home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Estreñimiento y su tratamiento

El estreñimiento es una dolencia bastante frecuente en las personas, lo que les provoca una situación anormal e indeseable en la vida. Este puede definirse como un decrecimiento en la frecuencia de defecación y está caracterizada por la dificultad de expulsar las heces duras y secas. Los laxantes sin prescripción se promocionan en abundancia como el "sanalotodo" en este sentido, no obstante, aunque son efectivos, muchas personas los usan de forma inapropiada para lo que ellos creen incorrectamente que es estreñimiento.

El estreñimiento es un desorden heterogéneo que se manifiesta de forma continua a lo largo de la vida, lo mismo en hombre que mujeres. Se reporta que a menudo ocurre más en mujeres que en hombres. Aparenta tener una prevalencia creciente a partir de los 65 años de edad y es también frecuente durante el embarazo.

Como se producen las heces fecales.

El aparato digestivo es un sistema coordinado de acción que involucra: la trituración de los sólidos en la boca, el transporte del producto triturado al estómago donde sufre la acción de ácidos y enzimas para convertirse en una pasta fluida, y el movimiento posterior a lo largo de los intestinos para completar la digestión (trabajo enzimático y bacteriano) y donde se realiza la absorción de los nutrientes y el agua; para finalmente almacenarse en el colon (última sección del intestino) a la espera de ser evacuado al exterior.

Todos este mecanismo de acción está gobernado por contracciones de músculos lisos a lo largo del tracto, reacciones a reflejos en las vísceras, y hormonas. A excepción del momento en que las heces pueden ser expulsadas al exterior por el ano, cuestión que podemos retrasar a voluntad, el resto de las partes del proceso se producen de forma involuntaria (no podemos dominarlos).

figura 1

Figura 1. Esquema del tracto gastrointestinal

La figura 1 muestra el sistema digestivo esquemáticamente.

Las contracciones de los músculos lisos de las paredes del estómago mezclan y amasan la comida con los jugos gástricos durante un tiempo, luego  contracciones grandes en forma de ondas que nacen en la parte alta, empujan el contenido del estómago dentro del duodeno (primera parte del intestino delgado que se une al estómago).

El tránsito de los alimentos a lo largo de los intestinos es el resultado de cuatro movimientos; pendular segmental, peristáltico y vermiforme (como el de una lombriz).

El movimiento pendular consiste en la contracción de músculos lisos que corren longitudinalmente (a lo largo) del intestino. Estos movimientos desplazan pequeños segmentos del bolo alimenticio hacia adelante y hacia atrás unas 10 veces por minuto. El movimiento pendular mezcla en contenido en lugar de transportarlo.

El movimiento segmental resulta de la contracción de anillos musculares que reducen el diámetro del intestino por secciones y suceden mas o menos al mismo ritmo de los pendulares con la misma función primaria de mezclado. Estos dos movimientos suceden sin necesidad de nervios que los activen, digamos que son movimientos intrínsecos a estos músculos.

Los movimientos peristálticos impulsan el contenido intestinal por contracciones circulares que surgen detrás de un punto de estímulo y corren a lo largo del sistema en dirección al recto. La contracción se desplaza a razón de entre 2 y 20 cm por segundo. Los movimientos peristálticos no son intrínsecos, requieren del buen funcionamiento del nervio plexo ubicado en la capa muscular. Los movimientos peristálticos conducen el contenido a lo largo del intestino delgado en unas 3.5 horas.

Los movimientos vermiformes ocurren principalmente en el intestino grueso. El contenido intestinal llega a la primera parte del intestino grueso (zonas llamadas ciego y colon ascendente) con consistencia fluida, pero mas adelante, en las partes finales: colon transversal, descendente y sigmoide (con forma de S) se produce una fuerte absorción de agua y el contenido de vuelve semi-sólido.

Tres o cuatro veces al día se produce una potente onda peristáltica que produce el avance  del contenido alrededor de un tercio de la longitud del colon y que parece estar relacionada con un estímulo producido por la entrada de alimento fresco al estómago. Este estímulo es muy fuerte en los niños.

