home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

El poder del color.

Los colores nos rodean por todas partes, el verde de la vegetación, el intenso azul de mar profundo, los colores de las flores, los pájaros, las edificaciones y otro innumerable grupos de elementos coloreados que están a nuestro alrededor. Se puede decir que los colores forman parte inseparable de nuestras vidas, entonces es muy bueno echarle un un vistazo a estos inseparables compañeros.

Primero físicamente.

De manera muy simplificada podemos considerar que la luz natural, es decir la que recibimos cuando estamos en el exterior, y que podemos considerar como "luz blanca", está constituida por una mezcla de "luces" de diferentes colores. Al dirigir un haz de luz blanca sobre un prisma transparente como el que se muestra en el esquema de la derecha, la mezcla se separa, y cada color toma un camino diferente. Si hacemos incidir el resultado luminoso que sale del prisma en una superficie, podremos darnos cuenta que la luz blanca produce un patrón de colores, este patrón se conoce como espectro luminoso.

Observe que los colores básicos del espectro son: el rojo, el naranja, el amarillo, el verde, el azul y el violeta.

Como vemos los colores.

Veamos ahora como es que esta composición de la luz natural hace que veamos los colores de las cosas que nos rodean. Pues bien, empecemos por darnos cuenta, de que para poder ver un objeto, este tiene que estar necesariamente iluminado, por lo que, lo que reciben en realidad nuestros ojos cuando miramos, es la luz reflejada por la superficie del objeto en cuestión. En esto radica la clave del asunto; cada superficie, de acuerdo a su naturaleza, puede absorber o reflejar en mayor o menor cantidad cada uno de los colores del espectro, de esta forma, si la superficie de un cuerpo absorbe en gran medida los colores próximos al rojo, y refleja con abundancia los próximos al azul, veremos su superficie de este último color, o muy próximo a él, debido a que es el color predominante que llega desde el objeto a nuestra vista.

Como la cantidad y naturaleza de las superficies que nos rodean son enormes, la respuesta de color de cada una de ellas puede ser diferente, generando en el ambiente en que vivimos, la casi infinita cantidad de matices y tonos de color que podemos ver cuando miramos a nuestro alrededor, claro está, porque lo que recibimos de cada superficie es una mezcla de proporciones diferentes de cada color.

Para tratar de "acorralar" la palabra color, lo podemos caracterizar con tres propiedades:
  • el valor cromático: es el que define el color dentro de la clasificación general de colores que se desprende del espectro luminoso, es decir rojo, verde, azul etc... y le da nombre.
  • el tono: es el grado de claridad u obscuridad del valor cromático, así tenemos que un rojo claro tiene un rojo menos profundo que un rojo oscuro, pero ambos son rojos. Un color puede tener una tonalidad diferente teniendo el mismo valor cromático, por ejemplo, si está en un fondo más claro o más oscuro.

  • la intensidad: denota la fuerza del color, su pureza, un rojo puro nos parecerá "mas rojo" que si está mezclado con gris. La intensidad del color se puede ir degradando a medida que se mezcla con más proporción de otro color, así por ejemplo, el rojo puede perder mucha intensidad y parecernos rosado al agregarle mucho blanco, pero todavía puede considerarse rojo o por lo menos sembrar la duda.
A las mezclas de colores donde no se puede definir con claridad el valor cromático se les llama colores pastel.

Los "no colores".

Parece una paradoja pero sí, algunos llaman al negro y al blanco los no colores, y en realidad pueden tener razón, ya que el negro es la ausencia de luz y el blanco es la mezcla de todos los colores. El gris puede también caer en este grupo ya que es un estado de transición entre el negro y el blanco, por eso se le llama a las imágenes en blanco y negro, de escala de grises, pues la imagen se obtiene haciendo áreas más o menos negras, o,.... blancas.
imagen


Ahora nuestra percepción

A estos fenómenos descritos arriba, y que son reales con independencia de nuestra voluntad, hay que agregarle el ingrediente de nuestra percepción, e incluso el efecto sicológico que los diferentes colores puedan tener en ella.

Sensaciones de ánimo.

