home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Contenido del artículo
Causas
Diagnóstico
Tratamiento

Estrabismo congénito

El estrabismo es la pérdida del paralelismo de los ojos cuando se mira al frente. Ello se debe a la desviación de uno o ambos ojos de su posición normal. Sin embargo, los movimientos oculares pueden ser normales, aunque la falta de paralelismo se mantenga independientemente de hacia donde se mire.

No es un trastorno exclusivamente congénito (de nacimiento), pero es el más frecuente.

También se presenta el estrabismo asociado con otras enfermedades, fundamentalmente como secuela de un padecimiento de meningitis o por traumatismos cráneo-encefálicos, o asociados con enfermedades del ojo, sobre todo de retina y nervio óptico, y también a otras afecciones sistémicas.

Causas

La mayoría de los casos de estrabismo congénito en los niños tienen una causa subyacente desconocida, pero el estrabismo puede ser una consecuencia de la debilidad de los músculos externos que mueven el globo ocular.

Diagnóstico


En general se diagnostica en los bebés a partir del segundo mes de nacidos, porque antes pueden existir desviaciones oculares transitorias que son fisiológicas (normales) para la edad del pequeño.  Ahora bien, si los ojos se mantienen permanentemente desviados debe sospecharse de estrabismo.

Es infrecuente que los médicos detecten un estrabismo que no haya sido observado previamente por la madre o algún miembro de la familia.

Ambos ojos pueden estar desviados. Pero lo usual es que ese extravío se manifieste de forma alterna: a veces en el ojo izquierdo y otras en el derecho, y esto se debe a que el cerebro, para compensar el problema, en ocasiones alterna el enfoque de un ojo o el otro.

Existen otros trastornos visuales que pueden parecer estrabismo. Por ejemplo, un puente nasal muy ancho, o la presencia de un pliegue de piel en el ángulo interno de los párpados. Por ello, ante cualquier duda médica el paciente debe acudir pronto a un especialista.

Tratamiento

Habitualmente la terapéutica del estrabismo congénito incluye la corrección quirúrgica. Es importante que las familias conozcan que mientras más precozmente se practique la intervención, a partir de los seis meses de edad, se obtendrán los mejores resultados visuales para el paciente.

Cuando se trata de un solo ojo desviado por razones de debilidad en los músculos del ojo, mientras el otro responde bien, el ojo controlable es el que se usa, y el cerebro comienza a desechar la señal proveniente del ojo desviado, el cual se torna funcionalmente ciego. En estos casos el uso de un parche tapando el ojo "fuerte" hace al niño utilizar el débil y el ejercicio que de ello se deriva fortifica sus músculos y puede corregir el problema.