home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Cosechas de raíz en el huerto casero

Los vegetales del huerto cuyo producto son raíces agregan mucho valor al cultivo, ya que ellos ofrecen un largo periodo de cosecha, pueden conservarse en general por largo tiempo y producen gran cantidad de alimento en un espacio relativamente reducido. Con pocas excepciones, estos vegetales son libres de problemas y no requieren el constante cuidado de otros tipos de vegetales.

La tabla siguiente muestra las características generales de algunos de estos cultivos.
                                                     
Cultivo
Temperatura promedio óptima
mensual de crecimiento °C

Mín
Máx
Temperatura óptima del suelo
para la germinación °C

Tolerancia a la
congelación

Espacio de siembra
sugerido en cm

Entre plantas
Entre filas
Días hasta
la madurez

Duración de la
cosecha

Remolacha
4.5
18
10-29.5
Moderada
5-10
40-60
55-80
2-3 meses
Apionabo
7.2
21
15.5-21
Buena
10-15
50-75
100-110
3-6 semanas
Zanahoria
7.2
21
7.2-30
Moderada
2.5-7.5
40-60
60-85
2-4 meses
Chirivía
4.5
24
10-21
Buena
7.5-15
45-76
100-130
3-4 meses
Salsifí
7.2
30
10-32
Buena
5-10
45-76
150-155
1-2 meses
Rábano
4.5
24
7.2-32
Buena
1.5-2.5
23-46
25-30 (Primavera)
52-56 (Invierno)
1 semana
3-5 semanas
Nabos
4.5
24
15-35
Buena
5-15
60-76
45-75
2-3 semanas
Colinabo
4.5
24
10-32
Buena
13-20
46-91
90-95
1-2 meses

Suelo

Los cultivos de raíces producen mejor en un suelo suelto y bien drenado, esto es importante ya que estos vegetales son los primeros que se siembran y los últimos que se cosechan. Si el suelo es pesado será bueno formar un cantero elevado unos 10 a 15 cm de altura y con un ancho entre 30 y 60 cm en la parte alta, dependiendo de si sembrarán una o dos hileras en el cantero. El cantero elevado reduce la compactación durante la temporada de crecimiento permitiendo la formación de bulbos mas largos y regulares en la forma.

Estas cosechas, especialmente las zanahorias y las chirivías, tienden a tener raíces menos deformes cuando crecen en canteros, y se mantienen mejor en el huerto sin grietas y pudriciones.

Si se agrega humus y arena a los suelos pesados se mejora la fertilidad y permite una mayor profundización a los bulbos, así como una forma mas limpia. Sin embargo, agregar solo arena sin humus produce un efecto parecido al de la arena y el cemento, el terreno se torna mas compacto y duro aun.

foto
Salsifí.

El pH del suelo no es una limitante usual, pero los rábanos, nabos y colinabos se benefician con los suelos neutros o ligeramente alcalinos en el caso de ciertas pudriciones de las raíces por enfermedades, algunas de las cuales quedan inhibidas por la alcalinidad del suelo.

Si el suelo es ácido puede reducir la acidez usando cal, a una taza de 7-9 kg por cada 10 m2 de área.

Fertilización

Para fertilizar, se puede usar 1 kg de fórmula 10-20-10 por cada 10 m2 de área de huerto; el apionabo puede requerir algo mas de nitrógeno. El fertilizante y la cal se deben mezclar muy bien con el suelo hasta una profundidad de 10-15 cm. No use estiércol si va a sembrar zanahorias, esto puede producir la pérdida de la forma de las raíces.

Siembra

Los vegetales deben sembrarse tan pronto cono esté listo el terreno, todos tienen semillas muy pequeñas, las que no deben ser plantadas a mas de 1 cm de profundidad, la formación de costras y el secado de la superficie se pueden minimizar cubriendo las hileras de semillas con aserrín de madera, vermiculita o arena lavada en lugar de suelo. Riegue las semillas recién sembradas con frecuencia, tanto como una vez al día, para evitar la costra superficial y el secado de la débil plántula emergente hasta que esté bien establecida. Después haga el clareo de las filas para garantizar las distancias de la tabla de arriba.

