home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Contenido del artículo
Clasificación de las articulaciones
Articulaciones fibrosas
Articulaciones cartilaginosas
Articulaciones sinoviales

Anatomía de las Articulaciones

Las articulaciones son las zonas donde convergen dos o más huesos y pueden ser también entre un hueso y un cartílago e incluso entre huesos y dientes. Estas zonas son las más débiles del esqueleto pero aun así resisten fuerzas notables en diferentes sentidos como las que tienden a aplastarlas, a estirarlas o hacerle perder la alineación. Estos empalmes entre elementos del esqueleto tienen la función de ser los puntos de unión entre los componentes del esqueleto y facilitar el movimiento mecánico (en el caso de las articulaciones móviles) o permitir el crecimiento en otros casos.

Clasificación de las articulaciones

Las articulaciones se clasifican según dos puntos de vista:

1.- Por su estructura: aquí se utiliza el material que une los huesos como centro de diferenciación, y si está o no presente una cavidad. Desde este punto de vista las articulaciones pueden ser: fibrosas; cartilaginosas; y sinoviales, las que serán descritas más adelante.

2.- Por su función: funcionalmente las articulaciones se clasifican según el grado de movilidad que permiten, de esta forma son: sinartrósicas (no móviles), anfiartrósicas (apenas con movimiento), y diartrósicas (con movimientos más extensos y complejos). Las articulaciones de libre movimiento predominan en las extremidades, mientras que las inmóviles y de poco movimiento están principalmente restringidas al esqueleto axial.

Como término general las articulaciones fibrosas son inmóviles y las sinoviales son de libre movimiento. Por su parte las cartilaginosas pueden ser lo mismo inmóviles como de cierto movimiento. En este artículo utilizaremos la clasificación estructural como guía para estudiar la anatomía de las articulaciones ya que esta vía de clasificación permite una separación mas clara.

Articulaciones fibrosas



En estas articulaciones los huesos están unidos por tejido conectivo fibroso sin existir cavidades en la unión. La cantidad de movimiento relativo entre las partes depende de la longitud de las fibras involucradas en la unión. La mayoría de estas articulaciones son inmóviles pero hay algunas con cierto movimiento.

Hay tres tipos de uniones fibrosas:

1.- Sutura: como el nombre lo indica es una costura que ocurre solo en los huesos del cráneo. Los bordes ondulados de los huesos contiguos se engranan y la unión está completamente llena de fibras muy cortas de tejido conectivo que continúan desde el periostio (la membrana que recubre el hueso). El resultado es una fuerte y compacta unión entre los huesos, casi inmóvil, pero que permite crecer a estos durante la juventud. A edades medias las fibras del tejido se osifican y todos los huesos del cráneo se funden como una sola unidad. A esta etapa de la unión se le llama sinostosis y representa una medida de seguridad para el cerebro, ya que huesos móviles son un peligro potencial a su integridad.

2.- Sindesmosis: en este caso los huesos se unen por ligamentos, un cordón o banda de tejido fibroso. Como los ligamentos son siempre algo mas largos que las fibras de las suturas las posibilidades de movimiento relativo son mayores y esta posibilidad dependerá de la longitud de los ligamentos, y puede ir desde muy poco hasta un movimiento considerable.

3.- Gomfosis: que es una unión fibrosa de tipo "clavija de enchufe". Esta unión se presenta en el cuerpo en el anclaje de los dientes en el hueso alveolar (de las mandíbulas). La conexión fibrosa en este caso la hace un ligamento corto llamado ligamento periodontal.

Articulaciones cartilaginosas

Como se desprende del nombre, en este tipo de articulaciones los huesos están unidos por cartílagos y al igual que las uniones fibrosas no presentan cavidades. Son de dos tipos.

1.- Sincondrisis: Una barra o plato de cartílago une los huesos y estas uniones son casi siempre sinartrósicas (inmóviles). El ejemplo mejor es el plato de cartílago epifisial que une la diáfisis con las epífices de los huesos largos de los niños y que permite su crecimiento. Estos platos son temporales y terminan como sinostosis.

2.- Sínfisis: en estas uniones las superficies articulares de los huesos están recubiertas de cartílago hialino el que a su vez está fundido con una almohadilla intermedia de fibrocartílago. La sínfisis funciona como amortiguador de las cargas permitiendo al mismo tiempo algo de movimiento. Son articulaciones anfiartrósicas fabricadas para resistencia y flexibilidad. Un ejemplo típico de esta unión está presente en los platos cartilaginosos que se interponen entre las vértebras de la columna vertebral.

Articulaciones sinoviales

Estas articulaciones se caracterizan por tener una cavidad llena de líquido entre los huesos y este diseño le permite a la unión una cantidad sustancial de movimiento, o sea son diartrósicas. Son las más comunes en el cuerpo y pertenecen a esta categoría todas las articulaciones de las extremidades.

Estructura general

En las articulaciones sinoviales se pueden distinguir cinco particularidades (figura 1):
Articulación sinovial
Figura 1. Articulación sinovial


Bursa

Figura 2. Note que la bursa
se interpone entre el tendón y el hueso.


Tipos de articulaciones
Figura 3. Tipos de articulaciones sinoviales

1.- Cartílago articular: un cartílago blando y vidrioso que recubre las superficies en contacto de los huesosinvolucrados en la articulación, esta almohadilla esponjosa absorbe la compreción que recibe la unión y por tanto impide que los extremos de los huesos se aplasten o astillen.

