sabelotodo





Arquitectura románica

El término románico puede ser motivo de confusión y hay que diferenciarlo del término romano, este último utilizado en relación con Roma, la capital actual de Italia y del Imperio Romano en la antigüedad.

Se ha convenido como románico al estilo de las artes y la arquitectura de los pueblos que acogieron con fuerza el cristianismo en la zona de la actual Europa durante los siglos del XI al XIII. Se acepta, en términos generales, que el arte románico se desarrolló en el área aproximada que formó el Imperio de Carlomagno incluyendo el norte de España, Italia y parte de Gran Bretaña, en esta área con mas o menos exactitud es donde surgieron las lenguas romances de lo que quizás se derive el nombre. El estilo románico se considera el primer estilo genuinamente europeo.

Durante este período histórico se producen acontecimientos importantes: se establece el Sacro Imperio Romano Germánico, se producen las Cruzadas y es esta época en la que nace y se desarrolla el feudalismo y además con el desmembramiento del imperio carolingio comienza la formación de las nacionalidades.

Contenido del artículo
La arquitectura
La Planta
La estructura
Las columnas
Las fachadas
Los claustros
Las órdenes monásticas (comunidades de monjes o monjas que viven y trabajan en los monasterios) conservadoras de la cultura europea tienen una influencia decisiva en el desarrollo del estilo, especialmente las órdenes cluniaciense (un monasterio de Cluny en la actual Francia) y cirterciense (un monasterio cerca de Dijon en Francia) con sus deseos de reformas.

El arte y la arquitectura románica tiene una profunda y definitoria influencia germánica. Junto a esta influencia están también las bizantinas y clásicas todas impregnadas del espíritu triunfante del cristianismo en toda Europa.

La arquitectura

La arquitectura románica surge ante la necesidad de proveer a las iglesias de mejores techos que los de madera, que sucumbían con el tiempo y a los frecuentes incendios por el uso de velas en la iluminación. Para sustituir los techos soportados por una armazón de madera se acude a las bóvedas lo que trae como consecuencia que toda la estructura de la edificación tenga que adaptarse a ellas. De esta forma nacen los contrafuertes exteriores, los pilares formados por la unión de diferentes elementos de soporte, las estructuras de crucería, la proliferación de los arcos de medio punto y otros elementos que caracterizan el estilo arquitectónico.

Son las iglesias la construcción mas representativa del estilo románico de modo que nos concentraremos en ellas. Vayamos por pasos:

La planta

Las iglesias románicas tenían una planta en forma de cruz latina (como un crucifijo) con su eje mayor orientado de Oeste a Este (vea la figura 1). La construcción en el eje mayor era la nave principal, usualmente dotada de una nave central y dos naves laterales separadas por columnas. La nave central comúnmente era del doble del ancho y altura que las naves laterales. La longitud de la nave principal era cuatro veces mayor que el espacio cuadrado comprendido en la intersección de esta nave con la nave trasversal (crucero). El tramo oriental de la nave principal, llamado coro, terminaba en un semi-círculo que constituía el ábside. Las naves laterales en ocasiones rodeaban todo el coro por detrás y daba lugar a la girola, en la que se colocaban una serie de capillas que daban un gran efecto a la iglesia vista desde el exterior. Sobre la intersección del crucero con la nave principal era frecuente que se colocara una cúpula de base octogonal.

Otro elemento arquitectónico que se usa en las iglesias son las torres como parte del cuerpo de la iglesia con el doble objetivo de ser un elemento decorativo y de servir de contrafuerte de sostén adicional a los esfuerzos generados por la bóveda.

La estructura

Como ya hemos mencionado la techumbre era abovedada, y se usaba la bóveda de cañón o de medio punto cuya forma es semi-circular sustentada tanto por columnas como por pilares, y a veces por pilares y columnas. Para estructurar las naves y soportar la bóveda estas se dividían en tramos cuadrados en cuyos vértices se erigían los pilares. Los pilares se prolongaban hasta el nacimiento de la bóveda y a partir de allí se continuaban con el llamado arco fajón que unía los pilares en las caras frontales del cuadrado, llamados pilares fronteros. En la dirección longitudinal de la bóveda los pilares se unían también a través de los arcos formeros.