Plagas

Las plagas son muy variables de unas zonas geográficas a otras por lo que pretender dar una información precisa sobre este tema resulta imposible, pero se puede decir, que en general, no es necesario el control de las plagas en estos cultivos, sin embargo los rábanos, nabos y colinabos se ven en ocasiones atacados por ciertos gusanos del suelo y esto debe ser controlado. También en ocasiones los escarabajos pulgas y los áfidos pueden ser un problema a resolver.

Control de malezas

El uso de herbicidas en general no es factible para estos cultivos en el huerto del hogar, lo mejor es cubrir el suelo con mantillo desmenuzado una vez que las plantas estén bien establecidas y lo permitan. Las coberturas también evitan la coloración verdosa del hombro de las zanahorias, pero si quiere obtener el color violáceo característico de la parte alta de los nabos y colinabos deben estos dejarse descubiertos.

Enfermedades

Los cultivos de raíz son muy poco susceptibles a enfermedades de forma general, pero pueden producirse en ocasiones pudriciones en las raíces o problemas con virus en el follaje de algunos de ellos. Existe un desorden que pueden sufrir no debido a parásitos y que se debe a la deficiencia de boro en el suelo.

Cosecha

La mayoría de los cultivos de bulbos se pueden cosechar en un amplio rango de tiempo durante el desarrollo. Las remolachas se consumen desde que son pequeñas hasta que alcanzan la madurez total y las zanahorias se cosechan desde que tienen el grueso de un lápiz, hasta el desarrollo total del bulbo, en un período de entre 3 y 6 meses. Los rábanos de primavera, la cosecha mas rápida de todas, son utilizables solo por un corto período de tiempo. Vea la tabla.

Almacenamiento



Las raíces se pueden recoger y almacenar en un lugar húmedo y fresco, pero las zanahorias, remolachas, chirivías y los nabos se mantienen mejor si se dejan en el huerto hasta que aparezca el peligro de una congelación severa. Ellas pueden entonces recogerse, se les recorta el follaje y almacenarse en un sótano húmedo y fresco sin lavarlas hasta que sean consumidas, momento en el cual se lavan. En las zonas de invierno moderado dejar las plantas en el suelo puede ser un método de almacenaje práctico.

Rendimiento

Las cosechas de raíces se caracterizan por ser eficientes en la producción de comida en relación al espacio ocupado. Unos 3.5 m de hilera puede ser suficiente para una familia de 4 personas. Los rábanos en especial, no deben sembrarse en hileras largas debido al corto tiempo de utilización, lo mejor es hacer hileras de 1 a 2 m de largo a intervalos de una semana, de esta forma se tendrán rábanos frescos durante toda la temporada. Los nabos también son de vida corta y utilizar un método semejante puede resultar adecuado.

Particularidades

Remolachas: (Beta vulgaris): Son algo más susceptibles a las enfermedades del follaje que los otros cultivos y menos tolerantes a la sequía y a la falta de fertilidad que algunos, aun así, es una cosecha relativamente fácil de producir.

Los factores de calidad del producto no son críticos aunque hay preferencias por las pequeñas para encurtirlas enteras, las remolachas son utilizables en un ancho rango de madurez. Las raíces jóvenes son mas intensas en color y con menos anillos visibles de color claro, mas tiernas y de textura mas fina.

Apionabo: (Apium graveolens var. rapaceum): Es una variedad del apio común y produce una raíz pesada similar a la del colinabo, que se utiliza tanto cruda en ensaladas, como encurtida o en sopas y guisos. Para un buen desarrollo necesita humedad y fertilidad plenas a lo largo de la temporada.
El uso de posturas comenzadas en lugar protegido unas 10 semanas antes de la siembra en el terrenos resulta superior a la siembra directa.

Los bulbos se pueden comenzar a cosechar cuando alcanzan unos 5 a 7.5 cm de diámetro, pero tienen una larga temporada de uso y se pueden almacenar con éxito.

Zanahorias: (Daucus carota L.): Debido a su apariencia anaranjado brillante, su valor nutritivo, productividad, largo almacenamiento y cultivo fácil, la zanahoria es sin duda la raíz preferida del huerto.

