home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Lo sugerido en este artículo tiene solo carácter informativo y nunca podrá utilizarse  para auto-medicarse o en sustitución del diágnóstico del médico.

Contenido del artículo
Origen y naturaleza
Síntomas
Incidencia
Diagnóstico
Tratamiento

Nefritis

Los nombres de enfermedades terminadas en itis expresan inflamación de la parte u órgano señalados por el prefijo. Así, por ejemplo, la inflamación de una membrana se designa añadiendo el sufijo itis al nombre anatómico de la misma: la sinovitis es la inflamación de la membrana que recubre una articulación. O, para hablar del tema que nos ocupa, nefritis es la denominación común que se emplea para calificar algunos procesos inflamatorios del riñón, independientemente de la causa que los originen.

Origen y naturaleza

Nefritis es el nombre que se les da a las enfermedades que afectan los glomérulos, lugar del riñón donde se produce la filtración de la sangre. Más preciso sería decir glomerulonefritis. Existen varias formas: las glomerulonefritis agudas, de inicio brusco y tendencia a la curación; las crónicas, donde el daño del riñón es lento e irreversible; las rápidamente progresivas, donde el daño ocurre en muy poco tiempo; y el síndrome nefrótico (nefrosis) con grandes pérdidas de proteínas en orina y bajos niveles en sangre. Las glomerulonefritis ocurren como enfermedades propias del glomérulo o en enfermedades que en su evolución los lesionan.


La más frecuente es la glomerulonefritis aguda posinfecciosa, que se relaciona con una infección reciente de la garganta o la piel.

Los riñones son órganos pares, que se apoyan contra la pared abdominal posterior. Cada riñón tiene alrededor de un millón de unidades funcionales llamadas nefronas, formadas por los glomérulos donde se filtran los líquidos de la sangre, algo más de 100 litros al día, y por los túbulos, donde se reabsorbe todo lo útil, quedando al final un líquido (entre litro y 2 litros) mediante el cual son eliminados al exterior los excesos de agua, sales, medicamentos y sustancias tóxicas. Este líquido donde se encuentran disueltas las sustancias de desecho es lo que llamamos orina. El riñón también regula la presión arterial y los niveles de glóbulos rojos en la sangre entre sus muchas funciones.

Las causas de las nefritis agudas son las infecciones bacterianas y virales. La más típica la glomerulonefritis aguda posestreptocócica, que se presenta de 7 a 14 días después de una infección de la garganta o la piel por bacterias llamadas estreptococos. Las alteraciones metabólicas, como en la diabetes; las infecciones persistentes por bacterias, o virus como los de las hepatitis B y C; las reacciones a medicamentos, o las alteraciones de los mecanismos defensivos como en el lupus, son las principales causas de las glomerulonefritis crónicas.

Muchos medicamentos pueden desencadenar una reacción en personas susceptibles y provocar una glomerulonefritis, por lo que solo deben ser usados bajo indicaciones médicas precisas. El tabaco y las grasas de origen animal aceleran el daño renal.
Se afectan ambos riñones y con la misma intensidad.

Síntomas

Las principales manifestaciones son: orinas pardo-rojizas por la presencia de sangre (hematuria); orinas espumosas por la pérdida de proteínas (proteinuria); hinchazón de la cara o generalizada (edemas); hipertensión arterial; anemia y disminución de la función renal (creatinina elevada).

Incidencia


Las glomerulonefritis son más frecuentes en niños y adultos jóvenes con un predominio en el sexo masculino.

Diagnóstico

 Exámenes de orina para saber si hay hematuria y proteinuria y su intensidad; de sangre para precisar la función renal, la presencia de infecciones o afecciones sistémicas; y el ultrasonido renal para conocer su tamaño. A veces es necesario realizar la biopsia renal por punción para concretar el tipo de glomerulonefritis y así el mejor tratamiento a emplear.

Tratamiento

El tratamiento actual se dirige a erradicar las infecciones; evitar los tóxicos y medicamentos no necesarios; dieta sana sin excesos de proteínas ni sal y evitar las grasas animales; eliminar el hábito de fumar; controlar la hipertensión arterial y mantener una actividad física normal sin excesos. El reposo excesivo no es útil. Con frecuencia es necesario el empleo de diuréticos, hipotensores, corticoides e inmunodepresores.



Otras enfermedades humanas aquí.
El uso de los medicamentos sin receta en el tratamiento de enfermedades aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.