home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Lo sugerido en este artículo tiene solo carácter informativo y nunca podrá utilizarse  para auto-medicarse o en sustitución del diágnóstico del médico.

Laringitis


Los trabajadores de la voz (locutores, actores, cantantes, profesores, maestros, entre otros) pueden verse afectados por alteraciones laríngeas que tienen como denominador común o síntoma fundamental la disfonía o ronquera, con los consiguientes trastornos e impedimentos personales, laborales y en el entorno familiar y social.

Afecciones y su prevención

Las afecciones más comunes:

1.- Laringitis agudas y crónicas, entendiéndose por estas últimas las inflamaciones laríngeas que se prolongan en el tiempo.

2.- Los nódulos de las cuerdas vocales, que son pequeñas tumoraciones benignas generadas por traumatismos repetidos de los bordes de ambas cuerdas vocales, dados por el choque fuerte y constante entre ellas cuando la persona habla en voz muy alta.

3.- Los pólipos vocales, que se diferencian de los nódulos porque son más grandes y tienen otra constitución.

Todas estas afecciones originan lo que conocemos por disfonía o ronquera. Sin embargo, no debemos olvidar que en muchas ocasiones la ronquera crónica es causada por un mal funcionamiento de las cuerdas vocales. En ese caso la llamamos disfonía funcional crónica.

Las disfonías funcionales crónicas y las disfonías por nódulos vocales son producidas, por abuso y mal uso de la voz, que se ve con frecuencia en maestros, cantantes, actores, dirigentes, abogados, telefonistas, y otros, a los que llamaríamos profesionales de la voz, aunque esta no es privativa solo de ellos.

Todo trabajo requiere de un esfuerzo mayor o menor. El uso o trabajo vocal idóneo está muy cerca del mínimo de esfuerzo muscular que realizan las cuerdas vocales para emitir la voz y, por consiguiente, para hablar. Por tanto, el buen uso de la voz está referido a una adecuada cuantía de trabajo vocal diario, a la utilización de una intensidad de la voz baja o media, a hablar con un tono medio (ni muy agudo, ni muy grave), a no hacer realizaciones vocales por encima de nuestras posibilidades, y en el caso de artistas y cantantes, a utilizar un buen mecanismo de resonancia y un adecuado apoyo respiratorio diafragmático. El abuso de la voz es lo contrario a todo esto.

Además de los hábitos vocales defectuosos, existen condiciones personales que favorecen la aparición de disfonías crónicas. Por ejemplo, los nódulos son más frecuentes en la mujer joven y de mediana edad, mientras que los pólipos aparecen con mayor frecuencia en el sexo masculino en las mismas edades. El malsano hábito de fumar ocasiona una laringitis muy específica llamada pseudomixomatosis o laringitis del fumador, que a veces es un paso previo al cáncer laríngeo. Las infecciones altas del árbol respiratorio como las sinusitis, la faringoamigdalitis, las adenoiditis y las rinitis son responsables muchas veces del establecimiento de problemas de la voz o del mantenimiento de estos.


Hay factores predisponentes y a veces desencadenantes de alteraciones laríngeas. Los gases de fábricas y otras instalaciones, detergentes y otros productos químicos, el polvo, la humedad, el frío, el calor excesivo, entre otros, pueden irritar la faringe, laringe, tráquea y bronquios. Se habla de que las infecciones virales pueden causar pólipos vocales.

Tratamiento

El tratamiento más importante para estas afecciones diría que es el preventivo, es decir, a evitar el trauma laríngeo. Por supuesto, tratar los problemas alérgicos, las infecciones respiratorias altas, no exponerse a irritantes y eliminar el hábito de fumar. Ya una vez establecido el problema, existen algunos medicamentos y ejercicios que se emplean para la normalización de las funciones verbo-vocales.

Los nódulos se tratan con medicamentos antinflamatorios, reposo vocal y ejercicios específicos, aunque no siempre es posible aplicar este tratamiento conservador. Cuado los nódulos se hacen crónicos o el pólipo es de tamaño mediano, se requiere la extirpación.

Por último sería bueno agregar que el lenguaje, el habla y la voz son dones maravillosos que diferencian la especie humana de la animal. El desarrollo de la sociedad ha sido a expensas de la comunicación entre los hombres. La voz es uno de los componentes importantes de esta comunicación y está conectada con el ambiente emocional y psíquico de la persona. Luego cuando esta se altera, se altera también el estado psicológico del individuo. Cuidar la voz es cuidar nuestras relaciones personales y sociales y nuestra salud general.



Otras enfermedades humanas aquí.
El uso de los medicamentos sin receta en el tratamiento de enfermedades aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.