Todos hemos podido darnos cuenta que las condiciones de brillo y color que nos rodean influyen en nuestro estado de ánimo, quien no se siente animado ante un día claro y soleado, con un lindo cielo azul y una naturaleza espléndidamente coloreada a nuestro alrededor, y, por el contrario, todos hemos sentido que los días nublados, lluviosos, con un cielo gris y un ambiente descolorido y sin brillo nos deprimen; de estas dos sensaciones encontradas no podemos culpar al color en sí mismo, si no a nuestra percepción, a nuestra psiquis. Una habitación pintada en su totalidad de gris oscuro es de hecho deprimente.

Sensaciones térmicas.

Del mismo modo, si hace frío, no nos complace mirar al mar azul, nos da escalofríos, sin embargo sentimos una sensación placentera ante el rojo de una hoguera. En caso contrario las situaciones se invierten, todo el mundo ve, durante un verano caluroso, el intenso azul del mar como algo realmente refrescante y agradable, mientras el rojo de la llama da una sensación de desagradable calor adicional.

En estos últimos dos casos tampoco podemos culpar al color, somos nosotros los que le damos un carácter adicional de simpatía o rechazo y esto también es sicológico.

Esta influencia temperamental de los colores ha dado pie a que se clasifiquen en dos grupos, los colores "fríos" y los "calientes". En el grupo de los fríos están los tres colores inferiores del espectro: el verde, el azul y el violeta. Mientras que los calientes corresponden a los tres de mas arriba: el rojo, el anaranjado y el amarillo.

En general, aunque no todos están de acuerdo en que es generalizado para todos los seres humanos, a los colores calientes se les otorga la "virtud" de generar alegría, optimismo, dinamismo y de ser estimulantes. Mientras que a los fríos se les acusa de producir tranquilidad, apaciguamiento, relajación etc.

Se dice que los colores pastel son neutros y también el gris, lo que significa, que estos colores dejan al individuo en una aptitud indiferente al medio que lo rodea.

Sensaciones de volumen.

Pero hay mas, nuestra percepción tridimensional de un local puede ser diferente de acuerdo a los colores de las superficies internas que lo componen, de esta forma una habitación nos parecerá mas grande si está pintada de colores claros y brillantes; y mas pequeña si los colores son oscuros y mates. El brillo produce la ilusión de alejamiento, mientras que la opacidad de acercamiento, por lo que, la pared del fondo de un pasillo pintada con un color "frío" y brillante nos dará la impresión de que está mas alejada y por tanto el pasillo de percibe mas profundo.

Sensaciones de contraste

Pero la cosa no termina aun, las combinaciones de colores provocan diversas sensaciones, observe las copas de la derecha, el fondo blanco hace al rojo mas oscuro, mientras que el fondo negro lo aclara; sobre fondo magenta el rojo se aclara, mientras que sobre fondo verde se profundiza.
Una copa amarilla en fondo violeta parece mas grande y adquiere mas visibilidad, pero al contrario, la copa violeta sobre fondo amarillo parece mas alejada y chica.




La iluminación

Hay otro ingrediente mas en el asunto, y no poco importante, y es la fuente de luz que se utiliza. En general lo aceptado es que la luz natural es la luz "patrón" para dar estandarización a todo lo que hemos visto anteriormente, pero las luces artificiales no producen el mismo espectro luminoso, por lo que la luz que incide en las superficies, puede tener una mayor o menor desviación del espectro hacia uno de sus extremos, al rojo o al violeta, y esto como es evidente, modifica la naturaleza del color de los objetos. Una fuente de luz desviada hacia el azul o al violeta, como es por ejemplo, la de las lámparas de arco de mercurio, hace que las superficies luzcan azulosas o violáceas. Los cambios de color de las superficies pueden resultar asombrosos cuando se iluminan con luces de colores.



Finalmente

Todo este mundo de los colores y sus mezclas, la iluminación, así como las reacciones de percepción y sicológicas que nos producen, es extenso y complejo, y es muy importante tenerlos en cuenta a la hora de utilizar colores para "fabricar" el entorno en el que vivimos de forma que lo percibamos alegre y confortable y natural.

Otros temas relativos al hogar aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.