sabelotodo






Contenido del artículo
La arquitectura
Barroco italiano
Barroco francés
Barroco español
Barroco alemán
El barroco llega a América

Arquitectura barroca

Como barroco se conoce un estilo de las artes y la arquitectura procedente de un proceso natural de evolución del Renacimiento, y su inicio se produce en Italia a fines del siglo XVI y termina a finales del siglo XVIII. El barroco resulta de la utilización con mayor libertad y dinamismo de las características artísticas y constructivas usadas durante el Renacimiento.

Es común que se vincule el barroco con un recargamiento de elementos en las obras artísticas como su nota mas sobresaliente, pero aunque esto es cierto, esta característica no es definitoria del estilo.  La obra barroca se concibe como una unidad en su conjunto, y no como una agrupación de elementos independientes con personalidad propia, los que sumados producen el total como había sucedido hasta ahora. En una obra barroca desaparecen las partes individuales y todo se trata como un cuerpo sin divisiones y esta nueva visión es la que define al estilo.

Surge con gran fuerza la linea curva como elemento de unión que no obedece a reglas, esta hace la unión y agrupa toda la obra. Los perímetros rectos y las superficies planas de las edificaciones dan paso a un concepto corporal. Los perfiles y las leves formas, que solo se insinuaban antes, pasan a ser gruesos y robustos y dominan toda la edificación.

Como casi siempre sucede, los ortodoxos amantes de los sistemas clásicos trataron la nueva corriente de modo despectivo y con ello crearon el nombre, ya que se piensa que la palabra barroco se deriva del vocablo portugués baroco que era como nombraban a una piedras imperfectas y de forma irregular.

Se pueden citar un par de cosas del marco histórico que favorecen a que el barroco nazca y se extienda; primero la intención de la iglesia romana de ganar fuerza y contrarrestar la fuerza debilitadora del movimiento luteranista que estaba en boga y para ello fomentan la construcción de templos efectistas de mucho lujo y grandiosidad; por otro lado, en esa época se produce el advenimiento de las monarquías absolutas en Europa y estos monarcas se rodean de gran lujo y espectacularidad para lo que el estilo barroco era ideal.

La arquitectura

Existen algunas características generales que se pueden encontrar como denominador común de la construcciones barrocas y que están dirigidas a cumplir el espíritu general del estilo descrito arriba.

Salón Venus
Figura 1. Detalle ornamental del techo del salón Venus del palacio de Versalles en París

1.- En general se utilizan formas lobuladas con curvas cerradas y voluptuosas.

2.- Las partes constructivas de las que se derivan las barrocas, es decir, las procedentes del Renacimiento crecen en grosor, se curvan y se hacen más salientes.

3.- Se incrementan y acumulan los elementos decorativos heredados del Renacimiento dando lugar en ocasiones a cantidades excesivas y un tanto confusas.


4.- Los fustes de las columnas se tuercen y surge con ello la columna salomónica pero manteniendo en general los órdenes clásicos griegos y romanos.

5.- Los frontones se cortan en su parte superior central, los arquitrabes y cornisas se cambian a curvos y a ser más salientes en todas direcciones.

6.- Los dinteles y jambas se interrumpen para colocar elementos decorativos.

7.- Para dar vigor a la obra, en las fachadas a los elementos se les da mayor altura y relieve se adicionan grandes y poderosas pilastras para marcar los ángulos de manera vigorosa y estas terminan en impostas y cornisas que producen grandes saledizos.

8.- Se acude a los mármoles coloreados para las paredes y zócalos y se usan las columnas y pilastras jaspeadas. Los pisos se hacen con un embaldosado de dibujos complicados.

9.- Se fabrican hornacinas (huecos hechos en los muros con un casquete de un cuarto de esfera) con esculturas llenas de movimiento a través de ropajes ondulantes y pliegues complicados. Esculturas del mismo tipo se colocan en frontones y cornisas.

10.- Las iglesias usualmente son en forma de cruz griega (de brazos iguales) con una sola nave central cubierta con bóveda de medio cañón. La construcción está rodeada de capillas profundas. Sobre el crucero va una cúpula y con frecuencia hay más de una, pero siempre la central es mayor. Las fachadas comúnmente son curvas con la parte central convexa y las dos partes laterales cóncavas.