Si algún problema hay con la zanahoria es hacerla brotar de la semilla. Ella no tolera que se siembre muy profundo o muy seca en el cantero, de manera que la cuestión es, sembrar las semillas superficialmente y mantener siempre la humedad. Sembrar las semillas a menos de 1 cm de profundidad, cubierta con aserrín de madera y utilizar un rociado diario con agua conduce al éxito.

Las zanahorias se adaptan mejor a la siembra en un cantero elevado que en hileras en el suelo. Los semilleros deben ser clareados inicialmente si no queda espacio abierto entre las plántulas. La recogida se puede comenzar tan pronto como las zanahorias tengan el grueso de un dedo y continúa de forma que parece ser una fuente inagotable, ya que a medida que se arrancan las primeras plantas, las otras se expanden.

Existen muchas variedades, desde muy pequeñas hasta muy grandes. Debe escoger la variedad de acuerdo al suelo que tenga, si este es muy suelto y desmenuzado utilice las variedades mas grandes, pero si es compacto e impermeable debe usar las mas chicas.


Chirivía: (Pastinaca sativa): Las chirivías recuerdan a la zanahoria en atenciones culturales y las mismas sugerencias de sembrado se aplican a ella con excepción de que necesitan mas espacio para el desarrollo pleno.

Las chirivías maduran con lentitud, pero tienen una larga vida de almacenamiento, lo mismo en el sótano que en el terreno. La pérdida de humedad es el problema durante el almacenamiento, por lo que deben estar rodeadas por un medio húmedo o de otra manera protegidas.

Las raíces dejadas en el terreno muestra una gran resistencia al deterioro y a los daños por congelamiento. La exposición a temperaturas frías aumenta el contenido de azúcares y mejora bastante el sabor, pero las raíces sin ser sometidas a frío no son venenosas como se ha supuesto en ocasiones.

Como las raíces de la chirivía son muy largas, al arrancarlas se debe humedecer el terreno para hacerlo con mas facilidad, especialmente en terrenos pesados.

Salsifí: (Tragopogon porrifolius): Su uso principal es para sopas, a las que les da un débil sabor a ostras. No se siembra mucho en los huertos de los patios. Es generalmente libre de problemas culturales pero tiene una desventaja, la tendencia a producir raíces ramificadas que hacen difícil la limpieza y el pelado.

Rábano: (Raphanus sativus): Los rábanos tienen una vida muy corta, se desarrollan y tornan picantes e inutilizables en un período notablemente corto. Las semillas germinan muy rápido y las plántulas crecen vigorosas y rápidas. Se adaptan a muchas condiciones, pero el desarrollo en terreno seco y alta temperatura ambiental aceleran el sabor fuerte y una mas rápida madurez. La sobre fertilización produce un crecimiento adicional del follaje a expensas del tamaño del bulbo.

Hay muchas variedades de rábanos, algunos mejores para sembrar en tiempo cálido, como en primavera, y otros para el invierno. Los hay de diferentes colores y tamaños, que pueden llegar incluso a mas de 20 kg de peso. Pruebe distintas variedades hasta encontrar la que mejor se adapte a su gusto.

Nabo: (Brassica rapa): El nabo viene después del rábano en velocidad de crecimiento y madurez. En climas cálidos pueden incluso ponerse amargo y con sabor muy fuerte antes de alcanzar el tamaño pleno. Lo mejor es sembrarlo en épocas frescas tales como el otoño o finales del invierno.

Colinabo: (Brassica campestri var. napobrassica) Originado mucho tiempo atrás a partir de un cruce entre el repollo y el nabo, el colinabo recuerda al nabo pero tiene un crecimiento mas lento, una mas larga vida de almacenamiento, una pulpa mas firme y mucha mayor cantidad de vitamina A.

El colinabo se puede dejar en el terreno para usarlo en el invierno si el clima lo permite, o almacenado por un largo período. Estos no se vuelven de sabor fuerte si se sobre maduran como lo hace el nabo.

Tema principal sobre hortalizas aquí.
Otras plantas de hortaliza aquí.
Índice general del portal aquí.