sabelotodo





Arquitectura neoclásica

Después de transcurrida la primera mitad del siglo XVIII en pleno estilo barroco, la arquitectura comienza a cansarse de las formas cortesanas y recargadas de las edificaciones y siente la necesidad de establecer formas constructivas mas serenas y reposadas, mas cercanas al pueblo y la sencillez, lo que da lugar a un movimiento nuevo conocido como neoclásico donde se propone un acercamiento a las normas constructivas de los antiguos modelos clásicos.

Contribuyen a la aparición de esta corriente los descubrimientos de Herculano y Pompeya, dos ciudades que se mantuvieron en notable grado de conservación por siglos bajo las cenizas del volcán Vesubio. El decubrimiento hizo que se reconsideraran las normas constructivas de la antiguedad greco-romana y con ello la aceptación por parte de los conocedores del tema que estas normas eran las mejores y que debían preferirse sobre cualquier otra.
Por la misma época se publican importantes obras escritas de carácter arquitectónico como Antiquites of Athens, Historia de Arte en la Antigüedad y Lacoonte que fueron muy acogidas y que sirvieron de guía para orientar las tendencias de las artes en general hacia las formas clásicas.

Contenido del artículo
Francia
Italia
Inglaterra
Alemania
España
El nuevo estilo constructivo en lugar de inspirarse en los monumentos romanos lo hace en los griegos y después de un período de transición donde aun se utilizaban elementos típicos barrocos se produce, primero en Francia y luego se extiende a toda Europa muy rápida y uniformente.

La arquiectura neoclásica no alcanza la misma fuerza en todas partes, como hemos dicho la cuna de este movimiento es Francia y es además donde llega muy probablemnte a su máximo explendor, le sigue Alemania donde el neoclasicismo adquirió mucha relevancia, mientras que en Italia apenas se produjeron obras neoclásicas importantes. Como las diferencias entre países son significativas veremos a continuación algunos elementos básicos del neoclasicismo en ellos.

Francia

Francia es la abanderada del movimiento neoclásico y las formas menos "agresivas" del exterior de las edificaciones en este país durante el barroco hace que esté preparado para el paso del barroco al neoclásico con facilidad, sirviendo además como inspiración para que la tendencia se extendiera desde allí a todo el continente.

El desarrollo del estilo neoclásico en Francia tiene dos períodos que se pueden diferenciar: el Luis XVI y luego el Imperio.

En el reinado de Luis VXI después de la primera mitad del siglo XVIII el neoclásoco en Francia tiene una tendencia académica de regularidad y disciplina y se caracteriza por:
  1. Predomina la linea recta.
  2. Reaparecen los antiguos entablamentos elaborados sin los salientes pronunciados característicos de estos.

  3. Se usan con preferencia las columnas dóricas sin estrías.
  4. Los triglifos del friso se acentúan.

  5. En las iglesias usualmente se eliminan los nichos y las grandes volutas.
  6. La decoración exterior prácticamente no existe o es muy débil.

  7. En los interiores se usan elementos parecidos a los de la fachada como columnas sin sentido construtivo que sirven de soporte a objetos decorativos independientes.
  8. Las paredes se separan en tableros por finos listones y los tableros se decoran con motivos antiguos clásicos como cupidos, trofeos escudos etc. Se ponen de moda los medallones circulares o elípticos ornamentados con ramas de palmas o cintas. En general se prefieren las formas sencillas como arcos de círculo, ángulos rectos y superficies cilíndricas.

Una obra de este período puede verse en la figura 1 a la derecha, iniciada como la iglesia de Santa Genoveva, luego pasó a ser el Panteón de Hombres Ilustres y actualmente se conoce como el Panteón de París.

Panteón de París
Figura 1. El Panteón de París


Después de un período convulsivo a raíz de la Revolución Francesa durante el cual la atividad arquitectónica cesa, sobreviene la toma del poder por Napoleón y funda el Imperio que reorganiza la sociedad a modo del antiguo imperio romano y con ello se renueva la vida constructiva para dar paso el estilo Imperio.

La personalidad colosal de Napoleón, sus ideales de gran expansión y grandiosidad y su tendencia a la organización y precisión influyen decisivamante en las artes de su tiempo. Se pasa a las formas cásicas romanas pero tratando de reproducirlas de modo mas majestuoso y perfecto por lo que en ocasiones se intenta "corregir" aspectos de la arquitectura clásica. Los cambios que se producen durante este período son fundamentalmente:
  1. Se prefieren las columnas dóricas lisas y pesadas, incluso en los hogares simples para dar una expresión mas impresionante; solo en las iglesias en ocasiones se usan columnas corintias.
  2. Las ventanas del primer piso en los edificios se construyen con frecuencia a base del arco romano de medio punto.

