home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

El ron


El ron pertenece al grupo de las bebidas alcohólicas llamadas fuertes o aguardiente. Es derivado de la caña de azúcar y puede tener entre 30 y 40% de alcohol en volumen. Nacido en las Antillas se ha extendido al resto del mundo para convertirse en uno de los tragos preferidos por muchos, tanto para tomar solo, como para la confección de cocteles.

Los rones se pueden diferenciar por el color, conociéndose como "platas" a los transparentes y "oro" a los de color ámbar. También se diferencian por la edad (tiempo de añejamiento), los hay de tres, cinco, siete o más y los conocidos como "reserva" y "gran reserva" con 15 o mas años de edad. Algunos dicen que el ron después de ocho años de añejamiento comienza a perder calidad, otros dicen lo contrario, de manera que debe usted probar y llegar a su propia conclusión.

Materia prima

La fabricación del ron comienza por la selección de las melazas, subproducto oscuro, viscoso y muy dulce del proceso de fabricación del azúcar de caña. Solo las mejores melazas se utilizan para producir ron.

Estas melazas se diluyen con agua hasta la concentración adecuada, se les agrega un fermento o levadura y se dejan fermentar. Durante la fermentación, las bacterias del fermento convierten el azúcar presente en alcohol etílico en un plazo de pocos días, obteniéndose un producto con una concentración de 12 a 13% de alcohol.

Luego se somete a un proceso de destilación donde la concentración de alcohol se lleva a más del 70% y se separa un líquido transparente, más depurado de otros componentes de mal gusto o algo tóxicos, presentes en las melazas o resultado de la propia fermentación. El destilado obtenido es la materia prima para fabricar el ron.

Preparación del ron

Ya en la fábrica de ron, el destilado se somete a un proceso de filtrado con carbón activado a fin de separar los malos sabores que quedan, así como aquellas sustancias que aún colorean un tanto al líquido. Este, de acuerdo al objetivo, se diluye con agua hasta la concentración de alcohol apropiada (30 a 38%)  y se embotella directamente, para al caso de los rones "plata" sin añejar, o se diluye con mayor concentración y se lleva a los toneles de añejamiento para el caso de los rones añejados, ya que durante el proceso de envejecimiento se va perdiendo lentamente el alcohol, en parte transpirado por la madera del tonel. Estos toneles son de roble y requieren de una exquisita preparación, antes de poner a reposar el ron ahí.

Cada fábrica de ron hace alarde de excelencia en su producto añejado, y es cierto, la experiencia indica, que el ron añejo de calidad estable, buen gusto y agradable aroma no solo requiere de expertos roneros en su preparación sino que también condiciones un tanto sutiles en cuanto a, ambientación, situación geográfica y otras.  Es frecuente el hecho de que  una misma marca de ron ha abierto una nueva fábrica en otra localidad y con los mismos expertos no logra un ron de la misma calidad.  El misterio está a debate, pero se dice, que la fuente de abasto de agua, el micro clima,  los  elementos presentes alrededor de la casa de añejamiento e incluso la presencia o no, de tránsito ferroviario o automotriz cerca, influyen en el producto final.

El color final del ron no es ningún misterio, este se hace agregando caramelo (azúcar semi carbonizada) al ron justo antes de embotellarlo.

Tema relacionado: El etanol y la química de la fermentación.

Para ir al índice general del portal aquí.