home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Contenido del artículo
Incluye: tomates, ajies o pimientos y berenjena
Origen y dsitribución
Variedades
Variedads de tomates
Variedades de ajíes
Variedades de berenjena
Suelo y fertilización
Trasplante
Control de malezas
Control de plagas y enfermedades
Cosecha
Rendimiento

El tomate y sus parientes en el huerto casero

El tomate, la berenjena, los pimientos y ajíes son todos miembros de una familia, la Solanáceas, por lo que todos requieren virtualmente las mismas condiciones climáticas y culturales para crecer en el huerto de la casa, así que serán tratados juntos.

Son considerados cosechas de tiempo cálido por lo que su mejor época de siembra es la primavera, el verano o el otoño en los climas moderados y fríos y el invierno en los climas ultra tropicales.

Probablemente el tomate es el más cultivado en el huerto del hogar en la mayor parte del mundo y esto se atribuye a su particular sabor, su atractivo, valor alimenticio como fuente de vitaminas A y C y la versatilidad de uso. La popularidad del ají se puede atribuir a los mismos factores, pero su consumo no llega a los del tomate por lo que no se puede considerar un factor nutricional importante en la dieta. La berenjena en general está algo mas rezagada en el grupo.

Origen

El tomate cultivado, lycopersicon esculentum Mill., es nativo de las montañas de los Andes de Sudamérica y fue distribuido al resto de las Américas por los indios y al resto del mundo por los viajeros europeos, para convertirse en una de las plantas mas cosechadas y consumidas de todas. Hay también variantes muy antiguas del tomate nativas de México por lo que algunos le dan este origen. No obstante, las gran cantidad de ancestros del tomate actual que aun están silvestres en la zona andina hace que este origen sea el mas aceptado.

Los pimientos o ajíes, pertenecientes al género Capsicum, son también nativos de América tropical y han sido sembrados por los indios, tanto de Sudamérica como de América del Norte desde hace unos 2000 años. Los ajíes pequeños y picantes de color rojo fueron descubiertos por Colón en Las Antillas y llevados a Europa donde adquirieron mucha popularidad. Los ajíes fueron uno de las primeras plantas americanas que se produjeron comercialmente en Europa.

La berenjena, Solanum melongena, se cree nativa de La India y aparentemente se llevó a la zona mediterránea y luego introducido en América por los conquistadores españoles.

Variedades

cereza

Tomate tipo cereza.
roma
Tomate tipo roma.

Existen en la actualidad un gran número de variedades de tomates y ajíes y no tantas de berenjena. Probablemente la etapa mas importante para el que quiera hacer un huerto, es escoger la variedad adecuada a su entorno y expectativas, hay varias variedades muy buenas de tomates y ajíes muy adecuadas para la siembra en el hogar.

Variedades de tomates

Una variedad adecuada para la siembra en el huerto debe tener resistencia, tanto como sea posible, a algunas de las enfermedades mas comunes, y además no tener tendencia a ciertos desórdenes como el agrietamiento y la ruptura de la fruta por la alternancia de períodos secos y húmedos, debe además, adaptarse a las condiciones del suelo y del clima local, y producir buenas cosechas de frutas vistosas y nutritivas. La resistencia al marchitamiento por fusarium y verticillium son importantes, así como la resistencia a los nemátodos en climas templados y cálidos.

Generalmente se siembra en los huertos variedades indeterminadas del tipo enredadera que producen por largo tiempo y menos aquellas que maduran los frutos casi juntos. Los tomates se pueden clasificar de manera muy general en tres grupos:

1.- Los tipo "cereza" que son pequeños y se producen generalmente en racimos.

2.- Los grandes y redondeados que producen grandes "ruedas" cuando se rebanan.

3.- Los medianos con forma alargada (roma), llamados a veces "bombita" o "perita"

Los tomates maduros varían en color desde amarillos a naranjados, rosados y los rojos brillantes. La forma es variable.

Cada año se liberan diferentes variedades de tomates en muchas partes del mundo por la compañías productoras de semillas y las estaciones gubernamentales de experimentación, así como las instituciones académicas. Usted puede conseguir información sobre la adaptabilidad de las variedades en los catálogos de semillas, los viveros locales, las agencias del gobierno, las universidades y hasta de los vecinos que cultivan tomates. Extraer las semillas de una fruta excepcional comprada en el mercado puede ser arriesgado pero en muchas ocasiones ha dado buenos resultados.

Variedades de ajíes o pimientos

Las variedades de ajíes se pueden clasificar fácil y simplificadamente dependiendo de la cantidad de capsaisina presente en la fruta en:

1.- Ajíes dulces: aptos para comer directamente frescos en ensalada.

