatilla, chote, chaya y otros nombres, en portugués le llaman chuchu, machucho, calota o pimpinela.

Los chayotes pertenecen a la familia de las cucurbitáceas, son parientes de los melones, los pepinos, calabacines y sandías pero se distinguen de ellos en que tienen una sola semilla grande.

Descripción del chayote

Es una planta trepadora, perenne, con raíces gruesas y largas; las ramas que pueden alcanzar los 10 a 12 m de largo. Las hojas, en peciolos surcados, de 8 a 15 cm de largo son ovado-cordadas a casi redondeadas de 8 a 18 cm de largo y de 9 a 22 cm de ancho. Son ligeramente lobuladas con de 3 a 5 lóbulos y finamente denticuladas en los márgenes y con de 3 a 5 zarcillos.

Las flores son unisexuales con 5 pétalos y 5 sépalos, las flores con estambres (machos) crecen en inflorescencias en las axilas de las hojas y estas tienen de 10 a 30 cm de largo con las flores distribuidas a lo largo del raquis. Los sépalos, triangulares, son de 3 a 6 mm de largo y los pétalos, también triangulares de color verde o verde blancuzco tienen de 4 a 8 mm de largo y de 2 a 3 mm de ancho. Presentan 5 estambres fundidos en casi toda la longitud formando una gruesa columna que se separa al final en 3 a 5 ramas cortas. Las flores pistiladas (hembras) aparecen generalmente en la misma axila que las estaminadas (machos); son usualmente solitarias pero pueden aparecer en pares; el ovario es globoso, ovoide o piriforme, glabro e inerme; los estilos están fundidos en una columna esbelta. Los frutos son solitarios o rara vez en pares; carnosos y en ocasiones surcados longitudinalmente; es muy variable el tamaño y la forma; el recubrimiento con pelos, número y tipo de espinas; puede ser blanco amarillento o desde verde pálido a verde oscuro. La semilla es ovoide y comprimida con la testa blanda y lisa. La semilla es vivípara, es decir, nace aun dentro de la fruta.

Origen y distribución del chayote

Las crónicas sobre la fruta se remontan a la conquista española, al menos en México como planta consumida antes de la colonización y la mayor parte de los nombres nativos y las espacies aun silvestres parientes de los chayotes cultivados están en la misma zona. Lo que inclina a los botánicos a pensar que tienen un origen mesoamericano.

Los chayotes se cultivan extensamente en mesoamérica y fueron llevados a las Antillas y Sudamérica en los siglos XVIII y XIX. Para esa misma época se llevó a Europa, de donde pasó a África, Asia y Australia. A los Estados Unidos entró a finales del siglo XIX.

Usos del chayote

La planta se siembra por la fruta, generalmente verde claro, en forma de pera y sin espinas o con muy pocas espinas en las variedades domesticadas mas utilizadas, las que se consumen después de hervidas con aderezos para ensaladas o compuestas con carne o pescados.

En Centroamérica y las Antillas así como en otras regiones tropicales y subtropicales se cultiva como una planta perenne y se consumen tanto sus frutos como las gruesas raíces y los retoños tiernos. Las raíces se toman de plantas con mas de 2 a 3 años de edad y se comen tostadas, hervidas o fritas y en ocasiones acarameladas. Las raíces contienen alrededor del 70% de agua y el 20% de almidón. Los retoños tiernos se comen hervidos como un vegetal. No es un vegetal muy nutritivo.

La planta se siembra con marcado interés comercial en Costa Rica, Guatemala, República Dominicana y México.

Clima para el chayote

No es ultra tropical, crece en los trópicos y subtrópicos a una altitud desde el nivel del mar hasta los 1800 m y hay variedades adaptadas a crecer a los 2000 m de altitud en Sudamérica.

En las zonas templadas se cultiva como anual ya que el frío mata la planta completa. Si se hace un recubrimiento grueso, se pueden proteger las raíces del frío y la planta rebrota la próxima primavera. En las áreas frías el corto período de estación impide la producción de frutas, ya que el chayote es sensible a la longitud del día y solo florece en el verano tardío y el otoño temprano.

Siembra y cultura del chayote

La semilla del chayote es difícil de extraer de la fruta y la fruta entera se usa como tal, se planta la fruta completa inclinada, con el extremo mas ancho hacia abajo y la parte del tallo de la fruta ligeramente expuesto al exterior, para sembralo en una zona templada, se hace después que ha pasado el peligro de una helada en primavera y el suelo se ha calentado.

