home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Conduto deferente
Figura 1. Órganos reproductivos masculinos

Conducto deferente

El conducto deferente, vas deferens, o vaso deferente es una tubuladura bastante larga del sistema reproductivo masculino, con unos 45 cm de longitud. Corre como parte del cordón espermático desde el epidídimo a través del canal inguinal dentro de la cavidad pélvica, luego se curva medialmente sobre el uréter  y desciende por la pared posterior de la vejiga urinaria (figura 1). En la parte final, el conducto deferente se amplía y forma la ámpula para unirse al conducto de la vesícula seminal y formar así el conducto eyaculador. El conducto eyaculador pasa por el interior de la próstata para vaciar en la uretra.

Este órgano impulsa los espermatozoides vivos desde los centros de almacenamiento (epidídimo y la parte distal del propio conducto deferente) hacia la uretra durante la eyaculación. El transporte de los espermatozoides se produce gracias a las fuertes ondas peristálticas generadas por las gruesas capas de músculos lisos que hay en sus paredes.

Como los conductos deferentes corren inicialmente dentro del escroto, que cuelga en el exterior del cuerpo, estos pueden ser cortados y ligados por un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que se conoce como vasectomía. La vasectomía impide que los espermatozoides puedan alcanzar el exterior, de modo que el procedimiento es un método anticonceptivo masculino muy eficaz. Los espermatozoides producidos después de la vasectomía eventualmente terminan deteriorados en su zonas de almacenamiento y son fagocitados ("devorados" por los fagocitos). Ni el deseo sexual, ni la erección resultan afectados por este método anticonceptivo, solo sucederá que el semen eyaculado no contendrá espermatozoides.



Otros temas de anatomía humana aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.