home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Semilleros de vegetales


Idealmente las posturas deben crecer dentro de un invernadero equipado con controles automáticos de calefacción y/o ventilación. Usted puede adquirir en el mercado ciertos tipos de invernaderos pequeños para aficionados o si lo prefiere puede construir uno por usted mismo. Hay en muchas localidades planos disponibles en las agencias gubernamentales, pero también puede utilizar su propio ingenio. También existen diferentes mantas eléctricas de calefacción en el mercado diseñadas para proveer calor al semillero por debajo cuando se coloca sobre la manta. Pero si usted no tiene ni invernadero ni manta eléctrica puede generar las posturas en el interior de su casa o de alguna otra construcción.

Si depende solamente de la luz del sol para las plantas, los semilleros deben colocarse cerca de alguna ventana grande donde reciban la mayor cantidad de sol teniendo en cuenta la inclinación de este en los diferentes períodos del año.
 
Las lámparas fluorescentes del tipo "blanco frío" pueden proveer una buena iluminación suplementaria, aunque es mucho mejor utilizar ciertas lámparas del mercado que son especialmente apropiadas para iluminar las plantas. Si no tiene una de estas lámparas especiales, puede colocar los tubos de las lámparas fluorescentes convencionales lo mas próximos posible, como estás lamparas apenas producen calor se pueden ubicar muy cerca de las plantas sin que las "quemen" y suspendidas en un soporte adecuado se pueden subir y bajar para adaptarse al crecimiento de las posturas. Normalmente son suficientes de 12 a 16 horas de iluminación diaria para obtener un buen crecimiento y esto puede ser manejado por un temporizador. Es muy importante que la postura crezca vigorosa y robusta sin síntomas de alargamiento o delgadez excesiva por falta de luz.

Vegetales de trasplante.

Muchos tipos de vegetales pueden trasplantarse satisfactoriamente. Usualmente se clasifican en vegetales de temporada cálida y de temporada fresca dependiendo de la tolerancia al frío y a la preferencia de la variedad. La división de las temporadas en cálida y fresca no es universal para todas las regiones geográficas, hay que tener en cuenta esto, por ejemplo, las zonas ultra tropicales, la temporada fresca puede ser todo el invierno, allí la temperatura rara vez desciende de los 20 grados celsius, mientras que la temporada cálida corresponde a casi todo el resto del año. En estas zonas solo un "par de vegetales" se pueden sembrar en el verano pleno.

Todas las cucurbitáceas, pepinos, calabacines, sandías y el melón amarillo son vegetales de temporada cálida. Para tener éxito con las cucurbitáceas, las semillas deben sembrarse de forma que luego se puedan traspasar al terreno sin perturbar el sistema radicular. Otros vegetales de temporada cálida son los pimientos, los tomates y las berenjenas y estos se pueden trasplantar a raíz "desnuda", no obstante siempre es mejor hacer el trasplante sin alterar las raíces, estas plantas no se adaptan bien a la temporada caliente de zonas muy cálidas. Entre los vegetales que pueden soportar temperaturas bien cálidas están el maíz, la ocra, las habas, las judías, las sandías y los pepinos.

Los vegetales de tiempo fresco pueden ser el repollo, la coliflor, el brócoli, la lechuga y la cebolla, estos se pueden trasplantar desde contenedores pequeños o a raíz desnuda.

Contenedores para semillas.


Hay disponibles en el mercado muchos tipos de pequeños contenedores, bien individuales, o bien en bandejas que pueden adquirirse, pero sin acudir a gastos, se pueden utilizar variantes mas económicas disponibles o cuando no existen tales contenedores "especializados". El tiempo de permanencia de la plántula desde la semilla a la siembra en el terreno es relativamente corta, y su sistema radicular a la hora del trasplante no es aun muy extenso así es que en principio cualquier recipiente plástico, de espuma de poliestireno, de barro cocido, los recipientes de papel encerado y otros materiales no tóxicos a las plantas pueden servir. Una condición importante es que sean de perfil cónico para poder extraer después con facilidad la plántula con la bola de raíces intacta, también es muy importante que el volumen sea adecuado, un recipiente muy grande consume mucho sustrato y uno muy pequeño puede restringir el desarrollo radicular en exceso. Con independencia del recipiente utilizado es imprescindible que tenga orificios de drenaje, los vegetales no crecen bien en terreno inundado o demasiado húmedo.

