home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Figura 1. Huesos de la extremidad
superior

Esqueleto de los brazos

La estructura ósea de cada una de las extremidades superiores está formada por 30 huesos, e individualmente ellos se pueden describir como pertenecientes a tres regiones anatómicas principales: brazo; antebrazo y mano (figura 1 a la derecha). Veamos ahora las particularidades de cada una de las regiones.

Brazo

En el brazo (tenga en cuenta que anatómicamente el "brazo" es solo una parte de la extremidad superior) se encuentra un hueso largo típico, el húmero (figura 2 a continuación), el que a su vez es el hueso mas grande y largo de la extremidad superior. Este articula con la escápula de la cintura escapular en el hombro, y con el cúbito y el radio (huesos del antebrazo) en el codo.

Húmero
Figura 2. El hueso húmero del
brazo derecho


En el extremo proximal del humero está una cabeza lisa y hemisférica que encaja en la cavidad glenoide de la escápula de forma tal que permite que el brazo "cuelgue" libremente a un lado del cuerpo.

Inmediatamente a continuación de la cabeza del húmero existe un ligero estrechamiento conocido como cuello anatómico y justo inferior a este está el tubérculo mayor. Algo más medial y separado por el surco bicipital o surco intertubercular está el tubérculo menor. Ambos tubérculos son sitios de anclaje de músculos. El surco intertubercular sirve de guía al tendón del músculo bíceps en su camino al punto de adherencia en el borde de la cavidad glenoide. Justo en el final de los tubérculos más distalmente está el cuello quirúrgico, llamado así porque es la zona donde se produce con mayor frecuencia la fractura del húmero.

Alrededor del centro del cuerpo o vástago del húmero en su lado lateral está la tuberosidad deltoidea, un área rugosa y  protuberante en forma de V que es el sitio donde se ancla el músculo deltoides del hombro. Próximo a la tuberosidad deltoidea corre de forma oblicua el surco radial hacia la parte posterior del hueso, y este surco  marca el curso de un importante nervio de la extremidad, el nervio radial.

El extremo distal del húmero se caracteriza por tener dos cóndilos, uno es la tróclea medial que luce como un reloj de arena puntiagudo lateralmente, el otro una cabezuela o capítula lateral como bola. En estos cóndilos es donde articulan los huesos cúbito y radio del antebrazo respectivamente. El par de cóndilos esta rodeado por los epicóndilos medial y lateral que son lugares de anclajes de músculos. Directamente sobre esos epicóndilos están las crestas supracondíleas.

Por detrás del epicóndilo medial corre el nervio cubital, el que es responsable de la sensación hormigueante y desagradable que se siente cuando usted se golpea el "hueso de la suegra".

Superior a la tróclea, en la superficie anterior, está la fosa coronoides y en la superficie posterior la fosa del olécranon que son dos depresiones que permiten a las apófisis (salientes articulares) correspondientes del cúbito moverse libremente cuando se flexiona y extiende al antebrazo. También hay una pequeña fosa radial que recibe la cabeza del radio cuando se flexiona el codo. 

Antebrazo

Cúbito y radio
Figura 3. Huesos del antebrazo derecho



El esqueleto del antebrazo está formado por dos huesos paralelos, el radio y el cúbito. Sus extremos proximales articulan con el húmero y los extremos distales forman articulaciones con los huesos de la muñeca. A excepción de las personas muy musculosas normalmente ambos huesos se pueden palpar fácilmente a toda su longitud.

El radio y el cúbito articulan mutuamente, lo mismo distal como proximalmente en las pequeñas articulaciones radiocubitales, y están además conectados en toda su longitud por la flexible membrana interósea.

En la posición anatómica el radio yace lateralmente (del lado del dedo pulgar) y el cúbito lo hace medialmente, sin embargo, cuando se rota el antebrazo de modo que las palmas de las manos queden "mirando" posteriormente (pronación) el extremo distal del radio cruza sobre el cúbito y los dos huesos forman una X.

Cúbito

Este hueso es el más largo de la pareja (solo ligeramente) y con más responsabilidad en la formación de la articulación con el húmero en el codo. Su extremo proximal ostenta dos apófisis prominentes, el olécranon y la apófisis coronoides separadas por una concavidad profunda, la muesca troclear. Entre las dos apófisis aprietan la tróclea del húmero para formar una articulación como bisagra que permite que el antebrazo se pueda doblar sobre el brazo (flexión) y se pueda enderezar de nuevo (extensión).