La función de la última parte del colon (sigmoide) es almacenar temporalmente, a fin de ir propiciando el abandono del cuerpo de manera ordenada, de los productos que no se digieren y que constituyen las heces fecales.

El acto de defecar incluye múltiples procesos fisiológicos, pero es básicamente el paso por el recto de la materia fecal almacenada. El empuje de la materia fecal por el recto se debe a un movimiento peristáltico de la masa, el que a menudo sucede durante el desayuno en las personas con hábitos normales de alimentación. De este movimiento surge el deseo de defecar debido a que se mandan impulsos al centro de defecación de la médula espinal. El centro de defecación manda impulsos al esfínter anal interno lo que causa que este se relaje.  La relajación del esfínter interno va seguida del incremento de presión dentro del abdomen al contraerse la musculatura abdominal y la llamada maniobra Valsalva que fuerzan las heces hacia abajo. La maniobra Valsalva es el acto de tratar de expeler el aire de los pulmones conteniendo la posibilidad de que el aire salga, por ejemplo, con la boca y la nariz tapadas. Es decir lo que coloquialmente se llama "pujar".

El esfínter anal externo se maneja a voluntad y durante la defecación este se relaja al mismo tiempo que se levanta el diafragma pélvico que a su vez eleva el esfínter y se permite que las heces salgan.

La defecación, aunque es un reflejo de la médula espinal, puede ser cancelado por la voluntad al mantener contraído el esfínter anal externo y los músculos abdominales. Los niños usualmente defecan cuando comen pero en los adultos los hábitos y factores culturales pueden determinar el momento "apropiado" para defecar.

Causas del estreñimiento

Las causas del estreñimiento pueden ser numerosas e incluyen: causas médicas, medicamentos, condiciones fisiológicas o sicológicas, y las características del estilo de vida.

Causas médicas

El estreñimiento de aparición repentina sugiere una causa orgánica o por algún medicamento. Los estreñimientos debidos a una causa orgánica o médica se pueden originar por numerosas condiciones patológicas, las que incluyen hipotiroidismo (poco funcionamiento de la glándula tiroides), megacolon (dilatación anormal del colon), estrechamientos, lesiones (benignas o malignas) o diabetes mellitus. El colon espático (un desorden funcional del intestino) es causa frecuente de estreñimiento y aparece mas en mujeres que hombres.

Las lesiones dolorosas en el canal del ano como úlceras, hemorroides dolorosas y fisuras promueven que el individuo se abstenga de defecar para evitar el dolor y eso conduce a estreñimiento. Los dolores en la vesícula biliar, apendicitis, ileitis (la inflamación de ileum, una parte del intestino delgado), pueden inhibir los estímulos del sistema gastrointestinal y conduce a una aguda sintomatología. Existe otro buen número de desórdenes orgánicos que se asocian con estreñimiento: porfirias, mal de Parkinson, demencia, tumores, hernias, amebiasis y otros.

Estreñimiento inducido por medicamentos.

Son varios los medicamentos que pueden producir estreñimiento. La lista a continuación  muestra algunos de ellos.

Fármacos que pueden inducir estreñimiento:

1.-
Analgésicos.

2.- Anti-ácidos (de aluminio, calcio y bismuto).

3.- Anti-convulsionantes (ejemplo, carbamacepina).

4.- Anti-colinérgicos (ejemplo, benztropina).

5.- Anti-depresivos (ejemplo, amitriptilina).

6.- Anti-histamínicos (ejemplo, difenhidramina).

7.- Hematínicos (especialmente hierro).

8.- Opiáceos (ejemplo, morfina, codeína).

9.- Sulfato de bario.

10.- Atropina.

11.- Sucralfato y otros.

Causas sicológicas

Se ha relacionado el estreñimiento a algunas condiciones sicológicas: depresión, desórdenes en la alimentación como la anorexia nerviosa y la retención consciente de las heces fecales.

Factores de conducta.

Utilizar dietas bajas en calorías, carbohidratos y fibras pueden conducir a estreñimiento relativo a la dieta. Las fibras se disuelven o hinchan en el fluido del intestino lo que produce un incremento en el volumen de la masa fecal, y por tanto incentiva los movimientos peristálticos y la defecación. Aumentar el consumo de alimentos con fibra y disminuir los que endurecen las heces ayudan a muchos individuos a aliviar el estreñimiento. Muchos alimentos considerados altos en fibras, como los cereales procesados, contrariamente, pueden aumentar el estreñimiento debido a los azúcares complejos que tienen.

