home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Denominación de los organismos vivos

La diversidad de vida en La Tierra es enorme, y va desde organismos simples microscópicos formados por una sola célula hasta verdaderos gigantes vivientes como las ballenas con muchos millones de células. Aun así, todos los organismos vivos comparten varias características:

1.- Están constituidos por células.

2.- Llevan a cabo el metabolismo y transfieren energía a través del ATP.

3.- Tienen la información genética codificada en el ADN

Desde los albores mismos de la humanidad hasta hoy, el hombre se ha visto rodeado de tal diversidad de organismos, y hace más de dos milenios comenzó a clasificar las cosas vivas que le acompañaban en el entorno, a partir de entonces y durante muchas generaciones los biólogos han tratado de clasificar el amplio espectro de organismos en grupos basándose en las características que comparten.

La primera clasificación surge a manos del filósofo griego Aristóteles hace más de 2000 años y lo hizo en dos categorías: plantas y animales. Más adelante esta clasificación se expandió a unidades básicas de características similares, digamos, por ejemplo, gatos, caballos o abejas y eventualmente a estas unidades se les comenzó a llamar géneros (del latín genera que significa "grupos"). Para la edad media los nombres se comenzaron a escribir sistemáticamente en Latín, que era el lenguaje que usaban los académicos en la época. Bajo esta forma de denominación, el grupo gatos se hizo Felis, el grupo caballos, Equus y el grupo abeja, Apis. Así las cosas, llega el siglo XVIII, y a mediados de este siglo, siempre que los biólogos se referían a un tipo particular de organismo, que ellos llamaron especie, lo hacían agregando una serie de términos descriptivos al nombre del género, en la llamada denominación polinómica. Esta denominación polinómica podía incluir múltiples palabras descriptivas acompañando el género por lo que el nombre de una especie podía ser una larga cadena de términos. Para mediados del siglo XVIII el biólogo sueco Carolus Linnaeus agrega a la denominación polinómica un tipo de abreviatura que contenía solo dos partes para cada especie y de ese modo llamó Apis mellifera a la abeja europea productora de miel. Este nombre binomial devino finalmente la forma estándar utilizada en la actualidad para designar una especie.

La clasificación de las especies está a cargo de la disciplina científica, taxonomía, y en ella, a un grupo de organismos ubicados a un cierto nivel particular en algún sistema de clasificación se le conoce como taxón, de modo que el taxón resulta un conjunto de organismos, de alguna forma emparentados, los que en una clasificación dada han sido agrupados, asignándole al grupo un nombre en Latín y una descripción si es una especie. Cada descripción formal de un taxón está asociada al nombre del autor o autores que la realizan, el que se hacen figurar detrás del nombre.

Los taxonomistas han establecido por acuerdo a nivel mundial las siguientes consideraciones:

1.- Nunca dos organismos diferentes podrán tener el mismo nombre, y todos los nombres estarán en Latín con independencia del idioma utilizado en el país en cuestión a fin de evitar las confusiones que se producen al utilizar los nombres comunes.

2.- El nombre utilizado será binomial y la primera palabra del nombre es el género al cual el organismo pertenece.

3.- La primera palabra del nombre, es decir el género, se escribe siempre comenzando con letra mayúscula y la segunda palabra, que alude a una especie en particular, no comienza con letra mayúscula.

4.- Las dos palabras en conjunto constituyen el nombre de la especie, o nombre científico, y se escriben ambas en letras cursivas, por ejemplo, Sciurus carolinensis (un tipo de ardilla oriental gris de norteamérica).

Es usual que después que el nombre de un género se ha utilizado en el contenido de un texto se escriba abreviado en los posteriores usos en el mismo texto, así por ejemplo, el organismo Homo sapiens (la especie humana) se convierte en H. sapiens.

La jerarquía taxonómica

A continuación de los trabajos de Linnaeus que establecieron los nombres de las especies (primer nivel jerárquico) los taxonomistas comienzan a formar grupos de organismos en categorías más amplias, de esta forma los géneros (segundo nivel) con propiedades similares formaron las familias (tercer nivel), y estas a su vez por similitud se incluyeron en el mismo orden (cuarto nivel). Los órdenes con propiedades similares se colocaron en la misma clase (quinto nivel) y de la misma forma, las clases similares entraron al mismo filo (sexto nivel). Finalmente los filos se incluyen en alguna de las grandes categorías, los reinos (séptimo nivel), los que son seis:

1.- Dos grupos de procariotas: Arqueobacterias y Bacterias.

2.-Un grupo extenso de organismos eucariotas, mayormente unicelulares, los Protistas.

3.-Tres grupos multicelulares: Fungi, Plantae y Animalia.

En ocasiones, los biólogos utilizan una octava categoría, el dominio, y estos reconocen tres dominios: arqueobaterias, bacterias y eucariotas los que se describen en el artículo, Reinos y dominios de la biología. Lo acordado es que los nombres de los niveles superiores al género comiencen con letra mayúscula pero no necesariamente se escribirán en letras cursivas.

Las categorías a los diferentes niveles pueden incluir, muchos, unos pocos, o solo un taxón.

Para ilustrar, a continuación se muestra el árbol jerárquico de la conocida abeja melífera doméstica de origen europeo.


Abeja

Primer nivel (especie)
Apis mellifera
Nombre específico de la especie de abeja.
Segundo nivel (género)
Apis
Nombre del género, el que incluye varias especies de abejas.
Tercer nivel (familia)
Apidae
Todos los miembros de esta familia son abejas, algunas solitarias y otras que viven en comunidades como lo hace la A. mellifera.
Cuarto nivel (orden)
Hymenoptera
Lo que indica que la A. mellifera es capaz de aguijonear y puede vivir en colonias.
Quinto nivel (clase)
Insecta
Lo que indica que la A. mellifera tiene tres segmentos mayores en el cuerpo y presenta alas y tres pares de patas en el segmento medio.
Sexto nivel (filo)
Arthropoda
Nos dice que el cuerpo de la A. mellifera está rodeado de una cutícula dura de quitina y apéndices articulados.
Séptimo nivel (reino)
Animalia
Implica que la A. mellifera es un organismo multicelular heterótrofo (que se alimenta de sustancias sintetizadas por otros organismos) cuyas células carecen de paredes celulares.



Otros temas de biología aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.