Mas adelante se comenzó a utilizar la práctica de unir los pilares de las esquinas del cuadrado con arcos en diagonal que se cruzaban en el centro del cuadrado (y por tanto de la bóveda) llamados clave lo que dio lugar a la estructura o bóveda de crucería. Véase en la figura 2.

Las columnas

Las columnas tienen el fuste (la parte recta y mayoritaria de la columna) cilíndrico y en ocasiones octogonal y son mas gruesas que la columna clásica (se refiere a las columnas griegas y romanas) pero sin seguir una modulación definida como en aquellas. Sus capiteles varían mucho ya que no existían reglas "usuales" debido principalmente a la falta de unidad y comunicación entre los arquitectos de las distintas ciudades y países que trabajaban por separado, a diferencia de como sucedió en Grecia y Roma dada su unidad como pueblo, hay que sumar a esto el deseo de renovación que se respiraba en la época. El capitel mas usado era el cúbico aunque su forma se apartaba del cubo en la unión a la columna buscando una transición armónica entre la forma cuadrada del ábaco existente al final del fuste y la cúbica del capitel. Normalmente el capitel estaba decorado con dibujos simples de cintas o trenzas. También se utilizaron capiteles de tipo historiado en los que la decoración era a base de esculturas de diferentes tipos de acuerdo a la "historia" que represente. Otra forma de capitel, de origen árabe, es el capitel doble este tiene un solo ábaco que está sustentado por dos columnas.

Planta constructiva románica
Figura 1. Planta románica

Bóveda de crucería
Figura 2. Bóveda de crucería


Las fachadas

Las fachadas de las iglesias románicas se caracterizaron en términos generales por:
  1. Usualmente la nave principal mas alta da lugar a un frontón (figura 3).
  2. Se construyen torres o campanarios a los lados que ayudan a soportar el empuje de las bóvedas y sirven además como elemento característico y ornamental. También no se puede olvidar que desde estas torres se llama a los fieles al culto por medio de repique de campanas lo que constituye una característica nueva del estilo. Las torres eran rectangulares y terminaban en forma de pirámide de cuatro u ocho caras. Estaban formadas por secciones superpuestas de arquerías de medio punto muchas veces separadas exteriormente con cornisas.

  3. La parte alta de las paredes con frecuencia se decoraban con filas de pequeños arcos de medio punto ciegos para romper la monotonía del muro (figura 4).
  4. Se utilizaban las llamadas fajas lombardas (figura 3) de origen italiano que eran unos contrafuerte pequeños en forma de pilastras unidos en su parte superior por los arcos ciegos de medio punto ya citados.

  5. Nace en el románico el rosetón (figura 4), una ventana circular de grandes dimensiones con un friso también circular formado por arcos de medio punto pequeños unidos radialmente a un núcleo central con el uso de columnitas.
  6. Las puertas se decoran con las arquivoltas (figura 4) que son una serie de arcos concéntricos de radio decreciente que yacen sobre las puertas y colocados en planos distintos de forma que a medida que el radio es menor está más adentro en el muro acercándose al arco de la puerta. Las arquivoltas son muy decoradas y constituyen un espléndido marco a la puerta. Mas adelante el espacio entre la puerta y el primer arco de la arquivolta forma un tímpano que se decora (figura 4).

Los claustros

Los claustros son dependencias arquitectónicas típicas del románico. Estos rodean un patio central abierto y son pasillos techados separados del patio por un zócalo o podium de piedra sobre el que se soportan filas de columnas por pares con sus correspondientes base y capitel que están unidas en la parte alta a través de arcos de medio punto (figura 5).

Claustro de la Catedral de Gerona
Figura 5. Claustro de la Catedral de Gerona

Otras arquitecturas antiguas aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.  
Fachada de la basílica de San Zeno
Figura 3. Fachada de la basílica de San Zeno en Verona

Iglesia de Santo Domingo de Soria
Figura 4. Iglesia de Santo Domingo de Soria