2.- Ajíes de cocina: de sabor en general demasiado fuerte para comerse directamente y se usan como especie en la cocina.

3.- Ajíes picantes: se usan para hacer las salsas picantes y el chile en polvo.

cachucha
Ají cachucha.

jalapeno
Ají jalapeño.

Una clasificación algo más detallada pero aun simplificada puede ser la siguiente:

Tipo campana: las frutas son grandes, como bloque, de unos 7.5 cm de ancho y 10 cm de largo. Tienen 3 o 4 lóbulos que se solapan ligeramente. La mayoría son verde oscuro y se tornan rojo brillante al madurar, pero hay algunos que terminan amarillos o naranja. Hay mas de 200 variedades de este tipo y algunos son algo picantes.

Tipo Cayena: es un grupo chile o picante caracterizado por ser esbeltos, puntiagudos de pungencia media y algo curvados, tienen entre 5 y 30 cm de largo. Se usan verdes como relleno picante moderado en las salsas verdes. Con los rojos completamente maduros y menos picantes o dulces se hace el pimentón, y con los mas picantes chile en polvo. Probablemente el mas conocido de este grupo es el jalapeño, de 5 a 7 cm de largo de punta roma con 3 cm de ancho.

Tipo pimiento: son dulces, cónicos, ligeramente terminados en punta de 5 a 7.5 cm de ancho y de 7.5 a 10 cm de largo con paredes gruesas. Se usan primariamente como relleno de aceitunas, quesos etc. pero se pueden usar frescos en ensaladas.

Tipo celestial: las frutas se producen erectas o hacia arriba, son cónicos de 2 a 5 cm de largo, con tres celdillas y cuyo color a veces cambia o no cambia de amarillento a rojo o de púrpura a rojo anaranjado. Frutas de diferentes colores pueden estar presentes en una planta al mismo tiempo lo que le dan un gran valor ornamental.

Tipo tabasco: a este grupo pertenecen los ajíes mas picantes, las frutas pueden crecer también de forma vertical o erecta y variar en tamaño desde 7 cm a menos de 1 cm de largo, en general son delgados, afilados y muy picantes.

Tipo cereza: tienen la forma de una cereza o globosa, con tres celdillas y nacen en un pedúnculo largo, delgado y erecto. Las frutas pueden ser de anaranjadas a rojas, dulces o picantes, grandes o pequeñas. Las plantas son atractivas y las frutas se usan como picante.

Tipo tomate: las frutas son distintivamente aplanadas, con 4 celdillas y con notable parecido al tomate.

Variedades de berenjenas

Comparada con los tomates y los ajíes, las berenjenas solo tienen unas pocas variedades. En general se pueden distinguir por el tamaño, por el color y por la forma.

foto
Berenjena blanca.

En el huerto lo mas importante a tener en cuenta es la cantidad de días necesarios para llegar a la madurez, de esta forma la puede adaptar al tiempo cálido que dispone según el clima local. Comercialmente se siembran las variedades mas grandes, pero los sembradores en casa consideran estas frutas grandes de peor calidad que las mas pequeñas. La gran mayoría de las berenjenas son púrpura oscuro, casi negras, pero también las  hay de otros colores incluyendo hasta blancas.

Suelo y fertilización

Plante los tomates, los ajíes y las berenjenas donde puedan tener acceso a la mayor cantidad posible de luz solar. El mejor resultado se obtiene con suelos fértiles y bien drenados. Si el suelo no es naturalmente fértil, fertilícelo, preferentemente con una combinación de estiércol y fertilizante comercial. Las tres frutas son moderadamente tolerantes a los suelos ácidos (pH 5.5), pero los extremadamente ácidos deberán ser corregidos con cal.

Para fertilizar tomates, ajíes y berenjenas se utilizan los mismos procedimientos, pero como resulta necesario en algunas localidades acelerar el tiempo de floración después del trasplante, puede utilizarse un tanto mas de nitrógeno y potasio que para el tomate. Si los ajíes y las berenjenas comienzan a dar frutos con las plantas muy pequeñas, estas pueden resultar enanizadas y luego no alcanzar el tamaño adecuado para un buen rendimiento. En los suelos arcillosos y pesados de bastante buena fertilidad, unos 2.8-3.6 kg de fertilizante 5-10-5 por cada 45 m2 debe mezclarse con el suelo una semana antes de la siembra. Si el suelo es mas ligero y arenoso es mejor usar de 4.5 a 9 kg para la misma área y en la misma forma. Cuando las plantas hayan asegurado varias frutas, aplique una fertilización superficial igual para evitar que las plantas retrasen el crecimiento vegetativo. Si el suelo es mas pobre aun, tendrá que fertilizar con mas frecuencia. El follaje de color pobre o el crecimiento lento indican la necesidad de fertilizar adicionalmente.

