home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Trompas de Falopio
Figura 1. Una de las trompas de Falopio
y sus estructuras adyacentes. La otra se
ubica simétricamente al otro lado del
útero.


Trompas de Falopio o tubos uterinos

Estos órganos tubulares, conocidos también como oviductos, constituyen la primera parte conductora del sistema reproductivo femenino. Su función es recibir el óvulo o célula huevo nacido del ovario y proveer el sitio donde se produce la fecundación con el espermatozoide masculino. Las trompas de Falopio son dos, cada una de las cuales tiene una longitud de unos 10 cm y se extienden medialmente desde la región de cada ovario para vaciar en la zona superolateral del útero a través de una constricción denominada istmo. El extremo distal de cada tubo uterino se expande a medida que se curva alrededor del ovario, para formar el ámpula. Dentro del ámpula se produce comúnmente la fertilización.

El ámpula termina en el infundíbulo que es una estructura abierta portante de proyecciones ciliadas a modo de dedos llamadas fimbrias que cuelgan sobre el ovario. Una característica particular del sistema reproductivo femenino que lo diferencia del masculino, es que los oviductos tienen muy poco, o ningún contacto con los ovariosi. El óvulo se arroja a la cavidad peritoneal, y de hecho varios ovocitos ovulados se pierden allí. Para "atrapar" el óvulo, las trompas de Falopio desarrollan una secuencia compleja de movimientos; específicamente el infundíbulo se encorva para cubrir el ovario mientras que las fimbrias se tornan rígidas y barren su superficie. Los movimientos de los cilios de la fimbrias baten el fluido peritoneal creando una corriente que tiende a acarrear el óvulo hacia dentro de la trompa para comenzar su viaje en dirección al útero.

Los tubos uterinos ayudan en el progreso del óvulo, ellos tienen láminas de musculatura lisa en las paredes, y su mucosa, gruesa y con pliegues, contiene células ciliadas y no ciliadas. El transporte del óvulo se lleva a cabo por una combinación de movimientos peristálticos musculares de las paredes y el batido de los cilios. Las células no ciliadas de la mucosa tienen abundantes microvellocidades que producen una secreción que mantiene el óvulo (y también el espermatozoide si está presente) húmedo y nutrido.

Exteriormente, las trompas de Falopio están cubiertas por el peritoneo visceral y soportadas en toda su longitud por un mesenterio llamado mesosálpinx que es parte del ligamento ancho del útero.

Tema relacionado: Embarazo ectópico.



Otros temas de anatomía humana aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.