home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Quemaduras

Las quemaduras representan graves amenazas para el cuerpo, principalmente por sus efectos en la piel. Se podría definir una quemadura como un daño a los tejidos debido a intenso calor, electricidad, radiaciones, o ciertas sustancias químicas que desnaturalizan las proteínas de las células y causan su muerte en las áreas afectadas.

La amenaza a la vida debido a las quemaduras severas viene primeramente de la enorme pérdida de fluidos conteniendo electrolitos y proteínas al faltar la piel, lo que puede resultar en deshidratación y pérdida del balance adecuado de electrolitos en el cuerpo, lo que a su vez conduce a la parálisis renal y el paro circulatorio, inducidos por el bajo volumen de sangre.

Áreas según la regla de los 9
Figura 1. Áreas corporales según la regla de los 9 en las quemaduras.

Para salvar al quemado se deben reemplazar las pérdidas de fluido de inmediato, y en los adultos el volumen de pérdida de fluido se puede calcular teniendo en cuenta el porcentaje de superficie corporal quemada usando la llamada regla de los nueve. Esta regla divide el cuerpo en 11 regiones, 10 de ellas cuentan por el 9% del área total corporal cada una, y el restante 1% se asigna al área que rodea los genitales (vea la figura 1).

Los pacientes quemados también necesitan una extraordinaria alimentación diaria a fin de proporcionarle las sustancias requeridas y las miles de calorías indispensables para reemplazar las pérdidas de proteínas y para la reparación de los tejidos. Nadie puede comer la cantidad de comida que proporcione esas calorías, de modo que a estos pacientes se les debe proporcionar nutrientes suplementarios a través de tubos gástricos o de forma intravenosa.

Después de superada a crisis inicial, el peligro de las infecciones se convierte en la posible causa de muerte. La piel quemada es estéril por unas 24 horas, a partir de las cuales, las bacterias, los hongos y otros patógenos invaden el área en las regiones donde la barrera de la piel se ha perdido, y una vez allí se multiplican rápidamente en el ambiente rico en nutrientes de los tejidos muertos. Hay que agregar además el problema de que el sistema inmunológico se hace deficiente en el plazo de uno a dos días después de una quemadura severa.

El peligro para la vida que representa una quemadura no solo depende del área quemada si no también de su severidad (profundidad) como veremos a continuación.

Las quemaduras se clasifican de acuerdo a su profundidad en:

1.- De primer grado:
en estas, solo se ha dañado la epidermis?, y se caracterizan por el enrojecimiento, hinchazón y dolor locales. Normalmente tienden a sanar en dos o tres días sin atenciones especiales y un caso usual de estas quemaduras es la producida por el sol.

2.- De segundo grado: ahora está afectada la epidermis y la parte superior de la dermis?. Los síntomas se parecen a los de las de primer grado,  pero en este caso pueden aparecen ampollas. La regeneración de la piel sucede con muy poca o ninguna cicatriz en unas tres a cuatro semanas cuando se ha tenido cuidado en prevenir las infecciones.

3.- De tercer grado: involucra el grosor total de la piel. El área quemada adquiere color gris blanquecino, rojo intenso, o negruzco, e inicialmente hay muy poco o ningún edema?. Debido a que las terminales nerviosas en el área han resultado destruidas la zona quemada no duele. Aunque la regeneración de la piel sucede a la larga, es usualmente imposible esperar tan largo tiempo debido a las pérdidas de fluidos y las infecciones por lo que comúnmente se requieren trasplantes de piel.

En términos generales una quemadura se considera crítica cuando se produce alguno de estos problemas:

1.- Más del 25% del cuerpo tiene quemaduras de segundo grado.

2.- Más del 10% del cuerpo tiene quemaduras de tercer grado.

3.- Hay quemaduras de tercer grado en la cara: ya que las quemaduras faciales introducen la posibilidad de que se hayan quemado los pasajes respiratorios y estos pueden hinchare y conducir a la asfixia.

4.- Hay quemaduras de tercer grado en las manos o los pies: debido a que la formación de tejido cicatrizal en esas zonas con abundantes articulaciones puede limitar severamente la movilidad.


Otras dolencias de la piel aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.