Los tres cultivos necesitan cantidades iguales de agua, unos 2.5 cm de lluvia semanalmente. Cuando la lluvia falla o el lugar es árido riegue abundantemente todas las semanas. En los suelos arenosos el riego debe ser mas frecuente. Los riegos profundos una vez a la semana son mejores que los ligeros mas seguidos. El tomate, el ají y la berenjena responden bien al riego por goteo. El ají en particular, necesita abundante humedad durante el período de floración y producción para evitar la caída de las flores y las frutas pequeñas.

Trasplante

Todos pueden sembrarse por siembra directa de semillas en el terreno, pero el uso de posturas es el mas recomendado. Los tomates pueden trasplantarse con seguridad al terreno una vez pasado el peligro de una helada, pero como los ajíes y las berenjenas son algo mas exactos en la temperatura requerida es mejor pasarlos al huerto una semana o mas después del peligro de las heladas. Si hay peligro repentino de helada después de trasplantados, se deben proteger cubriéndolos con sacos de papel o plásticos, periódicos o cajas. Retire la protección durante el día.

Siembre las posturas en el huerto aproximadamente a la misma profundidad que estaban en el semillero o el contenedor, y presione la tierra firmemente a su alrededor para formar una depresión, la que servirá para retener el agua. Riegue inmediatamente con medio litro de agua cada planta, al agua se le agregan 2 cucharadas de fertilizante soluble 5-10-5 por cada 4 litros o bien use medio litro de solución de trasplante.
Siembre los ajíes y las berenjenas en hileras separadas de 0.8 a 1m y espacie las plantas en la hilera de 0.3 a 0.4m.

Los tomates se separarán en dependencia de la variedad y de si las plantas serán podadas o amarradas a tutores. Las plantas con tutores se siembran en filas a 0.5m de distancia y con la distancia entre plantas de 1m. Las plantas sin tutores pueden estar a 1m de distancia en filas a 1-1.2m aparte.

Los tomates con soportes o tutores son mas fáciles de atender y cosechar y esto ayuda a evitar la pudrición de las frutas al entrar en contacto con el suelo. Dada la naturaleza leñosa de los ajíes y berenjenas generalmente no resulta necesario el uso de tutores.

Si usted piensa amarrar sus tomates, clave los tutores pronto después del trasplante para evitar daños a las raíces mas tarde, las estacas pueden ser de 2m  y asegurarse firmemente en el suelo. Para amarrar los tomates use tiras de trapo, cinta sin pegamento o cualquier otro medio ancho que no corte el tallo y vaya asegurando con nudos flojos el tallo principal a los largo del tutor. Un método práctico es hacer un cilindro vertical de cerca de 50 cm de diámetro alrededor de la planta usando una malla de alambre con los orificios rectangulares de unos 15 cm, tal y como la que se utiliza para poner a la hora de fundir los pisos de cemento o en las cercas para cerdos.

En muchos tipos de tomates lo mejor es dejar solo 1 o 2 tallos principales, para lograrlo se hace lo que se llama deshijado, que consiste en eliminar semanalmente los retoños que salen en las axilas de las hojas y dejar crecer solo la punta de crecimiento del tallo principal. Una vez que comienza a florecer abundantemente la planta es deshijado se abandona.

Control de malezas

El área alrededor de las plantas debe permanecer libre de malezas todo el tiempo, estas compiten por los nutrientes la luz del sol y el agua. La tarea del mantenimiento de la limpieza se puede hacer arrancando a mano las malezas que surjan, aplicando mantillo sobre el terreno para evitar el surgimiento de estas o escardando superficialmente. El escardado no debe ser de una profundidad mayor de 2.5 a 5 cm. Los ajíes y las berenjenas particularmente tienen un lento crecimiento del sistema radicular por lo que el mas mínimo corte de las raíces puede conducir al crecimiento lento o la caída de las flores. Es mejor hacer el escardado con el terreno seco, la tierra mojada tiende a formar terrones y compactarse.

Control de plagas y enfermedades


Las plagas en general son de carácter local en diferentes partes del mundo pero en términos generales los tomates son atacados por muchos insectos que incluyen pulgones-escarabajos, gusanos de diferentes tipos, áfidos, mineros de las hojas, nemátodos, moscas blancas y arañuelas. Algunas de las plagas como los gusanos grandes se pueden controlar quitándolos a mano en los huertos pequeños, pero otros se deben controlar con insecticidas aprobados.