La enredadera crece rápida y vigorosamente cuando está sembrada en suelo rico, de buen drenaje y con plenitud de materia orgánica. Debido a que la planta es trepadora, grande y vigorosa las semillas se deben sembrar a mas de 3 m unas de otras y debe proveerle un enrejado u otro medio de sostén.

Se debe suministrar una fertilización rica en potasio, pero con poco nitrógeno o de los contrario el crecimiento vegetativo será exagerado y produce pocas frutas. Se le debe proveer generosamente con agua de riego.

Los polinizadores por excelencia son las abejas, las que visitan las flores macho y hembras en busca de néctar. Las frutas necesitan unos 30 días después de la polinización para estar aptas al consumo y pueden pesar 1 kg o más.

Para guardar las semillas permita que la fruta madure plenamente en la planta pero antes de que germine coséchela y envuélvala una a una y almacénela en un lugar fresco y ventilado.

Enfermedades y plagas del chayote

Las enfermedades y plagas del chayote son las mismas que las de otras cucurbitáceas relacionadas, calabazas, calabacines, pepinos etc.

Rendimiento del chayote

Una planta es suficiente, y más, para una familia promedio ya que produce de 30 a 36 frutas en una temporada.

Alcachofa

Cynara scolymus L.

alcachofa
Planta de alcachofa con tallos florales.

Descripción de la alcachofa

La planta de alcachofa luce como un gran cardo y puede alcanzar mas de 1 metro de altura y cubrir una basta área con sus hojas grandes, espinosas y de grandes entradas. La alcachofa no es apta para el huerto pequeño. Los requerimientos climáticos restringen su siembra aun más.

Origen y distribución de la alcachofa

Las alcachofas se originaron en el sudeste europeo o el norte de África y fueron cultivada en Europa desde tiempo romanos. Han viajado de manera limitada a Estados Unidos (solo California y Louisiana) y a algunos países de Sudamérica.

Clima para la alcachofa

La alcachofa crece mejor en áreas libres de heladas pero con veranos frescos y brumosos. De esta forma, su siembra comercial está restringida a ciertas zonas con estas condiciones, pero un hortelano con condiciones algo menos que ideales lo puede cosechar, si usa una variedad apropiada.

Suelo para la alcachofa

La planta es herbácea y perenne y prefiere suelos ricos, de buen drenaje, con abundante materia orgánica y pH de 6.0.

Propagación de la alcachofa

Las semillas de la alcachofa, en general, o por lo menos de ciertas variedades comerciales, germinan lentamente y producen plantas variables sin reproducir a cabalidad las cualidades de los padres. Por eso, la mejor manera de sembrar alcachofas es a través de la reproducción vegetativa o división de las macollas y los chupones con raíces, o brotes en la base de la planta.

Temporada de la alcachofa

Los tallos florales aparecen en el verano tardío en el otoño temprano. En las zonas libres de heladas la planta se mantiene produciendo nuevos brotes durante el invierno y el comienzo de la primavera.

Cultivo de la alcachofa

Separe las plantas entre 1.5 y 2 m y suministre adecuada fertilización y riego mientras crecen. Si la temperatura del ambiente durante el crecimiento no está entre 18 y 23°C no se obtendrá un desarrollo óptimo. En temperaturas por encima de 23°C la cabeza florar se abre rápidamente y las brácteas se ponen fibrosas y duras.

Rendimiento y cosecha de la alcachofa

Cada planta produce varios tallos florales y cada tallo floral puede producir a su vez varias cabezas florales. Vive por varios años e incrementa su producción con el tiempo si no se congela. Corte las cabezas cuando están aun apretadas, si se dejan más tiempo las brácteas se aflojan y surgen flores púrpura.

Usos como alimento de la alcachofa

Se siembra por sus cabezas florales de las que se consume el carnoso y blando receptáculo, así como la gruesa base de las bráteas

Maní o cacahuete

El maní (Arachis hypogaea L.) es popular en los huertos de climas moderados y tropicales, las vistosas flores amarillas nace en las ramas, pero el ovario maduro y fertilizado se alarga como un "estolón" y baja hasta el suelo, donde se desarrolla y forma las semillas subterráneamente dentro de una vaina.