11.- Los interiores son espectaculares con un mayor esplendor de las características vistas para la fachada.
 Fachada de la catedral de Siracusa
Figura 2. Fachada de la catedral de Siracusa .
La construcción barroca no se usó con igual fuerza en todos los países siendo Italia, Francia y España donde este estilo llegó a mayor nivel, mientras que, por ejemplo, en Inglaterra fue casi inexistente. 

Barroco italiano

Los italianos, de mano de los arquitectos Giaccomo della Porta, Maderna, Lorenzo Bernini y Francisco Borromini desarrollaron un poderoso movimiento barroco en la arquitectura, principalmente en las edificaciones religiosas. Con un comienzo moderado Giaccomo della Porta realiza la fachada de la iglesia de Jesús en Roma (figura 3 abajo) donde aun se conservan algunos rasgos clásicos de Renacimiento como los frontones conformados por lineas rectas y paredes más o menos rectas. Luego, en una segunda etapa, Bernini fabrica la famosa columnata de San Pedro y su altar mayor donde las curvas comienzan a dominar la construcción. Por último Borromini lleva la construcción a la mayor exuberancia, se trata de eliminar la linea recta en todas las dimensiones de la edificación; incluyendo la planta, muros y detalles alejándose notablemente de las formas tradicionales como en el Oratorio de los Filipinos en Roma (figura 4 abajo).

Iglesia de Jesús en Roma
Figura 3. Iglesia de Jesús en Roma.
Oratorio de los Filipinos en Roma
 Figura 4. Oratorio de los Filipinos en Roma.

Barroco francés

Durante el periodo histórico correspondiente al barroco, la nobleza y la corona en Francia tienen una fuerza enorme, gobiernan "los Luises", desde Luis XIII hasta Luis XVI y estos desarrollan una arquitectura monumental principalmente en los palacios los que se construyen llenos de majestuosidad y con una ornamentación fastuosa no alcanzada por ningún otro país.

Los franceses se destacan sobre todo por una abundante y notoria decoración interior que sobrepasa a la exterior siendo esta última algo más apegada a los cánones clásicos que la italiana. Vea en la figura 5 abajo la Iglesia de los Inválidos de París, notará un cierto apego a los cánones clásicos en esta edificación.

Iglesia de los inválidos en París
Figura 5. Iglesia de los inválidos en París.
Otra obra francesas de esta época es el majestuoso Palacio de Versalles, del que se muestran detalles de la ornamentación del techo del Salón de Venus en la figura 1 arriba.

La decoración interior es el punto cumbre de la arquitectura francesa del barroco y alcanza su máxima expresión durante el reinado de Luis XV, este modo de decorar fue llamado Rococó por los alemanes y el nombre se propagó hasta convertirse casi en sinónimo de barroco. 

Barroco español

En España, al igual que en el resto de los países, y debido a que el barroco es una evolución natural procedente del Renacimiento, el estilo comienza con tímidas expresiones para luego pasar a una edificación con los acentos típicos del barroco influenciados por el italiano. Una característica particular del barroco español y que lo diferencia del de otros países es que la ornamentación exuberante sale al exterior. Las portadas están recargadas de motivos ornamentales de una imaginación desbocada. Vea la portada de la catedral de Granada en la figura 6, y la del del antiguo Hospicio de Madrid en la figura 7 ambas a continuación.
Catedral de Granada
Figura 6. Catedral de Granada.
Portada del Hospicio de Madrid
Figura 7. Portada del Hospicio de Madrid.

Barroco alemán

En Alemania la Guerra de los Treinta Años tronchó al principio las posibilidades del desarrollo del estilo barroco, sin embargo, después de finalizada la guerra se produjo una importante actividad constructiva influida por el barroco italiano y el francés y se construyen obras como el Palacio Real de Berlín o el palacio de Zuinger en Dresden del que se muestra la Puerta de la Corona en la figura 8 abajo.
Puerta de la Corona en Dresden
Figura 8. Puerta de la Corona en el Palacio de Zuinger en Dresden, Alemania.

El barroco llega a América

La conquista y colonización de América era ya una realidad para la época de apogeo del estilo barroco en Europa y este llega a América exportado por el españoles. De esta forma, se fabrican obras de claro carácter barroco en países como México, Perú y Cuba.
Catedral de La Habana

Figura 9. Catedral de La Habana.
  Iglesia de San Francisco en Perú
Figura 10. Iglesia de San Francisco en Perú.
Otras arquitecturas antiguas aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.