Otro factor que puede conllevar al estreñimiento es tomar una cantidad inadecuada de líquidos, los fluidos en el intestino son esenciales para eliminar las heces y deben ser compensados a través de su ingestión. Los ejercicios aumentan el tono de los músculos abdominales y favorecen el movimiento intestinal, la inmovilidad y la vida sedentaria contribuyen al estreñimiento.

Evadir la urgencia de ir a defecar puede en ocasiones conducir estreñimiento. Cuando se ignora el estímulo, los músculos del recto pueden perder tono y tornarse mas débiles y menos efectivos en eliminar las heces. También puede suceder que la vía nerviosa del estímulo degenere y deje de enviar las señales de defecación.

Estreñimiento en poblaciones particulares.

Personas de edad avanzada.

El estreñimiento es mas frecuente en personas de edad avanzada (mas de 60 años de edad) debido a los factores siguientes:

1.- Con la edad aumenta el tiempo de tránsito de las heces por el colon.

2.- Se pueden tener diferentes condiciones médicas que implican el consumo de múltiples medicamentos y estos, pueden contribuir al estreñimiento.

3.- Se reduce normalmente la cantidad de ejercicios que se hacen, por ejemplo caminar.

4.- Los ancianos tienden a consumir menos alimentos ricos en fibras, y calorías así como tomar menos líquidos.

5.- Debido a los problemas en las dentaduras no mastican bien los alimentos, y también por ello, consumen alimentos pobres en fibras.

Niños

Varios factores contribuyen al estreñimiento en los niños, entre estos están:

1.- La no disponibilidad de instalaciones sanitarias a tiempo.

2.- La angustia emocional.

3.- La fiebre.

4.- Los conflictos familiares.

5.- Los cambios en la dieta, por ejemplo, cambiar de leche materna a leche de vaca.

6.- Estar de viaje, o haber hecho un viaje recientemente.

Mujeres

El estreñimiento es más frecuente en mujeres que en hombres. Durante el embarazo, o después del parto, esta dolencia es más frecuente. Se estima que una de cada tres mujeres ha tenido estreñimiento durante el primer o tercer trimestre del embarazo. Las razones principales de este fenómeno son:

1.- El agrandamiento del útero comprime el colon lo que afecta el tránsito de las heces fecales.

2.- Se reduce el tono de la musculatura abdominal para facilitar el volumen necesario, lo que contribuye a la disminución de los movimientos peristálticos.

3.- El aumento en el consumo de vitaminas y suplementos minerales prenatales, especialmente hierro y calcio.

4.- La disminución de la ejercitación.

Signos y síntomas del estreñimiento.

Si se reduce la frecuencia de la defecación o se dificulta expulsar heces endurecidas se desarrollan otros síntomas que varían en el grado de severidad estos incluyen:

1.- Anorexia (falta de apetito).

2.- Dolor de cabeza difuso o apagado.

3.- Pereza.

4.- Dolor en la espalda baja.

5.- Distensión abdominal.

El estreñimiento no responde a un patrón fijo en todas las personas ni en todas las edades. En el ser humano el patrón de defecación "normal" puede variar entre tres veces al día hasta tres veces a la semana sin que se presenten síntomas de que exista una anormalidad relacionada con el patrón de defecación. Esto implica que la frecuencia de defecación por sí misma no significa la existencia de estreñimiento, la "regularidad" de acuerdo al patrón del individuo, puede ser perfectamente normal si no aparecen síntomas.


Por su parte los niños parecen tener una disminución de las veces que defecan con el aumento de la edad, un bebé normalmente puede hacerlo cuatro o más veces al día en la primera semana de vida, y luego se va reduciendo a una o dos veces al día a los 4 años de edad. Determinar el estreñimiento en los bebés es un asunto complejo y un bebé que solo defeque una a dos veces en el día puede sufrir de estreñimiento aunque no se reconozca así.