Sustrato de germinación

En la mayor parte de los casos el suelo "puro" no es en general un sustrato óptimo para sembrar las semillas, y es conveniente modificarlo un tanto, recuerde que las cantidades de sustrato para la germinación y el crecimiento de las posturas no es mucho, además que este es el "cimiento" donde se apoyará el huerto después. Dadas estas dos cuestiones siempre será conveniente invertir algo de recursos y tiempo en la preparación.

En general para obtener un medio de germinación de buenas cualidades lo que necesitamos es algo de suelo, un poco de arena y material vegetal como restos de esfagno o compost. Ambos se agregan al suelo para mejorar la aireación, el drenaje y la capacidad de retención de humedad. La razón principal de las modificaciones es porque las plantas que crecen en pequeños contenedores deben hacerlo en un medio lo mas cerca posible a la perfección para sostener satisfactoriamente el crecimiento y desarrollo de la plántula.
Algunos problemas están relacionados con la preparación de un buen sustrato de germinación, el primero es encontrar un buen suelo o tierra vegetal, aun en el caso de que esté disponible en su zona, este debe ser tratado con calor para destruir las semillas de las malas yerbas, los insectos o los agentes patógenos que luego pueden causar enfermedades o la pudrición de la semilla. Otro asunto importante es que debe asegurarse de que la tierra vegetal disponible está libre de herbicidas, esto es muy posible si la obtuvo de una zona de cultivos. Hay que tener en cuenta que muchos herbicidas son selectivos y aunque no produjeran daños al cultivo del lugar pueden ser tóxicos para la planta a germinar.

Si donde usted vive existe la posibilidad de comprar los llamados sustratos "sin suelo" esta puede ser la mejor opción para quitarse "dolores de cabeza" casi todas la formulaciones comerciales son apropiadas para germinar semillas y permitir el crecimiento de las posturas. Si prefiere elaborar su sustrato sin suelo y puede adquirir los ingredientes, una buena receta para preparar unos 70 litros es:

1.- 35 litros de turba de musgo esfagno.

2.- 35 litros de vermiculita.

3.- 0.5kg de dolomita molida.

4.- 115 gramos de superfosfato.

5.- 57 gramos de nitrato de calcio.

6.- 200 gramos de sulfato de calcio.

7.- 28 gramos de micro nutrientes aglomerados ( FTE 503).

8.- 2 gramos de hierro quelado (Secuestrene 330 fe).
Como regla general los nutrientes agregados a la hora de preparar el sustrato pueden no resultar suficientes para desarrollar la plántula hasta el tamaño óptimo de trasplante. Si la postura se torna verde amarillento, lo mas probable es que se necesite agregar nutrientes nuevos. El problema se resuelve disolviendo 28 gramos de fertilizante químico de fórmula 20-20-20, o el equivalente en otras formulaciones, en 4 litros de agua y aplicarlo a las plantas como agua de riego cada 7 a 10 días, evite en lo posible que caiga sobre las hojas, o limpie el follaje con agua clara si cae en él.

Sembrando las semillas

Antes de adquirir semillas determine las mejores variedades para su zona así como las cantidades que va a necesitar. Puede resultar muy importante, si dispone de poco espacio, adquirir semillas de variedades enanas para las plantas de mayor porte.

La siembra de las semillas que darán lugar a las futuras posturas se puede hacer de diversas maneras y esto depende de la sensibilidad de la planta al manejo durante la operación de trasplante. Ya se ha dicho que las cucurbitáceas resultan afectadas si el sistema radicular se altera durante el trasplante, pero la mayor parte de los otros vegetales, tomates, pimientos, repollos, brócolis, berenjenas etc. pueden soportar el trasplante a raíz desnuda.

Antes de sembrar las semillas, con independencia del sistema utilizado, el sustrato debe ser regado abundantemente y se debe esperar hasta el otro día para colocar las semillas, algunas de las cuales aceleran su germinación si se remojan en agua ese mismo tiempo.

Semilleros en bandejas

Para aquellos cultivos que resisten bien el trasplante a raíz desnuda, los semilleros se pueden hacer en contenedores planos de poca profundidad pero bastante anchos. Con unos 8-10 cm de profundidad es suficiente para la mayoría de los vegetales. En el mercado hay bandejas para semilleros de muchos tamaños, algunas de las cuales, incluso, están compartimentadas en varios recipientes de perfil muy cónico interiormente para facilitar luego la extracción de las posturas con todo el sustrato a fin de no alterar la bola de raíces. Nosotros nos referiremos aquí a la bandeja sin esas divisiones.

