home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Contenido del artículo
Causas
Incidencia
Síntomas y diagnóstico
Tratamiento
Prevención
Consecuencias

Bocio simple

En general el bocio se detecta cuando las personas acuden al médico, como consecuencia del agrandamiento de la glándula tiroides, que les produce una "inflamación" del cuello.

Existen varios tipos de bocio: el llamado difuso sin nódulos, el que se presenta con muchos nódulos ("bultitos") o uno solo, y son en general de naturaleza benigna.

Causas

Son varias las causas: déficit de yodo, defectos en la síntesis de hormona tiroidea, inflamación autoinmune de la tiroides o la ingestión de sustancias que impiden la síntesis normal de las hormonas; y  pueden estar implicados factores genéticos y hereditarios.

La causa más común en el mundo es la deficiencia de iodo, pero esta causa pasa a planos inferiores en aquellas zonas geográficas donde el agua y los alimentos consumidos tienen los niveles de yodo adecuados.

Por los alimentos y el agua podemos ingerir casi todo el yodo necesario, proveniente de forma directa de la tierra, siempre que esta última posea las cantidades adecuadas. Se puede conocer si en nuestro ambiente aparece en la cantidad requerida cuando la población, en un número importante, no presenta con frecuencia enfermedades del tiroides, como son el bocio, bajo peso al nacer, hipotiroidismo del recién nacido y en otras edades.

Incidencia


El bocio simple se presenta con mayor frecuencia entre los 20 y 40 años y es mucho más común en el sexo femenino. No se relaciona con el color de la piel.

Síntomas y diagnóstico

El aumento de "tamaño" de la región anterior del cuello, hacia su parte baja, constituye la manifestación inicial más frecuente y ello puede ser observado por la persona, los familiares o las amistades y por el médico. El diagnóstico es clínico y se basa en la observación y palpación del cuello.

Tratamiento

Es curable si se debe a la ingestión de algún medicamento que no permite la síntesis normal de la hormona tiroidea o si existe déficit de yodo. En ambos casos la supresión del medicamento y la administración necesaria de yodo hacen desaparecer el bocio. Los originados por enfermedad propia de la glándula se hacen crónicos, por lo que se requiere tratarlos con hormona tiroidea en la dosis necesaria, a fin de lograr la disminución del tamaño o que no crezca.
 
Cuando el bocio simple es muy grande y ocasiona compresión de las estructuras del cuello resulta imprescindible la cirugía del tiroides.

Prevención

Es prevenible cuando se evita la ingestión de productos que bloquean la síntesis hormonal, e ingerimos la cantidad de yodo necesaria para nuestro organismo. Cuando el bocio es secundario a una enfermedad propia del tiroides, no podemos prevenirlo, pero sí es posible, con el tratamiento indicado, evitar su crecimiento y que se originen otros trastornos como el hipotiroidismo.

Consecuencias

Las personas portadoras de bocio simple pueden vivir muchos años sin complicaciones, siempre que reciban el tratamiento adecuado. Si es del sexo femenino puede embarazarse sin problemas.



Otras enfermedades humanas aquí.
El uso de los medicamentos sin receta en el tratamiento de enfermedades aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.