home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Lo sugerido en este artículo tiene solo carácter informativo y nunca podrá utilizarse  para auto-medicarse o en sustitución del diágnóstico del médico.

Contenido del artículo
Síntomas
Tratamiento
Incidencia
Prevención

Pólipos

Los pólipos son formaciones elevadas que tienen aspecto redondeado, ovalado, arborescente o en forma de dedos. Son debidos a procesos de proliferación celular exagerada, desencadenados por múltiples factores no bien conocidos. Por eso pueden aparecer en cualquier superficie mucosa.

Los pólipos como lesión aislada no tienen categoría de enfermedad, pero en muchas ocasiones se asocian a otras manifestaciones patológicas del organismo, formando parte de enfermedades específicas, en general por trastornos genéticos.
Crecen con un ritmo lento. Se estima que pueden alcanzar un tamaño de 5 centímetros en un promedio de 5-10 años. A veces desaparecen espontáneamente por destrucción (necrosis) de su base en el intestino cuando llegan a tener gran tamaño.

Inicialmente son benignos, pero dependiendo de su tipo celular tienen un mayor o menor potencial de malignidad. Por tanto, los pólipos no deben desatenderse ni prestárseles poca importancia. Siempre deben ser cuidados y atendidos por el especialista.

Síntomas

Cuando son pequeños no presentan síntomas ni signos físicos de ningún tipo, pero cuando toman gran tamaño sí pueden manifestarse por signos físicos y por síntomas, como, por ejemplo, dolor abdominal en los de localización intestinal; y en ocasiones cuando son de gran tamaño pueden llegar a provocar una oclusión. El otro síntoma más frecuente es el sangramiento, que puede ser visible u oculto, en dependencia de su cuantía.

Se confirma con un estudio radiológico con contraste o, sobre todo, con una endoscopía de fibra óptica, que son instrumentos que facilitan la visualización directa del pólipo, la toma de biopsia para precisar el tipo de tejido que lo constituye en caso necesario, y su extirpación posteriormente.

Tratamiento


No existe tratamiento medicamentoso, sólo es posible eliminarlos con métodos de cirugía endoscópica con asas de alambre por electrocoagulación. En casos de pólipos gigantes se apela a la cirugía mayor, en evitación de complicaciones como sangramientos y perforaciones. Todo momento es bueno, pues cuando se diagnostica un pólipo debe ser extirpado y no confiarse en que pueda desaparecer espontáneamente, pues ello representaría un riesgo innecesario.

Incidencia

No parecen tener gran predisposición ni por el sexo ni la raza, pero se ha visto que son más frecuentes en los países desarrollados con hábitos dietéticos carentes de fibra dietética vegetal.

Hoy día las teorías de déficit dietético de fibra vegetal parecen tener gran fuerza dentro de las causas que pueden hacer aparecer la mayor parte de los pólipos del intestino. Se ha comprobado que los pueblos que no consumen una adecuada cantidad de fibra dietética vegetal tienen gran predisposición a padecerlos.

Prevención

Una importante labor de prevención se puede lograr mejorando estos malos hábitos alimentarios, asumiendo una dieta rica en vegetales de todo tipo, lo que estaría previniendo también el peligro de una transformación maligna.



Otras enfermedades humanas aquí.
El uso de los medicamentos sin receta en el tratamiento de enfermedades aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.