Cuando el antebrazo está completamente extendido, la apófisis alécranon se ajusta en el interior de la fosa del olécranon del húmero impidiendo de esta forma que se pueda hiperextender más allá de la articulación del codo. Esta apófisis posterior forma el ángulo del codo cuando se dobla el antebrazo, y es la parte ósea de apoyo cuando usted usa el codo para apoyarse, por ejemplo, cuando descansa los codos en la mesa al comer.

En el lado lateral de la otra apófisis, la coronoides hay una pequeña depresión en la que el cúbito articula con la cabeza del radio, llamada muesca radial.

Distalmente, el vástago del cúbito se estrecha para terminar en una cabeza como botón. Medialmente a la cabeza está la apófisis estiloides desde donde corre un ligamento hasta la muñeca. La cabeza del cúbito está separada de los huesos de la muñeca por un disco de cartílago y casi, si es que tiene alguno, no juega un rol en los movimientos de la mano.

Radio

Al contrario que el cúbito, el hueso radio es fino en el extremo proximal y engruesa distalmente. La cabeza del radio se parece algo a la cabeza de un clavo, su superficie superior es cóncava y articula con la capítula del húmero. Medialmente la cabeza articula con la muesca radial del cúbito.

Justo inferior a la cabeza hay una proyección rugosa llamada tuberosidad radial donde se ancla el músculo bíceps del brazo. En la parte distal expandida del hueso está una muesca medial, la muesca radial que articula con el cúbito, y además está una apófisis estiloides lateral que sirve como sitio de anclaje de ligamentos que corren a la muñeca; entre ambas, el radio es cóncavo para articular con los huesos carpales de la muñeca, siendo de esta forma el hueso que más contribuye al movimiento de la mano+.

La mano

Huesos de la mano
Figura 4. Huesos de la mano
derecha (vista ventral)

La mano tiene un esqueleto algo complicado formado por 27 huesos (figura 4), y estos se pueden dividir en huesos del carpo (muñeca), los huesos del metacarpo (la palma de la mano) y las falanges (huesos de los dedos).

Carpo

El carpo es una zona de la mano que no corresponde enteramente con lo que se le llama coloquialmente la muñeca, ya que en este sentido lo que se considera como muñeca en la práctica diaria es la articulación existente en la parte baja del cúbito y el radio. Pero el verdadero carpo anatómico es una estructura ubicada en la parte proximal de lo que llamamos mano (figura 4).

El carpo está formado por 8 huesillos cortos o carpianos, estrechamente unidos por ligamentos. Debido a que entre esos huesos se producen movimientos mutuos de deslizamiento, el carpo en su conjunto es muy flexible+.

Los carpianos están arreglados en dos filas irregulares de 4 huesos cada una:

1.- En la fila proximal, contados lateral a medial están: escafoides, semilunar, piramidal y pisiforme. Solo el escafoides y el semilunar articulan con el radio para formar la articulación de la muñeca.

2.- En la fila distal, contados lateral a medial están: trapecio, trapezoide, grande y ganchoso.

Metacarpo

Los cinco huesos metacarpianos se distribuyen de forma radial desde la muñeca para formar la palma de la mano, no tienen nombres individuales, y en su lugar se enumeran del 1 al 5  partiendo del pulgar hacia el meñique. Las regiones proximales o bases de los metacarpianos articulan con los huesos carpianos y unos con otros medial y lateralmente. Los extremos distales forman cabezas bulbosas que articulan con las falanges proximales respectivas de los dedos. Cuando usted aprieta el puño, las cabezas de los metacarpianos se hacen visibles como los nudillos.

El metacarpiano 1 correspondiente al dedo pulgar es el más corto y móvil de todos, y está ubicado en una posición más anterior, de modo que su articulación con el trapecio forma un "lomo" único que permite el movimiento de oposición, que es el movimiento que permite tocar con el pulgar la punta de los otros dedos.

Falanges

Las dedos de cada una de las extremidades superiores se numeran del 1 al 5 empezando por el pulgar. En la mayoría de las personas el tercer dedo es el más largo.

Cada mano tiene 14 huesos alargados y pequeños llamados falanges, a razón de tres falanges por dedo, excepto el pulgar que solo tiene dos. Las tres falanges se nombran de acuerdo a su ubicación en distal, medial y proximal. El dedo pulgar no tiene falange media.



Dolencia tratada en el portal relacionada con la mano: Síndrome del túnel carpeano.

Otros temas de anatomía humana aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.