El maní, de origen sudamericano, fue llevado a Europa y África por los primeros navegantes y fue usado como reserva de comida a bordo, durante el tráfico de esclavos.

Como "repleto" se puede llamar al contenido alimenticio y energético del cacahuete, se pueden comer frescos, hervidos, vaporizados y tostados. Los manís crudos y maduros son ricos en proteínas vegetales y aceites y tiene unas 564 calorías por cada 100 g. De acuerdo a la variedad, pueden contener entre 2 y 6 semillas en cada vaina y estas ser de tamaño mayor o menor.

Ambiente para el maní

Los cacahuetes requieren una temporada cálida larga de crecimiento (110 a 120 días), florecen entre 6 y 8 semanas después de sembradas las semillas.

Suelos para el maní

Los mejores suelos para el maní son los francos de textura gruesa con adecuada cantidad de calcio y un pH de 5.8-6.2. Agregue cal al suelo si el pH es menos de 5.8. Hay variedades que se desarrollan muy bien en suelos francos de textura fina.

Siembra y cultura del maní


Dependiendo del tamaño de la variedad, las semillas se pueden sembrar separadas entre 10 y 20 cm en filas de 60 a 90 cm aparte. Siembre solo las semillas que conservan su piel y es preferible extraerlas de las vainas justo antes de sembrarlas. Con 0.5 kg de semillas se pueden sembrar unos 60 m de fila. La profundidad de siembra es de 3 a 5 cm en suelos de textura gruesa y de 2.5 cm en los de textura fina. En zonas de heladas, las semillas se pueden sembrar unas 2 semanas después del peligro de estas.

Prepare el terreno muy bien antes de sembrar, los residuos de la cosecha anterior se deben enterrar volteando en el otoño la capa superficial para promover su descomposición. No plante el maní mas de dos veces seguidas en el mismo terreno, esto promueve la proliferación de enfermedades.

Los cacahuetes jóvenes son sensibles al contacto con fertilizantes, de forma que es mejor distribuir estos en toda el área, que hacerlo cerca de las plantas. Para fertilizar, es mejor hacer un análisis de suelo, los cacahuetes son buenos colectores de nutrientes y probablemente crezcan bien sin fertilizar, o si ya ha fertilizado cosechas anteriores.

Una carencia de agua cuando las plantas están floreciendo vigorosamente o durante el tiempo en que las clavijas están penetrando en el suelo reduce el rendimiento. Cuando la recogida se acerca no riegue las plantas, los excesos de agua se traducen en la germinación de las semillas desde debajo de la tierra.

Para evitar las vainas vacías el suelo debe disponer de calcio abundante. En los suelos que ya se sabe que tienen poco calcio, distribuya 1 kg de yeso por cada 30 m de fila sobre las plantas cuando estas comiencen a florecer.

Mantenga control sobre las malezas, y blanda la capa superior del suelo, para que las clavijas puedan penetrar con facilidad, una vez que se están formando las vainas dentro del suelo la limpieza se hace casi imposible. No aporque las plantas durante el crecimiento esto puede matar las ramas o interferir con la floración.

Cosecha del maní

Cuando el maní madura las hojas se tornan amarillentas, pero como las flores surgen durante varias semanas no todas las vainas maduran al mismo tiempo, pero si usted espera que las últimas vainas maduren, probablemente las primeras se hayan podrido o hayan nacido, o se queden en el suelo cuando arranque las plantas. Esto implica una situación de compromiso.

Lo mejor es arrancar las plantas completas cuando la mayor parte de las vainas han madurado y las hojas amarillean. Déjelas en la fila con las vainas hacia arriba. En ese momento separe las vainas menos maduras para consumirlas hervidas (estas tiene un 50% de humedad y se sienten sonar dentro de la vaina cuando se sacude). Después de algunos días en buenas condiciones de secado en el terreno, la humedad de las vainas desciende a un 15% y las plantas se pueden recoger para llevar a un lugar cálido y ventilado por unas 2 o 3 semanas, para completar el curado antes de quitar las vainas de la planta.

