sabelotodo





Contenido del artículo
Mastabas
Las pirámides
Los templos
Las columnas

Arquitectura del antiguo Egipto

El antiguo Egipto es el periodo de tiempo de los 5000 años anteriores al 525 a.C, año en el que los egipcios sucumbieron ante el rey persa Cambises. Durante ese período unas 30 dinastías de faraones ejercieron el poder absoluto y a ellos se les atribuía origen divino, siendo estos el punto de partida para todas las actividades de la sociedad incluyendo la arquitectura. Enormes ejércitos de esclavos obtenidos de conquistas militares y también de su propio pueblo fueron la mano de obra para la construcción de edificaciones monumentales con el principal objetivo de glorificar a los propios faraones.

El arte en general, y con ello la arquitectura del antiguo Egipto casi no evolucionó con el tiempo y se caracterizó por su tradicionalismo y su monumentalidad con el predominio de formas masivas. Las pautas de la arquitectura egipcia se establecieron durante las primeras dinastías faraónicas y estos modelos se mantuvieron casi sin cambios durante siglos.

Los egipcios construyeron pirámides, templos y tallaron esfinges de tamaños colosales con marcada tendencia a las formas masivas, con grandes bloques sin apenas oquedades interiores, columnas muy robustas y el predominio de la horizontalidad sobre la verticalidad. Las construcciones eran básicamente de piedra y por ello muchas de ellas han llegado a nuestros días. 

Mastabas

Los mastabas eran las construcciones originales que servían de tumba a los personajes importantes de la corte, tenían la forma de una pirámide truncada y estas fueron las que evolucionaron para dar origen luego a las verdaderas pirámides que todos hemos oído mencionar. Los mastabas se fabricaban con puertas falsas y cámaras interiores que no contienen el verdadero sepulcro ni conducen a lugar alguno, con el marcado objetivo de desorientar a los profanadores de tumbas. Alguna de estas cámaras contenía las imágenes (estatuas) del rey y la reina llamadas Ka. En términos generales estas cámaras pueden ser consideradas como capillas funerales. Usualmente el muerto estaba sepultado en algún lugar bajo la superficie de la tierra cuya entrada estaba sólidamente cerrada. Las figura 1 muestra esquemáticamente un mastaba típico.

Mastaba original
Figura 1. Mastaba original.
Los mastabas originales luego se convirtieron en la construcción interior de una estructura piramidal escalonada maciza como se muestra en la figura 2 y que fue a su vez el antecesor de las pirámides verdaderas.

Mastaba con pirámide escalonada
Figura 2. Mastaba con pirámide escalonada.

Las pirámides.

Las pirámides son los monumentos más característicos de la arquitectura egipcia y su misión era la de servir de sepulcro a los faraones, aunque se construyeron pirámides mas pequeñas para guardar los cuerpos de personajes de menor categoría. Las pirámides se construían con grandes bloques de piedra monolíticos acomodados unos sobre otros formando un cuerpo macizo a excepción de los pasillos, galerías y cámaras dejadas en el interior (figura 3).

 Pirámide egipcia típica

Figura 3. Pirámide típica.

Estas construcciones se caracterizaban por la abundancia de entradas falsas que disimulaban las verdaderas, así como la elaboración de laberintos y caminos desorientadores interiores, aun desde las entradas verdaderas. La pirámides dan la sensación de una suerte de caja de seguridad especialmente elaborada para evitar que los ladrones pudieran alcanzar y robar los numerosos objetos valiosos que se dejaban con el cadáver.  

Los templos

Los templos del Egipto antiguo estaban precedidos por una avenida de esfinges pequeñas y en ocasiones por dos colosos en la entrada. Los colosos eran estatuas gigantes de hombres sentados como guardianes permanentes. En algunos templos aparecen los obeliscos, piezas altas y esbeltas de piedra, terminadas en punta con inscripciones de relatos de hazañas hecha por el faraón a quien se erigía el templo.

La fachada estaba constituida por los pilonos (vea la figura 5) que eran una suerte de torres laterales en forma de pirámides truncadas en la que se colocaban las astas de los gallardetes y estaban decorados con bajorrelieves o con una figura enorme del faraón.

 Frente de un templo egipcio
Figura 5. Frente de un templo egipcio, observe los pilonos.


Ya dentro del templo lo primero es un patio abierto con pórticos de columnas a los lados (vea figura 4 abajo). Este patio abierto era la antesala de la sala hipostila, ya techada, y soportada por columnas que era el lugar donde se reunía el pueblo a orar. A continuación venía el santuario en el que solo entraba el faraón y los sacerdotes. Finalmente, la parte trasera estaba destinada a las dependencias del los que cuidaban del templo.

 Planta de un templo egipcio
Figura 4. Planta de un templo egipcio.

Las columnas

La columna egipcia prácticamente no ha trascendido a la arquitectura actual como sucede con la griega o la romana, ellas eran en esencia de aspecto pesado y tosco con sus capiteles robustos, con poca ornamentación, y el fuste (cuerpo principal vertical de la columna) liso en la mayoría de los casos. La figura 6 a continuación muestra la evolución de la columna egipcia.

Columnas egipcias
Figura 6. Evolución de la columna egipcia.
Las columnas 1 y 2 son de superficie lisa en el fuste, con la sección octogonal (de ocho caras) en el caso 1 y estriada en el caso 2 esta última conocida como protodórica, su base es reducida y tiene poca altura.

La marcada con el número 3 se conoce como de tipo lotiforme y el fuste está formado por cuatro tallos verticales de borde redondeado y salientes que le dan a la sección una forma de cruz gruesa. Los tallos están amarrados en la parte alta de donde surge el capitel con forma de capullo de flor de loto. La base se mantiene reducida y baja.

La columna 4 tiene el capullo de flor de loto mas estilizado y el fuste representa un haz de tallos de papiro atados con varios anillos, en esta la base es más alta y el pie del fuste se contrae hacia adentro en el contacto con la base.

En el caso de la columna 5 la sección es circular y el fuste está ornamentado con jeroglíficos que continuaban por el muro adosado. El capitel es una abrupta hinchazón del fuste.

La mostrada en 6 es del tipo de capitel campaniforme (como campana invertida) y está adornada con flores de papiro en sus partes alta y baja.

Por último, la 7 es de capitel como capullo de flor de loto abierto y desaparecen los motivos ornamentos de las dos anteriores.

Algunas columnas egipcias mostraban un cubo sobre el capitel en el que en cada una de sus caras se tallaba el rostro de la diosa Hathor y por ello reciben el nombre de hathoricas.

Otras arquitecturas antiguas aquí.
Temas de mitología egipcia aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.