2.- Cavidad sinovial: esta es una característica única de las articulaciones sinoviales. La cavidad sinovial es un pequeño espacio que contiene una cantidad pequeña de fluido sinovial.

3.- Cápsula articular: La cavidad de la unión está cerrada por una cápsula articular de doble capa; la externa es una cápsula fibrosa resistente, hecha de tejido conectivo denso irregular que es continua con el periostio de los huesos de la unión y tiene el objetivo de "amarrar" firmemente los huesos para evitar que puedan ser separados. La interna se llama membrana sinovial, y está compuesta de tejido conectivo holgado. Además de recubrir la cápsula fibrosa internamente la membrana sinovial recubre todas las superficies interiores de la unión que no tienen cartílago hialino.

4.- Fluido sinovial: Un fluido resbaloso y viscoso con textura como la clara de huevo ocupa todo el espacio libre de la cápsula articular, el fluido sinovial, y surge primariamente por filtración desde los vasos capilares de la membrana sinovial. Su viscosidad se reduce cuando la articulación se calienta debido al ejercicio. También hay fluido sinovial dentro de los cartílagos articulares, proporcionando una película portadora de carga resbalosa entre ellos. El líquido sinovial se exprime de los cartílagos cuando se someten a carga de compresión; cuando la carga cesa regresa a los cartílagos como haría el agua en un gotero cuando se aprieta y se suelta el bulbo de goma. Este proceso de ida y vuelta del fluido sinovial dentro del cartílago se produce constantemente durante los ciclos de carga-descarga y además de proporcionar lubricación también alimenta las células del cartílago.

5.- Ligamentos de refuerzo: las articulaciones sinoviales presentan un número de ligamentos de refuerzo en forma de bandas, siendo la mayor parte intrínsecos o capsulares, es decir son engrosamientos de la cápsula fibrosa. En otros casos no son parte de la cápsula si no están fuera de ella (ligamentos extracapsulares) o profundos a esta (ligamentos intracapsulares). Sumados a los elementos descritos hasta ahora, existen en algunas articulaciones sinoviales como en las caderas y las rodillas, almohadillas de grasa entre la cápsula fibrosa y la membrana sinovial o el hueso. Otras tienen discos o cuñas de fibrocartílago separando las superficies articulares, estos discos o cuñas se les llama meniscos y corren desde la cápsula sinovial hacia adentro dividiendo parcial o totalmente la cavidad sinovial en dos.

Otras estructuras que no pertenecen estrictamente a la articulación sinovial pero que guardan estrecha relación con esta son la bursa y la vaina del tendón. En esencia son sacos lubricantes que se interponen entre las piezas en contacto para reducir el rozamiento durante el trabajo de la articulación. La bursa (figura 2) es un pequeño saco fibroso y aplanado que contiene una película de fluido sinovial alineado con la membrana sinovial de la articulación, y que "rueda" durante el movimiento de la articulación al modo de la estera de un buldozer. Por su parte la vaina del tendón es una suerte de bursa alargada que envuelve todo el tendón sujeto a rozamiento+.

Tipos de articulaciones sinoviales

Aunque todas estas articulaciones comparten las características descritas arriba, no todas están conformadas de la misma forma (figura 3). De acuerdo a la forma de sus superficies articulares, las que de hecho determinan el tipo de movimiento posible, las articulaciones sinoviales se pueden clasificar en:

1.- Planas: en estas, las superficies articulares de los huesos son esencialmente planas y permiten solo movimientos cortos de deslizamiento de un hueso sobre el otro, como en los movimientos articulares vertebrales.

2.- Bisagra: aquí una proyección cilíndrica de uno de los huesos encaja en una depresión del otro. Su movimiento se produce en un solo plano y recuerda el funcionamiento de una bisagra. Un movimiento típico de este tipo se presenta en el codo.

3.- Pivote: ahora el extremo redondeado de un hueso sobrepasa una camisa o anillo óseo formado en otro hueso (o también pueden ser ligamentos). El movimiento permitido en este caso es el de rotación sobre su eje del hueso dentro del anillo.Un movimiento típico de este tipo es el que nos permite decir "no" con la cabeza.

4.- Condiloidea: también conocida como elipsoidal, en este caso la superficie protuberante ovalada de un hueso de la articulación encaja en una oquedad igual y contraria en el otro hueso. La característica principal, y que define este tipo de articulación, es que las superficies de contacto son ovaladas. En esta unión están permitidos todos los movimientos angulares. Esta articulación se encuentra en los nudillos de los dedos.

5.- Encaje recíproco: es parecida a la condiloidea, pero permite más libertad de movimiento. Cada superficie articular tiene áreas cóncavas y convexas de forma que el movimiento de rotación se puede hacer plenamente en dos planos, es el caso de la articulación de los dedos a las manos.

6.- Bola y zócalo: la cabeza esférica o hemisférica de un hueso articula con una oquedad en forma de copa del otro. Esta articulación es la más libre de todas las sinoviales y todos los movimientos se pueden hacer, es una articulación de movimiento universal, lo mismo de flexión en cualquier plano como de rotación. La articulación del hombro y de las caderas son buenos ejemplos.


Dolencias tratadas en el portal relativa a las articulaciones: Esguince del tobillo; bursitis; artrosis.



Otros temas de anatomía humana aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.