sabelotodo






Arquitectura romántica

El romanticismo es una corriente que nace en la literatura, la que fija su mirada en el período de civilización románico-cristiano de la Edad Media en Europa a manos de Chateaubriand y Víctor Hugo en Francia los que alaban las catedrales y el Medioevo en sus obras, por su parte Goethe en Alemania hacía lo mismo con el arquitecto de la catedral de Estrasburgo, Erwin von Stainbach. Esta premisa literaria hace que se incremente el gusto estético hacia el estilo gótico y con ello la arquitectura de la época gira hacia el regreso a esa corriente en sus obras, lo que le ha valido también el nombre de Neo-gótico al estilo arquitectónico.

Contenido del artículo
Inglaterra
Alemania
Francia
La vuelta al estilo gótico no está exenta de competidores, las ideas neoclásicas no mueren del todo y mantienen una permanente lucha con el regreso del gótico puro, de la misma forma la vuelta al medioevo en la arquitectura acude también en cierta forma a otros estilos pasados en su afán por evitar cualquier forma de marco rígido de las obras, la corriente odia la norma inmóvil. Esta característica de rebeldía contra las restricciones le da al romántico su característica principal, el eclecticismo, es decir la utilización de diferentes estilos Neo-gótico, Neoclásico, Neo-renacentista o Neo-románico de acuerdo a los fines, la situación etc. de la edificación en cuestión.

El movimiento romántico en la arquitectura nace en Inglaterra pero es en Alemania donde logra la mayor acogida, mientras que por su parte en los países latinos lo que se hace al respecto es muy poco y se limita en general a la restauración de castillos e iglesias medievales.

Inglaterra

El estilo gótico ha sido una vieja tradición en Inglaterra y aunque al principio las construcciones vacilan entre lo neoclásico y lo romántico, la vieja tradición se impone y acapara la mayor parte de las obras religiosas. Las construcciones civiles tienden también a lo gótico ya que las extensas obras de tipo medieval con sus torres se adaptan mejor al resto del paisaje que las basadas en normas clásicas. Fruto de este período es el Parlamento de Londres mostrado en la figura 1 a continuación.

Parlamento de Londres
Figura 1. El Parlamento de Londres

Alemania

Alemania que no había dejado de construir un gótico tardío durante el Renacimiento y el Barroco acoge con mucho arraigo la nueva tendencia Neo-gótica, especialmente en Munich donde se utiliza el eclecticismo mencionado arriba y se construyen en una misma localización edificaciones de varios estilos según la futura utilización y sus características. De esta forma se fabrican la Basílica de San Bonifacio (mostrada en la figura 2 a la derecha) en la que la tendencia romántica se dirige a lo medieval en dirección mayor a lo románico que a lo gótico; igualmente sucede con la Biblioteca Estatal de Munich en la que la tendencia romántica está dirigida a formas renacentistas es decir hacia en Neo-renacimiento.

Francia

Como ya se ha dicho, en los países latinos como Francia el romanticismo no adquiere fuerza, de modo que las construcciones neo-góticas son escasas, una de las mas representativas, pero llevada a cabo por un arquitecto alemán, Franz Christian Gaus, es la Iglesia de Santa Clotilde de París que se muestra abajo en la figura 4. Otras obras dignas de mención son el castillo  de Pirrefonds cerca de París y la magistral reconstrucción de Notre Dame en París llevadas a cabo por Viollet-le-Duc.

 Santa Clotilde en París
Figura 4. Santa Clotilde en París

Otras arquitecturas antiguas aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.  
Basílica de San Bonifacio en Munich
Figura 2. Basílica de San Bonifacio en Munich

Biblioteca estatal de Munich
Figura 3. Biblioteca estatal de Munich