sabelotodo





foto
Figura 1. Típica caladora.

hojas de corte
Figura 2. Herramientas de corte para las caladoras.

Caladora manual

Esta herramienta se utiliza para hacer cortes curvos, siguiendo un patrón o dibujo previamente trazado en una superficie plana, como por ejemplo, los huecos para la inserción de fregaderos en los mostradores de madera contrachapada recubiertas con formica, o para el recorte de letras grandes en paneles etc. Puede servir para cortar tubos de poco diámetro.

Está dotada de un dispositivo para montar una hoja recta dentada de acero. Las hojas de corte pueden ser de diferentes longitud, ancho, cantidad de dientes y material de corte de acuerdo al uso que se le va a dar. Las más comunes y baratas son de acero al carbono usadas para cortar piezas de madera o tubos plásticos pero también hay para cortar diversos materiales, metales, cerámicas etc (vea la figura 2).

La herramienta está dotada de una gran superficie de apoyo sobre el material que se corta con lo que el corte puede hacerse con mas facilidad sobre el patrón trazado.

Normalmente son de velocidad variable y el propio gatillo de puesta en marcha puede permitir cambiar la velocidad de acuerdo al grado de apriete que se haga de él con el objetivo de no sobrecalentar la hoja de corte o avanzar en el perfil más rápido o más lento. Al operar la caladora siempre se debe mantener la superficie de apoyo apretada contra el área de trabajo avanzando a lo largo del trazo por empuje manual.

Es muy importante escoger la hoja de corte adecuada, seleccionando primeramente una de suficiente longitud como para que siempre sobresalga un tramo de la hoja en la parte inferior del material que se corta en todas las posiciones de su vaivén.

Otras cuestiones muy importantes son:

1.- Adecuar el ancho de la hoja al contorno del perfil que se va a cortar. Si el trazo a seguir tiene curvas muy cerradas deben usarse hojas de muy poco ancho.

2.- Usar la hoja con el tamaño de los dientes apropiado al material que se va acortar. Si se cortan materiales que pierden los cantos vivos con facilidad, tales como las formicas o los recubrimientos de melamina, hay que usar hojas de dientes muy pequeños. Lo mismo sucede con aquellos materiales en los que las fibras se levantan con facilidad a lo largo de los bordes del corte, tales como la madera contrachapada.

3.- Cuando se cortan metales es preciso usar hojas para este corte, las hojas estándares para madera no son adecuadas y pierden el filo rápidamente.

4.- El corte de cerámicas o vidrio se hace con hojas especializadas a ese fin cuyo borde de corte está provisto de granos de carburo de tungsteno o diamantes y no tienen dientes.

Precauciones en el uso de las caladoras

1.- Siempre use espejuelos protectores.

2.- Use protección para la respiración, especialmente en cerámicas y madera tratada químicamente.

3.- Asegúrese que el cordón eléctrico está fuera del alcance de la hoja de corte.

4.- Apriete la caladora firmemente contra el material a cortar.

5.- Siempre desconecte de la electricidad la sierra cuando cambie la hoja.

6.- Tenga en cuenta que la hoja se mueve adelante-atrás observe el suficiente espacio antes de apretar el gatillo.

7.- Nunca opere la sierra con el cable eléctrico dañado.

Consejos útiles en el uso de las caladoras.

1.- La hoja de corte debe ser por lo menos 40 mm más larga que el grueso del material a cortar

2.- No use hojas de corte muy largas para materiales de poco grueso.

3.- No intente hacer largos cortes rectos, no será posible.

4.- Para señirse a un dibujo con el corte lo mejor es usar poca velocidad.


Otras herramientas aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.