home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar





Funciones necesarias para la vida

El mantenimiento de la vida se logra por la interacción de todas las células del cuerpo, ningún órgano independiente funciona solo, en su lugar, todos participan de un trabajo en conjunto que promueve el bienestar de todo el cuerpo. Cualquier cuerpo altamente organizado, como el humano, para mantenerse vivo requiere: mantener fronteras con el medio que lo rodea, moverse, llevar a cabo las reacciones bio-químicas necesarias (metabolismo), interiorizar y utilizar los nutrientes, responder a los cambios ambientales, disponer de los desechos, reproducirse y crecer.

Mantener las fronteras.

Cualquier organismo vivo, con independencia de su complejidad, debe mantener sus fronteras de modo que el ambiente interno sea diferente al ambiente que lo rodea. Si el organismo es unicelular (de solo una célula) su frontera es una membrana limitadora que envuelve el contenido, pero que admite la entrada de las sustancias que necesita y rechaza las no necesarias o que sean perjudiciales. En un cuerpo complejo como el nuestro, todas las células están rodeadas por una membrana selectiva de tal tipo. Adicionalmente, el cuerpo en su conjunto está recubierto por la piel que lo protege de la deshidratación al mismo tiempo que impide el paso al interior de bacterias, los efectos dañinos del calor, la luz del sol, y el enorme grupo de sustancias químicas presentes en el ambiente exterior.

Movimiento.

En el movimiento del cuerpo humano participan destacadamente los músculos y el esqueleto. Los movimientos se promueven por el sistema muscular (nadar, correr o utilizar los dedos). Por su parte el esqueleto proporciona la armazón ósea que los músculos pueden halar cuando trabajan. También son movimientos aquellos que trasladan los alimentos por el tracto digestivo, la circulación de la sangre, o el flujo de la orina; cada uno de ellos realizado por el sistema correspondiente: digestivo, circulatorio y urinario.

Sensibilidad

La sensibilidad es la capacidad de detectar los cambios en el ambiente y responder a ellos. El sistema nervioso es el más involucrado en esta función, así por ejemplo, cuando usted toca con las manos un cuerpo muy caliente, rápidamente retira la mano sin tener que pensarlo, la reacción es espontánea y simplemente sucede. Las células nerviosas, altamente sensibles en la superficie de la mano reciben el estímulo y se comunican unas con otras eléctricamente, procesan la señal, e inmediatamente ordenan a los músculos interesados a contraerse para quitar la manos del estímulo doloroso. De la misma forma, si se produce una carencia de oxígeno o un exceso de monóxido de carbono en la sangre, ciertos sensores químicos responden enviando señales a los centros cerebrales que controlan el ritmo respiratorio para acelerarlo y resolver la deficiencia o reducir el exceso a niveles adecuados.

Digestión

Es el proceso de descomposición de las sustancias complejas contenidas en los alimentos ingeridos a sustancias más simples (moléculas) y el paso posterior de estas sustancias simples a la sangre. Una vez en la sangre se distribuyen al cuerpo a través del sistema circulatorio.

Metabolismo.

El término metabolismo tiene un significado amplio, y se refiere al conjunto de las reacciones químicas que suceden dentro de la célula. Dentro del metabolismo están las reacciones de descomposición de sustancias complejas en sus unidades constitutivas (catabolismo), la síntesis de sustancias complejas o estructuras celulares partiendo de sustancias simples (anabolismo) y el uso de oxígeno y nutrientes para producir trifosfato de adenosina (ATP por sus siglas en Inglés), que es la forma molecular que energiza las actividades celulares. El metabolismo necesita del sistema de digestión y de respiración para que los nutrientes y el oxígeno lleguen a la sangre, y también del sistema circulatorio para que se distribuyan a todas las células del cuerpo. El centro de control principal del metabolismo son las hormonas segregadas por las glándulas endocrinas.

Excreción

Como excreción se entiende la acción de eliminar los desechos del cuerpo. Para que el cuerpo funcione como es debido resulta indispensable verter al exterior aquellos productos inútiles producidos durante la digestión o el metabolismo. Varios sistemas de órganos participan en la excreción: el sistema digestivo desecha las partes no digeribles de los alimentos en la heces fecales; el sistema urinario hace lo mismo con los desechos nitrogenados producto del metabolismo, tal como la urea en la orina; y el dióxido de carbono, un subproducto de la respiración de la células se transporta en la sangre hasta los pulmones donde abandona el cuerpo en el aire expirado durante la respiración.

Reproducción

La reproducción puede realizarse a escala celular o del organismo completo. A escala celular una célula original se divide para producir dos células hijas idénticas, las que se utilizan para crecer o para reparar tejidos. A nivel de organismo la reproducción produce un nuevo individuo completo partiendo de dos células reproductivas, un espermatozoide, producido por el sexo masculino, y un óvulo generado por el sexo femenino. Cuando el espermatozoide se une con el óvulo se forma un óvulo fertilizado que luego se desarrolla como un nuevo ser dentro de la madre. Aunque el sistema reproductivo es el responsable directo de la producción de la descendencia, su funcionamiento esta celosamente regulado por las hormonas producidas en el sistema endocrino.

Crecimiento

Es el incremento del tamaño de alguna parte del cuerpo o del cuerpo en su conjunto. Normalmente se produce por el incremento del número de células, pero puede deberse también al aumento de tamaño de las células sin división. Con ciertas excepciones, las células del cuerpo normalmente se desgastan y mueren después de un tiempo de vida, de modo que para tener un crecimiento verdadero la tasa de generación de nuevas células debe ser mayor que la de las células que mueren.



Para ir al índice general del portal aquí.