Tratamiento del estreñimiento

La persona debe tratar de resolver la situación primariamente sin usar medicamentos, tomando medidas que alivien el estreñimiento y que reduzcan la recurrencia. Si se usan medicamentos se deben usar las dosis mínimas que tengan efectividad.

Metas del tratamiento

El tratamiento debe estar dirigido a las metas siguientes:

1.- Aliviar el estreñimiento y restablecer la función normal de defecado.

2.- Establecer los hábitos de ejercicios y dieta que conduzcan a reducir la recurrencia.

3.- Establecer un uso seguro y efectivo de los laxantes.

4.- Evitar el abuso de los laxantes.

Enfoque general del tratamiento

El estreñimiento debe ser, en general, manejado ajustando la dieta apropiada, por ejemplo aumentando los productos ricos en fibras, e incrementando el consumo de líquidos, esto acompañado por alguna forma de ejercicios. Se puede acudir al uso de laxantes inicialmente para el alivio inmediato de los síntomas en conjunto con los cambios en el estilo de vida, pero el uso de laxantes debe ser de corta duración, por ejemplo menos de una semana, para evitar que se pierda la función normal de los intestinos. Se debe tratar de determinar si hay alguna causa particular que produce la dolencia, para lograr con su eliminación, o tratamiento (si es una causa orgánica), obtener una mejora sustancial.

Tratamiento no farmacológico

Los estreñimientos que no tienen una causa orgánica en muchos casos se ven aliviados por cambios en el estilo de vida tales como:

1.- Incremento de las fibras en la dieta.

2.- Incremento en el consumo de líquidos.

3.- Ejercicio.

Se cree con frecuencia que el aumento en el consumo de fibras mejora la regularidad del trabajo del intestino ya que aumenta el volumen y la suavidad de las heces, sin embargo, algunas personas no pueden consumir suficiente cantidad de fibras debido a la intolerancia de estas por su sistema gastrointestinal. Se cree que ambas formas de fibras, las insolubles (pan integral, ciruelas pasas, maíz) o las solubles (jugos de cítricos, frijoles, guisantes, zanahorias) son efectivas. Incluir frutas, vegetales y salvado en la dieta puede incrementar la cantidad de fibra. Hay que saber que el uso de salvado en la dieta puede traer cambios en los hábitos intestinales, flatulencia y malestar abdominal las primeras semanas.

Aunque el incremento de fibras en la dieta está generalmente recomendado, su efectividad total es controversial, por consiguiente ello no es una solución universal para todos los casos de estreñimiento.

En conjunto con la fibra se debe incrementar el consumo de líquidos, especialmente agua. La mayoría de los especialistas consideran que el agua en abundancia ayuda a la deseable expansión y ablandamiento de las fibras.

Al igual que en los adultos, en los niños, el aumento del consumo de fibras y de líquidos mejora los hábitos de defecación y reduce el estreñimiento. El simple hecho de aumentar la cantidad de líquido, o el azúcar en la fórmula puede ser corrector durante los primeros meses de vida. Una vez que el bebé comienza a comer cosas sólidas le puede beneficiar ir introduciendo en la dieta los cereales, los vegetales y las frutas.

Se debe incentivar en los niños tomar agua, las bebidas dulces como las sodas o los jugos de frutas pueden disminuir el deseo de comer cosas sólidas y por tanto su uso debe ser limitado. Aunque la leche es el principal alimento de los niños pequeños, la leche no debe ser considerada como sustituto del agua.

Debido a que el estreñimiento aqueja con frecuencia a aquellos que tienen una vida sedentaria, hacer ejercicios es una buena medida, lo mejor es hacer ejercicios regulares como los aeróbicos, pero caminar, correr o nadar con regularidad puede ser útil en el alivio del estreñimiento.

Si usted resulta beneficiado de estas medidas no farmacológicas debe prestar atención a las avisos de ganas de defecar, esto es fundamental para no perder el terreno ganado. Si los métodos no farmacológicos resultan inefectivos entonces hay que acudir a los laxantes.

Terapia farmacológica


Hay varios laxantes sin prescripción en el mercado y el que se use debe, idealmente, ser temporal, de forma que después de suspendido se regrese a la forma normal de defecación, tratando satisfacer este requisito, la selección debe hacerse de acuerdo a las causas del estreñimiento.