  3. Las impostas se ven disminuídas o suprimidas y se vuelve a las cornisas salientes romanas sobre modillones.
  4. Donde se producen cambios mas notables es en la decoración interior donde se incluyen temas egipcios con esfinges, pirámides y flores de loto estilizadas y otros de tipo militar representativos de las campañas bélicas de Napoleón. Particular originalidad de esta corriente la tiene la representación de la N de Napoleón y las abejas de oro como símbolos de laboriosidad y tenacidad. Casi todo es blanco y se aplica adicionalmente el dorado en gruesas capas.

Una construcción de esta época la puede ver abajo en la figura 2 donde se muestra la fachada de la Bolsa París.

La bolsa de parís
Figura 2. La Bolsa de París


Otras obras características de la época son los arcos de triunfo que se hacen bajo la orientación de Napoleón para eternizar sus campañas de conquista y los exitos bélicos. Entre estos está el famoso Arco de Truinfo en la Plaza de la Estella de París.

Italia

En Italia se mantiene por mucho tiempo la influencia barroca y en cuanto a la nueva corriente neoclásica casi no deja huella clara en la arquitectura italiana. Sin embargo se realizan algunas obras con influencia neoclásica como el Teatro de La Scala en Milán mostrado en la figura 3 a la derecha o el teatro de San Carlos en Nápoles.

Inglaterra

En Inglaterra nunca se llega a un neoclasicismo de altura de forma consistente, su tendencia es griega y su introductor es William Chamber como autor de la Somerset House de la que se muestra un fragmento en la figura 4 a la derecha. Se pueden citar además otras obras inglesas neoclásicas como el Banco de Inglaterra o la Bolsa de Londres.

El estilo neoclásico de tipo Inglés se mueve a América hacia Los Estados Unidos y da lugar a los edificios de diferentes gobiernos especialmente el Capitolio de Washington.

Alemania

El estilo neoclásico entra en Alemania diez años después que nace en Francia debido a la fuerza de la que gozaba allí el estilo barroco, y al principio lo hace de manera muy tímida dando lugar a una mezcla de los elementos neoclásicos y los barrocos en las construcciones de iglesias y palacios. Cuando se produce la Revolución Francesa sus ideas llegan a Alemania y con ello se despierta el interés por el arte clásico. Las tendencias en Alemania primero pasan por una etapa romana y luego se dirigen a la asimilación de las formas griegas.

Los alemanes, gentes de elevado rigor científico hacen suyas las enseñanzas greco-romanas con gran pulcritud asimilando las formas constructivas y el arte antiguo de forma tal que se convierte en el modo habitual de expresión de los arquitectos alemanes en la época.

La aquitectura neoclásica alemana se distingue por usar la linea recta y las superficies planas combinadas con figuras geoméricas simples como cubos, esferas y cilindros en muros desnudos.

Se usan las columnas dóricas, muchas veces sin estrías, y de dimensones mayores que las antiguas. Casi no hay motivos ornamentales en el exterior y cuando están se limitan al tímpano de los frontones.
Es típico de la corriente neoclásica de Alemania hacer las molduras gruesas para que sirvan de divisón, por ejemplo, entre los pisos.

En general las construciones van menos al detalle y ponen atención a la estructuración adecuada de las partes buscando una impresión de elegancia. La decoración interior imita la antigua.

Se destacan entre las obras neoclásicas alemanas la Puerta de Brandeburgo en Berlín, el Teatro de Berlín y otras del importante arquitecto berlinés Karl Friedrich Schinkel. En Munich se destaca Leo Von Klenze  de cuyas manos salen obras como la Glipcoteca (nombre que reciben las colecciones de esculturas o piedras talladas) y el Propileos, puerta monumental con influencia egipcia, ambas en Munich. A la derecha en las figuras 5 y 6 se muestran la Glipcoteca y el Propileos de Muich y abajo en las figuras 7 y 8 la Puerta de Brandeburgo y el Teatro de Berlin respectivamente.

Puerta de Brandeburgo
Figura 7. Puerta de Brandeburgo

Teatro de Berlín
Figura 8. Teatro de Berlín

Teatro de La Scala en Milán
Figura 3. Teatro de La Scala en Milán

Somerset House
Figura 4. Fragmento de la Somerset House a orillas del Támesis en Londres

Glipcoteca de Munich
Figura 5. Glipcoteca de Munich

Propileos de Munich
Figura 6. Propileos de Munich


España

El apego español al estilo barroco produce una resistencia notable a los nuevos modelos neoclásicos los que nunca estarán libres  de influencias barrocas. De esta forma se realizan obras con una manifiesta timidez neoclásica como la Puerta de Alcalá que se muestra a continuación en la figura 9.

La Puerta de Alcalá
Figura 9. La Puerta de Alcalá

Otras arquitecturas antiguas aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.