Enfermedades y plagas del maní

El cacahuete es susceptible a distintas enfermedades y plagas, las que reducen la cosecha o matan las plantas. Ciertos gusanos se alimentan de follaje, y otros insectos lo hacen de las partes subterráneas, algunos hongos manchan las hojas o las decoloran, dando la sensación falsa de madurez. Use los fungicidas e insecticidas apropiados o quite a mano los gusanos del follaje. Voltear el terreno durante la preparación, y la rotación del cultivo son las mejores armas contra estos enemigos.

Berro

imagen
El berro.

Rorippa nasturtium aquaticm [L.] Schinz y Thell

El berro es un cultivo popular de tiempo fresco para ensaladas. Las porciones de la planta que se consumen mas usualmente son los últimos 10 a 15 cm de los terminales vegetativos de las ramas, incluyendo las hojas. El berro le da un sabor algo picante a las ensaladas, es una novedad en los sándwiches y en ocasiones se agregan a sopas o se usan como adornos de los platos.

Origen y distribución del berro

Esta planta perenne tiene su distribución natural en Europa y el occidente de África, pero se ha naturalizado extensamente en las zonas de clima moderado en todo el mundo. El berro crece naturalmente en las corrientes de agua fresca, clara y poco profundas de lento movimiento, los mismo como planta flotante con raíces en el fondo, o arrastrada cerca de las márgenes muy húmedas.

Suelo para el berro

El berro prefiere suelos ricos y ligeramente ácidos y requiere de un generoso riego.

Propagación del berro

Las plantas se pueden obtener enraizando las ramitas que se pueden comprar en el mercado, las que lo hacen muy fácilmente, o bien usando semillas.

Cultivodel berro

Para tener un buen berro, adquiere particular importancia el sustrato donde tendrá sus raíces. Un método muy efectivo es haciendo un trinchera de cultivo en el terreno o utilizando como tal una bandeja grande y profunda la que se llena parcialmente con una capa de sustrato adecuado en el fondo.

Para preparar el sustrato, en el método de trinchera, hágala de una de una profundidad de 30 cm y unos 60 a 90 de ancho. Ponga una capa abajo de unos 25 cm de buen estiércol o compost y riegue por varios días hasta que se asiente bien. Una vez asentada ponga 10 cm de un buen suelo sobre la masa orgánica y compáctelo bien.

La trinchera preparada se puede sembrar lo mismo por semillas que usando ramas. Si usa semillas, que son muy pequeñas, y tienen un bajo índice de germinación de un 40 a 50 %, la trinchera se cuadricula con una distancia de 20 cm entre las lineas de forma que quede como una malla con cuadros de 20 cm de lado. Ponga algunas semillas en cada intersección de las lineas y cúbralas con 2 mm de arena. Usando un aerosol de agua frecuente, mantenga el semillero siempre húmedo y cúbralo con un material opaco sustentado por soportes, de forma que no le de la luz a las semillas. Cuando la germinación se complete quite la cubierta y ralee hasta dejar una planta por intersección y sature la trinchera con agua después de raleada.

Si usa ramas, plántelas a cuadros separadas 20 cm y riegue abundantemente.

De cualquier forma que haya hecho la siembra, mantenga la plantación libre de malezas hasta que el berro haya poblado completamente el aŕea y no permita la competencia. Nunca deje secarse el suelo. Las plantas se verán beneficiadas si se riegan a diario con una fina niebla o por riego de agua corriente superficial.

El berro en condiciones óptimas crece rápidamente, una vez que las plantas alcanzan unos 15 cm de largo retire el crecimiento terminal para incentivar la ramificación. A las plantas no se les debe permitir la floración, al mas mínimo síntoma de que las plantas quieren florecer, corte drásticamente el plantío.

Cosecha del berro

Para los 60 días o menos de sembrado se puede comenzar a cosechar, corte con un cuchillo afilado o unas tijeras los últimos 15 cm de los tallos. Júntelos como un racimo, recorte la parte gruesa del tallo para dejar el racimo de unos 10 o 12 cm de largo. Se conservarán por un tiempo en agua o en una bolsa, previamente humedecidos, en el refrigerador. Las plantas cortadas retoñan y la cosecha se puede hacer mientras el clima lo permita.

Si la temperatura exterior es muy cálida (verano) los tallos del berro se ponen mas picantes y hasta amargos rápidamente, la experiencia le indicará como proceder en su zona. Las congelaciones le ponen fin a la cosecha.

Tema principal sobre hortalizas aquí.
Otras plantas de hortaliza aquí.
Índice general del portal aquí.