Dos de las enfermedades mas comunes del tomate son las infecciones por hongos en las raíces (verticilium y fusarium) pero en la actualidad existen variedades resistentes a estas infecciones. Si no es su caso lo  mejor es sembrar cada año los tomates en un área diferente del huerto y esta idea sigue siendo útil de todas formas, aun con las variedades resistentes. Tratar de controlar estas infecciones una vez desarrolladas en las plantas con aerosoles o espolvoreando productos es inútil.

La pudrición del extremo inferior de los frutos es muy común en los huertos de los hogares y se debe a la deficiencia de calcio en el suelo lo que se agrava por cualquier estrés hídrico. La adición de caliza, preferentemente dolomítica, en polvo antes de la siembra reduce notablemente este desorden. Si sus plantas manifiestan este problema se puede resolver adicionado sulfato de calcio o cal en pequeñas cantidades al suelo alrededor de las plantas y haciendo el riego muy sistemático inmediatamente después de detectado el problema.

Algunos otros hongos pueden conducir a la pudrición de la fruta, pero estos problemas no son comunes en las plantas con tutores ya que se secan rápidamente cuando se mojan y además son controlables usando fungicidas apropiados. Debe evitarse mojar la planta cuando se riega para reducir estos riesgos, de hecho se desprende entonces, que el riego por aspersión no es el mas indicado para el tomate.

Ciertos virus pueden producir el moteado de las hojas y los frutos. Debido a que el mosaico del tabaco afecta también al tomate y se trasmite por contacto directo, es muy bueno lavarse las manos y las herramientas antes de tocar las plantas. No fume cuando manipule plantas de tomate, ajiés o berenjenas.

Muchas especies de nemátodos atacan las raíces del tomate, pero especialmente los nemátodos formadores de nudos son los mas problemáticos. Las plantas afectadas se colorean de amarillo y crecen lentamente, las raíces se llenan de agallas, nudos y mueren. La mejor forma de evitar estos problemas es rotar las plantas de tomate a una nueva localización dentro del huerto cada año. Hay nematicidas capaces de acabar con los nemátodos del suelo pero estos deben evitarse ya que son muy tóxicos y en muchos países está prohibido su uso.

Los ajíes también son sensibles a diferentes insectos, algunos de los cuales son comunes con el tomate pero se pueden controlar usando un aerosol adecuado. Los virus también hace blanco del ají, virus de tabaco, del pepino y de la papa y su control efectivo solo se logra usando variedades adecuadas.


Las dos enfermedades mas serias de la berenjena son la pudrición de las frutas por hongos de los géneros phomopsis y verticillium que forman depresiones oscuras en las superficies de las frutas, en ocasiones en la parte baja del tallo o manchas en las hojas. La enfermedad puede ser transportada por el viento al acarrear desechos de cosechas anteriores. Para evitarlo use semillas limpias y practique la rotación de cosechas cada 3 o 4 años y mejor aun, coseche variedades resistentes.

Al igual que sus pariente la berenjena también es pasto de diferentes insectos.

Cosecha

Para obtener el mejor sabor y color en las frutas coseche los tomates después que están completamente maduros. Se puede esperar que los tomates estén maduros después de 60 a 90 días posteriores al trasplante. Si se recogen formados pero verdes se pueden madurar a temperaturas entre 13 y 22°C. La iluminación incrementa el color de los tomates un tanto, pero no es esencial para la maduración. Colocados a la luz del sol directa, el calor agregado empobrece la calidad.

Los ajíes verdes dulces se recogen cuando alcanzan un tamaño usable. Los ajíes rojos, lo mismo dulces que picantes, se dejan desarrollar el color rojo pleno en la planta antes de recogerlos.

Las frutas del ají estarán lista para cosecha entre 70 días, para su uso temprano como verdes, a 130 días para que haya algunos frutos con el color rojo pleno. Normalmente se recogen cortando o rompiendo el tallo de la fruta cerca de la rama y se deja el pedúnculo en la fruta. Tirar de las frutas normalmente rompe la rama.

Las berenjenas se pueden cosechar una vez que alcancen suficiente tamaño, pero siempre antes de que la piel adquiera una apariencia mate, la carne dura y las semillas desarrolladas. La mayoría de las variedades se pueden empezar a colectar a los 85-90 días después del trasplante. Recoja las berenjenas cortando con unas tijeras o un cuchillo afilado el grueso tallo.

Rendimiento

Está claro que el rendimiento dependerá del cuidado, el clima, la fertilidad del suelo y de la variedad, pero unos índices que pueden esperarse por plantas son:

Tomates: 4.5-6.3 kg

Ajíes: 0.5 kg

Berenjena:  8 a 10 frutas

Tema principal sobre hortalizas aquí.
Otras plantas de hortaliza aquí.
Índice general del portal aquí.