Los agentes usados para tratar el estreñimiento se clasifican de acuerdo a diferentes criterios, uno de esos criterios es la clasificación de acuerdo al mecanismo de acción y pueden ser:

1.- Formadores de bulto:
Estos agentes, debido a su modo de acción, más cercano a la función normal del sistema digestivo en relación con la evacuación de las heces, son los más indicados para iniciar la terapia en el tratamiento contra el estreñimiento. Ellos se disuelven o se hinchan dentro de los intestinos aumentando el volumen de la masa fecal e incentivando los movimientos peristálticos que conducen a la evacuación. Pueden producir flatulencia o molestias abdominales. Deben evitarse las sobredosis, esto puede conducir a obstrucción intestinal si no se consumen abundantes líquidos.

2.- Emolientes: Promueven la humedad de las heces al facilitar su mezcla con sustancias acuosas o grasosas que ablandan el contenido intestinal. El efecto se beneficia del consumo de líquidos. Potencialmente pueden causar diarrea y molestias abdominales.

3.- Lubricantes: Recubren las heces y reducen la absorción de líquidos en el colon. No deben usarse de forma repetitiva ni prolongada ya que se puede esperar con ello cierta toxicidad y la reducción de la absorción de algunos nutrientes esenciales.

4.- Salinos: Su modo de acción es complejo pero en esencia favorecen la entrada de líquido desde la pared del intestino a su interior lo que produce un aumento de la presión y esto a su vez promueve la movilidad intestinal de la masa húmeda. Su uso debe estar restringido a las situaciones donde se requiera una pronunciada evacuación intestinal, por ejemplo antes de una endoscopia, y no se pueden usar para tratar de forma sistemática el estreñimiento. En pacientes con insuficiencia renal se puede llegar a la toxicidad por magnesio.

5.- Hiperosmóticos: Son agentes con un fuerte efecto osmótico, es decir que producen la entrada de líquidos al interior del intestino (colon o recto). La forma mas usual de utilización es como supositorios que ayudan a evacuar las heces contenidas en el recto.

6.- Estimulantes: Existen muchos laxantes de tipo estimulantes extraídos de diferentes plantas, pero los más seguros son los derivados del género Senna y además el bisacodilo. No se conoce con exactitud el modo de acción de estos estimulantes, pero se cree que tiene que ver con cierto grado de irritación local en las paredes del intestino, o a la interacción con el nervio plexo de la capa muscular; ambos efectos conducen a una mayor movilidad intestinal. Puede ser una terapia en personas con un simple estreñimiento, pero su uso debe limitarse a una semana o menos. El abuso de estos agentes puede conducir a pronunciados y peligrosos efectos laterales.

La tabla 2 a continuación muestra un resumen de los agentes laxantes que usted podrá encontrar en el mercado así como algunos elementos sobre su uso.

Tabla 2. Clasificación y propiedades de los laxantes

Formadores de bulto
Agente


Forma de la dosis*
Dosis diaria

Adultos
Niños    
Sitio de acción


Comienzo de la acción (aproximadamente)

Absorción por el sistema

Metilcelulosa
Sólida
4-6 g         
1-1.5 g (> 6 años)
Intestinos grueso y delgado
12-72 horas
No
Carboximetilcelulosa sodio
Solida
4-6 g         
1-1.5 g (> 6 años)
Intestinos grueso y delgado 12-72 horas No (laxante)
Si (sodio)
Extracto de malta
Sólida, líquida, polvo
12-64 g   
6-32 ml
(1 mes a 2 años)

Intestinos grueso y delgado 12-72 horas


Policarbofil
Sólido
1-6 g             
0.5-1.0 (< 2 años)
1-1.5 g (2 a 5 años)
1.5-3.0 g (6-12 años)
Intestinos grueso y delgado 12-72 horas
No
Goma guar parcialmente hidrolizada
Polvo
4 g
― 
Intestinos grueso y delgado 12-72 horas
No
Semillas de plantago
Sólido
2.5-30 g      
1.25-15
(>6 años)
Intestinos grueso y delgado 12-72 horas
No
Emolientes
Agente