Si no desea invertir en la compra de bandejas, las puede confeccionar usted mismo utilizando listones de madera u otro material con suficiente resistencia como para soportar el sustrato sin deformarse, la bandeja puede consistir solo en un rectángulo que serán las paredes, si se coloca apropiadamente sobre una superficie plana y rígida tal como un piso de cemento o la superficie de una mesa metálica.

Tabla 3. Profundidad de siembra de las semillas

Cosecha
Profundidad de siembra
en milímetros
Espárragos
15-20 (cm)
Remolachas
6-12
Brócoli
6-12
Repollo
6-12
Zanahorias
6-12
Coliflor
6-12
Apio
3
Acelgas
6-12
Cebollinos
12
Ajo
38
Col rizada 6-12
Puerros
12
Lechuga de bola
6
Lechuga de hojas
6
Mostaza
6-12
Cebolla (semillas)
12
Perejil
6
Chícharos o guisantes
25-50
Rábanos
12
Espinacas
12
Nabos
6-12
Limas
25-35
Judías
25-35
Melón cantaloupe
25
Pepinos
25
Berenjenas
6
Ocra o quimbombó
25
Pimientos
6
Calabacines
25-35
Tomates
6
Sandía o melón de agua
25-35


Lo mas común es que se hagan surcos rectos de poca profundidad y ancho en la superficie del sustrato utilizando algún aditamento apropiado, el mango de una cuchara por ejemplo, separados un distancia de unos 6-8 centímetros y con 6-8 milímetros de ancho. En el fondo de surco se distribuyen las semillas lo mejor posible para que cuando germinen, la población de posturas no sea muy densa, no mas de 8 plantas por cada 5 cm de longitud. La profundidad del surco dependerá del tipo de vegetal, una idea de esto se tiene en la tabla 3. Una vez distribuidas las semillas los surcos se cubren con el sustrato de los alrededores para dejar la superficie plana.

Lo mejor es mantener el semillero hasta la germinación en un ambiente cálido (22-28°C) para obtener una germinación rápida y abundante, las semillas a bajas temperaturas se dificulta la germinación.


Después de sembradas las semillas debe verificar a diario la apariencia del semillero y regar ligeramente si está seco. Tenga cuidado de no sobre regar el semillero ya que las semillas nacen mal o no lo hacen del todo en terreno inundado o demasiado húmedo. Tan pronto como las plántulas emergen, lo óptimo es hacerlas crecer a una temperatura algo mas baja que la utilizada para la germinación. Algunos vegetales de estación cálida como las enredaderas, las berenjenas y los pimientos germinan bien a temperaturas de hasta de 32°C, mientras que el resto de las verduras lo hacen entre 16 y 27°C. Sin embargo para el desarrollo de estas posturas lo mejor es tener una temperatura de 15°C en la noche y entre 21-24°C por el día.
 
Los vegetales de temporada fresca pueden crecer bien a temperaturas tan bajas como ente 7-10°C.

Todos los vegetales, excepto las cucurbitáceas, con las que se prefiere utilizar el otro método de posturas en contenedores desarrollado mas abajo, nacen demasiado juntos en el semillero como para permitir el desarrollo de una postura vigorosa y robusta. Para resolver este inconveniente se pueden hacer dos cosas:

1.- Entresacar y desechar plántulas para establecer una distancia óptima en las que queden.

2.- Extraer las plántulas y sembrarlas individualmente en contenedores.

El mejor tiempo para hacer estas operaciones es cuando las plántulas tienen una altura de unos 2.5 cm y están aun en el estado de cotiledón, es decir antes de que las hojas verdaderas se han desarrollado de manera apreciable.

Para separarlas se riega abundantemente el sustrato de los nuevos contenedores donde se van a sembrar, y luego con un objeto de punta redondeada haga "un corte" por el centro entre las lineas de la bandeja. Partiendo del corte levante las posturas con todo y sustrato, con una herramienta plana, tal como una de las etiquetas de madera que se usan para nombrar las plantas, u otro objeto similar como una tira de plástico flexible. Luego gentilmente separe las plántulas tratando de conservar lo mejor posible sus raíces aunque parte del sustrato de caiga. Inmediatamente coloque las plantas separadas en un orificio hecho a propósito en el centro del nuevo contenedor y aprisione ligeramente el sustrato contra las raíces, teniendo cuidado de no dañar el tallo ni las raíces. Enseguida riegue el contenedor cuidadosamente.

