home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Homeostasis



Cuando se piensa en el hecho de que el cuerpo humano está constituido por miles de millones de células en actividad casi constante y que sorprendentemente muy pocas de ellas se apartan del funcionamiento apropiado se puede tener una idea de cuan magnífica es la maquinaria del cuerpo. El trabajo en común de ese enorme conjunto de células se trata de tener siempre en un cierto balance que permite mantener relativamente estables las condiciones interiores del organismo aunque cambien las condiciones externas. Para definir esa capacidad de estabilización se utiliza el término homeostasis. Aunque la palabra significa literalmente "inalterable" la homeostasis no es en realidad la representación de una situación estrictamente estática y más bien se refiere a un estado dinámico de equilibrio o balance donde las condiciones corporales puede variar pero siempre en un estrecho rango "permisible".

En general el cuerpo está en homeostasis cuando sus necesidades se cumplen adecuadamente y su funcionamiento se mantiene sin problemas.
Mantener la homeostasis del cuerpo es mas complejo de lo que puede parecer a simple vista, casi todos los órganos juegan un rol en la constancia de las condiciones del ambiente interno. Por ejemplo, se debe mantener un nivel constante de nutrientes vitales en sangre y la presión sanguínea debe estar vigilada y ajustada constantemente para que la sangre llegue a todos los tejidos. Al mismo tiempo la sangre no debe permitir que los desechos se acumulen en los tejidos; esta además, debe participar en la regulación precisa de la temperatura del cuerpo.

Mecanismo básico de control de la homeostasis

Para mantener cada uno de los numerosos factores o variables que deben estabilizarse en el cuerpo existen básicamente tres componentes interdependientes en su mecanismo de regulación.

1.- Receptor: que es algún tipo de sensor que se mantiene vigilando el ambiente que lo rodea. Este receptor responde a los cambios que se producen (estímulos) y envía una señal de entrada al próximo eslabón de la cadena (el centro de control) a través de la vía conocida como aferente.

2.- Centro de control: el centro de control conoce el "punto de ajuste" (o el rango) que debe ser mantenido de la variable y decide la respuesta o modo de acción adecuados en dependencia de la entrada recibida.

3.- Efector: es el que provee la forma de acción que permite al centro de control tomar una acción determinada. La vía por la que la salida del centro de control llega al efector se llama eferente. La acción del efector es una retroalimentación que influye sobre el estímulo, o bien atenuándolo (retroalimentación negativa) o bien exaservándolo en ciertos casos para incrementar mas aun el estímulo (retroalimentación positiva).

Retroalimentación negativa

La mayor parte de la regulación de la homeostasis se hace a través de mecanismos de retroalimentacion negativa, en estos casos la respuesta del sistema elimina el estímulo o reduce su intensidad oponiéndose al cambio sensado para devolverlo al valor "ideal". Un buen ejemplo de este tipo de respuesta es el caso del retiro rápido de la mano cuando se toca un objeto caliente. En este caso el sistema nervioso juega el rol protagónico en la acción sensorial y de respuesta.

Retroalimentación positiva

La retroalimentación positiva incrementa o exagera el estímulo original y es usual en eventos infrecuentes que no requieren una regulación continua. Típicamente esta retroalimentación produce una serie de eventos que tienden a auto-perpetuarse, de forma que una vez iniciados se amplifican o se desarrollan como un efecto cascada.

La retroalimentación positiva fácilmente se sale de control y rara vez se usa como modo de mantener el bienestar del cuerpo, sin embargo, hay ciertas situaciones en las que este tipo de mecanismo juega un papel beneficioso. Un ejemplo de esta situación se produce en el parto durante el cual se segrega por el hipotálamo la hormona oxitosina la que causa una mayor frecuencia y potencia en las contracciones de los músculos involucrados en el nacimiento del bebé (lo que es una respuesta que aumenta el dolor que se siente en lugar de tender a reducirlo) hasta tanto se produce el nacimiento, momento en el cual la segregación cesa, poniendo fin al mecanismo de retroalimentación positivo.



Otros temas sobre anatomía aquí.
Enfermedades humanas aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.