Forma de
la dosis*
Dosis diaria

Adultos
Niños    
Sitio de acción


Comienzo de la acción
(aproximadamante)

Absorción por
el sistema

Docusato cálcico
Sólido
50-360 mg        
20-50 mg (< 2 años)
50-150 (≥ 2 años)
Intestinos grueso y delgado
12-72 horas
Si
Docusato sódico
Sólido






Líquido
50-360 mg
  0.5-1.0 (< 2años)
    50-150 (≥ 2 años) 


50-500 mg  
    10-40 mg (< 3 años)
    20-60 mg (2-5 años)
      40-150 mg (6-12 años)

Intestinos grueso y delgado 12-72 horas







Si







Docusato potásico
Sólido
100-300 mg
100 mg (≥ 6 años)

Intestinos grueso y delgado 12-72 horas
Si
Lubricantes
Agente


Forma de
la dosis*
Dosis diaria

Adultos
Niños    
Sitio de acción


Comienzo de la acción
(aproximadamante)

Absorción por
el sistema

Aceite mineral
Líquido
14-15 ml   
10-15 ml (≥ 6 años)
Colon
6-8 horas
Si (Pequeña cantidad)
Salinos
Agente


Forma de
la dosis*
Dosis diaria

Adultos
Niños    
Sitio de acción


Comienzo de la acción
(aproximadamante)

Absorción por
el sistema

Citrato de magnesio
Líquido
150-300 ml     
2-4 ml/kg/dosis o en dosis divididas (<6 años)
100-150 ml (6-12 años)
Intestinos grueso y delgado
0.5-3 horas
Si
Hidróxido de magnesio
Líquido








Líquido
(concentrado)





Sólido
30-60 ml         
0.5 ml/kg/dosis (< 2 años)
5-15 ml (2-5 años)
15-30 ml (6-12 años)


15-30 ml         
2.5-7.5 ml (2-5 años)
7.5-15 ml (6-12 años)


6-8 tabletas     
1-2 tabletas (2-5 años)
3-4 tabletas (6-11 años)
6-8 tabletas (>12 años)
Intestinos grueso y delgado 0.5-3 horas









0.5-3 horas







0.5-4 horas
Si




Si



Si
Sulfato de magnesio
Sólido
10-30 g
2.5 g (2-5 años)
5.0-10.0 g (≥ 6 años)
Intestinos grueso y delgado 0.5-3 horas
Si
Fosfato de sodio dibásico Sólido







Solucion (rectal)
1.9-3.8 g        
¼ dosis adulto (5-10 años)
½ dosis adulto (10 años)


6.84-7.56 g una
vez al día.      
½ dosis adulto (2-11 años)

Intestinos grueso y delgado

Colon
0.5-3 horas








2-15 minutos
Si


Si
Fosfato de sodio monobásico Sólido







Solución (rectal)
8.3-16.6 g
¼ dosis adulto (5-10 años)
½ dosis adulto (10 años)


18.24-20.16 g una
vez al día.
½ dosis adulto (2-11 años)
Intestinos grueso y delgado

Colon
0.5-3








2-15 minutos
Si


Si
Bifosfato sódico
Sólido
9.6-19.2 g
½ dosis adulto (5-10 años)
Intestinos grueso y delgado 0.5-3 horas
Si
Hiperosmóticos
Agente


Forma de
la dosis*
Dosis diaria

Adultos
Niños    
Sitio de acción


Comienzo de la acción
(aproximadamente)

Absorción por
el sistema

Glicerina
Sólido (rectal)



Líquido (rectal)
  3 g         
1-1.5 g (< 6 años)


  5-15 ml
2-5 ml (< 6 años)
Colon




0.25-1 hora









Estimulantes
Agente


Forma de
la dosis*
Dosis diaria

Adultos
Niños    
Sitio de acción


Comienzo de la acción (aproximadamente)

Absorción por
el sistema

Senna
(Derivados naturales
de la planta sen o senna)
Sólido

Gránulos

Sirope


Seguir las indicaciones del producto


Colon


6-10 horas

 
Si
Bisacodilo
Sólido




Solido (rectal)
10-30 mg       
5-10 mg (> 6 años)

