sabelotodo





Fundente para soldar estaño


Es muy frecuente que tengamos que soldar alguna pieza pequeña con estaño, especialmente en las conexiones eléctricas, y en ocasiones puede que no tengamos a mano un buen fundente.

Para este propósito puede producirse en casa con materiales comunes un fundente que funciona impecablemente para la soldadura de cobre-cobre, acero-cobre y acero-acero, una solución de cloruro de zinc. Esta solución una vez preparada puede conservarse en un envase de vidrio por tiempo indefinido.

Como materiales necesitamos un poco de ácido clorhídrico (muriático) comercial, que se vende comunmente para la limpieza de muebles sanitarios o para el tratamiento de las piscinas, y algunos trozos de una aleación de zinc. De aleación de zinc están hechos los cuerpos de los carburadores, la mayor parte de los adornos cromados de los automóviles y muchas piezas fundidas de configuración compleja como las miniaturas de automóviles y similares.
Para prepararla se pone en un recipiente de vidrio destapado la cantidad deseada de ácido clorhídrico y se agregan abundantes trozos pequeños de la aleación de zinc, se produce una reacción química enseguida que libera hidrógeno (burbujea) y se va formando el cloruro de zinc. Cuando la reacción cesa, se separa el líquido resultante de los trozos sobrantes de aleación de zinc y listo, ya podemos usar nuestro fundente.

Esta preparación del fundente debe hacerse en lugar ventilado porque el hidrógeno es un combustible que si se acumula puede producir una explosión.

También muchas de las resinas cristalizadas que brotan de la heridas de los árboles, especialmente de los pinos puede ser un buen fundente para estas soldaduras, si tiene modo de conseguir algun trozos de estas resinas puede probar su funcionalidad como fundente y conservarla en tal caso.