Es aconsejable mantener las plantas trasplantadas en la sombra por un día antes de exponerlas a pleno sol, sin embargo no deben permanecer a la sombra por mas de un día o dos y deben recibir plena luz del sol rápidamente. Un factor muy importante que debe tenerse en cuenta, lo mismo en el riego normal como a la hora del traslado al recipiente individual es que el agua de riego debe estar a temperatura ambiente, si el agua está muy fría o muy caliente puede colapsar las posturas.

Semilleros en contenedores individuales

Otra forma muy utilizada para hacer los semilleros es la de sembrar directamente las semillas en contenedores individuales llenos con sustrato. Este método sirve para cualquier cultivo pero es particularmente apropiado para las cucurbitáceas, pepinos, sandías y melones, así como para aquellas plantas corpulentas en las cuales las posturas deben tener un tamaño relativamente grande antes del trasplante en el terreno. Para el autor de este artículo este es el método preferido, y ha sido utilizado con éxito aun para los cultivos de raíz o bulbos, como zanahorias y remolachas, cuya raíz principal no puede ser perturbada en absoluto.

Como recipientes para la siembra se pueden usar muchos tipos, desde los comerciales hechos de plástico, de papel prensado, de fibras de coco etc, hasta recipientes que ha conservado usted después de usar el contenido, como los envases plásticos tan comunes hoy en muchos productos , yogur, leche, mantequilla, jaleas, mermeladas etc. La condición que deben cumplir es que sean de perfil cónico para facilitar la extracción de la postura sin alterar la bola de sustrato y que tengan el volumen apropiado. Es deseable que sus paredes no sean transparentes ya que la entrada de luz al sustrato propicia un buen ambiente para la proliferación de algas.

Un producto muy barato y asequible son los vasos descartables de poliestireno expandido o vasos térmicos como también se conocen, los hay desde menos de 0.12 hasta casi 0.5 litros.

Para sembrar las semillas, los contenedores se llenan con el sustrato previamente preparado y se riegan bien, luego, en el centro, se practica un agujero de la profundidad recomendada, se colocan unas 3 o 4 semillas y se tapan con sustrato. Se riegan de nuevo con agua a temperatura ambiente y se colocan en un lugar donde la temperatura esté alrededor de 24°C por el día y que no baje de 15°C en la noche, lo que probablemente sea en el interior de su casa.

Cuando germinan se aclarean las posturas cortando cuidadosamente cerca del suelo con unas tijeras los tallos las sobrantes hasta dejar 1 o 2 por vaso en el caso de las cucurbitáceas, pero solo una para el resto de los vegetales.

Riego de las posturas

El riego apropiado requiere algo de práctica. Cuando las plántulas son jóvenes es muy fácil sobre regarlas. Nunca mantengas las posturas o contenedores con ellas en algún lugar donde se acumule el agua. Lo mismo en bandejas que en contenedores individuales lo mejor es agregar agua de riego hasta que comience a salir por los orificios inferiores de drenaje, en ese momento parar. No vuelva a regar hasta que las plantas muestren síntomas de necesidad de agua, pero hay que mantener la vigilancia, no se debe permitir un fuerte marchitamiento, pero un ligero marchitamiento puede ser el indicador mas apropiado de la necesidad de nueva agua.

El tiempo de permanencia en el semillero depende del tipo de vegetal y de la estación, unas tres semanas después de sembradas las semillas es usualmente adecuado para las cucurbitáceas, pero los otros vegetales pueden necesitar ente 6 y 7 semanas y hasta 8 semanas en el caso de los pimientos y las berenjenas.

Algunos agricultores "endurecen" las posturas antes del trasplante y esto es generalmente una buena práctica. Recuerde que las plantas en los semilleros pueden haber crecido en un ambiente de interior, sin influencia del viento, en una temperatura relativamente estable, con una iluminación quizás menos intensa que la acción directa del sol y sin falta de riego. En estas condiciones las plántulas crecer rápidamente pero su porte tiende a ser esbelto y algo débiles.

Para endurecer las posturas antes de ponerlas en el suelo o contenedor final, lo común es que se saquen al exterior, se sometan a pleno sol durante 2 o 3 semanas antes del trasplante y se reduzca el riego a solo cuando las plantas están algo marchitas. Es siempre mejor contar con posturas erectas, saludables y robustas para sembrar en el terreno, que aquellas altas y débiles que están menos preparadas para resistir el rigor de las condiciones de la intemperie.

Tema principal sobre hortalizas aquí.
Las plantas de hortaliza aquí.
Índice general del portal aquí.