10 mg        
5 mg (< 2 años)
5-10 mg (2-11 años)
10 mg (> 11 años)

Colon




Colon
6-10 horas




15-60 minutos
Si




Si
Misceláneos
Agente


Forma de
la dosis*
Dosis diaria

Adultos
Niños    
Sitio de acción


Comienzo de la acción
(aproximadamente)

Absorción por
el sistema

Aceite de castor
Líquido
15-60 ml     
1-5 ml (< 2 años)
5-15 ml (2-12 años)

Intestino delgado

2-6 horas

Si
* Todas las dosis son orales a menos que se indique otra cosa.
 (―) indica que la información no ha sido identificada.

Síntesis general de los principales aspectos a tener en cuenta.

El objetivo de el auto-tratamiento debe dirigirse a aliviar el estreñimiento y restaurar el funcionamiento normal de la defecación implementando:

1.- Medidas dietéticas y de estilo de vida.

2.- Usando de manera segura los productos laxantes.

Medidas no farmacológicas

1.- Use métodos naturales tales como: una dieta rica en fibra, tomar las cantidades adecuadas de fluidos, y hacer ejercicios.

2.- Incremente el consumo de fibras consumiendo alimentos ricos en fibras como la harina integral, avena, frutas y vegetales.

3.- Evite las comidas que estriñen como el queso procesado y los dulces concentrados.

4.- Tome por lo menos 8 vasos de agua al día.

5.- Caminar puede ser beneficioso si no tienen otra condición médica que se lo impida.

6.- Establezca un patrón regular de idas al baño. No demore la respuesta a los deseos de defecar, no apresure el acto de defecar, hágalo en un ambiente relajado y tómese el tiempo necesario.

7.- Evite las situaciones que causan estrés.

Uso de medicamentos sin prescripción

1.- No tome laxantes de manera rutinaria si se interrumpen las ganas de defecar por 1 día o 2.

2.- No use laxantes como método para "limpiar el organismo".

3.- Si padece de alguna enfermedad de hígado, fallo cardíaco, hipertensión, u otra condición que requiera reducciones en el consumo de sodio, potasio, magnesio o calcio, no use laxantes cuyas dosis diarias requieran mas de 345 mg de sodio, 957 mg de potasio, 600 mg de magnesio o 1800 mg de calcio.

4.- No dé laxantes a niños menores de 6 años a menos que haya sido indicado por el médico.

5.- Evite tomar laxantes a menos de 2 horas de haber ingerido otro medicamento.

6.- No tome laxantes por más de una semana.

7.- Tome los laxantes a la hora de dormir, especialmente si estos demoran 6 a 8 horas en tomar efecto.

8.- Use primariamente los laxantes formadores de bulto, tome un vaso de agua como mínimo con cada dosis de laxante. Úselos con precaución si es diabético o tiene una dieta restringida en carbohidratos, muchos productos comerciales tienen azúcares.

9.- No use aceite mineral en los niños de menos de 6 años de edad, en las embarazadas, en los ancianos, o en los pacientes que toman anticoagulantes.

10.- No tome aceite mineral junto con laxantes emolientes.

11.- No tome aceite mineral a menos de dos horas de haber comido.

12.- Tome los laxantes salinos con el estómago vacío, la comida puede demorar la acción.

13.- No tome laxantes salinos todos los días.

14.- No dé laxantes salinos por vía oral a niños de menos de 6 años, o rectalmente a menores de 2.

Consulte a un especialista si:

1.- Tiene alguna de estas condiciones: colostomía, ileostomía, diabetes, enfermedad del corazón, enfermedad del hígado o dificultades para tragar.

2.- Toma anticoagulantes, digoxina, o tetraciclina.

3.- Tiene algún síntoma de apendicitis, sangrado rectal, situaciones de dolor anal o rectal, hinchazón o cólicos abdominales.

4.- Antes de tomar aceite de castor.

5.- Si los síntomas no se alivian con medidas terapéuticas no farmacológicas, o duran más de una semana con terapia farmacológica.



Otros temas sobre el uso de los medicamentos sin prescripción aquí.
Para llegar a la descripción de otras enfermedades humanas aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.