home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Contenido del artículo
Estructura del cartílago esquelético
Tipos de cartílagos
Cartílagos hialinos
Cartílagos elásticos
Fibrocartílagos
Crecimiento de los cartílagos

Cartílagos del esqueleto humano

Aunque el esqueleto se contruye primero usando cartílagos y membranas fibrosas, la mayoría de ese soporte corporal inicial elástico se sustituye pronto por huesos rígidos y solo quedan unos pocos tejidos cartilaginosos remanentes en aquellas zonas donde se requiere más flexibilidad.

Estructura del cartílago  esquelético

Los cartílagos se contruyen con la inclusión de diferentes variantes de tejido cartilaginoso  donde el agua es el componente mayoritario. Esta abundante cantidad de agua le da la propiedad elástica de volver a la forma original cuando cesa la fuerza de compresión que se le aplica para comprimirlo o doblarlo.

Los cartílagos no contienen nervios ni vasos sanguíneos, están rodeados por una capa de tejido conectivo denso irregular llamada pericondrio la que, actuando como una funda, impide la expansión hacia el exterior cuando el cartílago resulta comprimido. También el pericondrio es la fuente de los vasos sanguíneos y lugar desde donde los nutrientes difunden por la matriz cartilaginosa a alimentar los condrocitos (las células del cartílago). Note que esta forma de alimentación indirecta limita el grueso de los cartílagos, ya que si su espesor es muy grande la alimentación de las células se ve afectada por la gran distancia entre las células más interiores y la fuente de nutrientes exterior.

Tipos de cartílagos



Existen tres tipos de tejido cartilaginosos que dan lugar a igual cantidad de tipos de cartílagos: hialino, elástico, y fibrocartílago, pero todos los cartílagos esqueléticos tiene los mismos tres elementos básicos constitutivos:

1.- Células (condrocitos): encajadas en pequeñas cavidades dentro de la matriz del cartílago.

2.- Matriz extracelular: que rodea a las lagunas donde yacen los condrocitos, y que contiene la sustancia fundamental gelatinosa.

3.- Fibras: con mayor o menor grosor y flexibilidad.

En todos los cartílagos del cuerpo están presentes representantes de los tres tipos de tejidos.

Cartílagos hialinos

Estos cartílagos cuando se exponen lucen con textura blanco mate (como vidrio esmerilado), proporcionan buen soporte con flexibilidad y capacidad de recuperación de la forma, siendo los más abundantes en el cuerpo.

Microcópicamente sus condrocitos lucen esféricos y solo existen finas fibras de colágeno en la matriz practicamente imperceptibles.

Este tipo de cartílago está presente en:

1.- Cartílagos articulares: cubriendo los extremos de los huesos móviles en la mayoría de las articulaciones.

2.- Cartílagos costales: conectando las costillas al esternón.

3.- Cartílagos respiratorios: formando el esqueleto de la laringe y reforzando otros pasajes del tracto respiratorio.

4.- Cartílagos nasales: que soportan la nariz externa.

Cartílagos elásticos

Se parecen mucho a los cartílagos hialinos pero tienen mayor cantidad de fibras elásticas y debido a ello pueden soportar más dobladuras repetidas. En el cuerpo se localizan solamente en dos lugares: soportando la oreja externa y formando la epiglotis (una valva plana que se dobla para cubrir la abertura de la laringe cada vez que tragamos).

Fibrocartílagos

No es un tejido muy usual y se encuentra en aquellos lugares sometidos a grandes compresiones y extensiones dada su gran resistencia en las dos direcciones.

Microscópicamente se ve como filas más o menos paralelas de condrocitos alternadas con gruesas fibras de colágeno, y es el intermediario perfecto entre los cartílagos hialinos y los elásticos. En el cuerpo aparece en los sitios donde hay gran compresión y estiramiento tales como los meniscos de las rodillas y entre las vértebras.

Crecimiento de los cartílagos

Los cartílagos crecen por dos vias:

1.- Desde la zona exterior o crecimiento aposicional: en el que las células del circundante pericondrio segregan nueva matriz adosada a la superfice exterior del tejido existente.

2.- Desde el interior o crecimiento intersticial: en el que los condrocitos de las lagunas dentro de la matriz se dividen y segregan matriz nueva expandiendo el cartílago desde el interior.

Normalmente el crecimiento de los cartílagos cesa cuando cesa el del esqueleto durante la adolescencia+. En ciertas situaciones, como cuando los cartílagos crecen o con la edad, se depositan sales de calcio en la matriz restándole algo de elasticidad, pero un cartílago calcificado no es un hueso, ambos tejidos, huesos y cartílagos, son, y seguirán siendo tejidos diferentes.



Otros temas de anatomía humana aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.