home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Picadas de insectos y como tratarlas


Las picadas de insectos son comunes en todas partes, estas se pueden dividir en general en dos tipos:

1.- Los que "muerden" para alimentarse y no inyectan veneno.

2.- Los que "aguijonean" con el objetivo de defenderse ellos mismos o a la colonia, e inyectan veneno.

Los males relativos a estas picadas generalmente están confinados al área alrededor de la picadura, pero para una cierta población de individuos sensibles, las picaduras pueden desencadenar reacciones alérgicas que van desde una respuesta moderada hasta respuestas que ponen en peligro la vida (anafilaxia).

Miles de personas resultan hospitalizadas y muchas mueren en el mundo por picadas de insectos resultado de la anafilaxia, que pudieron ser evitadas si se toman las medidas adecuadas de prevención o se tratan cuando se producen.

Aunque coloquialmente es común llamar insectos a todos animales invertebrados que pican o muerden, técnicamente no todos lo son, en realidad pueden ser insectos verdaderos, arácnidos y crustáceos. Para facilitar la redacción utilizaremos el término "insectos" para todos estos invertebrados, así mismo serán mordeduras las de aquellos que los hacen para alimentarse (ejemplo: mosquitos) y aguijoneo a las de los que lo hacen para defenderse e inyectan veneno (ejemplo: la abeja).

Hay que diferenciar además los insectos que producen molestias o reacciones alérgicas debido a su picadura como acto puntual, a aquellos que se convierten en parásitos, y las producen hasta tanto no son eliminados, como piojos, sarna, ladillas y otros.

Aunque la cantidad y tipos de insectos que pueden picar o morder  en diferentes partes del mundo es muy variable, así como los riesgos que este acto implica para la salud o la vida, en este artículo solo trataremos los más comunes que se pueden encontrar en muchas partes del mundo en el área doméstica.

Mordedura de insectos

Las personas que disfrutan de actividades en el exterior y viven en zonas rurales, o aquellos que su trabajo implica permanecer en el exterior son los que están en mayor riesgo de ser mordidos por insectos.

Las mordidas de insectos como los mosquitos, pulgas, y chinches; y los arácnidos, garrapatas y niguas no son venenosas. Estos insectos atraviesan la piel con sus órganos cortantes y chupadores para alimentarse de la sangre de la víctima. Para mantener la sangre fluyendo, su saliva tiene componentes anticoagulantes. Los piojos se tratan al final como ente aparte.

Los mosquitos

Hay mosquitos en abundancia en todo el mundo, especialmente en climas húmedos y lluviosos. Debido a que la larva del mosquito solo puede vivir en agua, ese insecto siempre vive y se reproduce cerca de ella. Los mosquitos adultos se hacen mas activos al atardecer y estos pueden transmitir varias enfermedades como la malaria (paludismo), la fiebre del Nilo o el dengue.

Cuando un mosquito se posa en la piel, corta a través de ella con sus mandíbulas. El probóscide, una estructura fina y hueca penetra la piel y busca en los tejidos un vaso sanguíneo para chupar sangre directamente desde el vaso, o de la sangre derramada por capilares dañados. Durante la alimentación el mosquito inyecta una secreción salivar que contiene un anticoagulante y un antigénico que son las causantes del molesto escozor que se siente. Las mordidas se producen mas frecuentemente en las zonas expuestas de la piel, pero también puede suceder en partes cubiertas con telas finas.

Pulgas

Las pulgas son insectos chupadores de sangre, pequeños (1.5-4 mm), sin alas, lateralmente comprimidos y dotados de unas robustas patas traseras que usan para saltar. Las pulgas son parásitos de los pájaros y de los mamíferos y se cree que son atraídos por el calor corporal y la exhalación de dióxido de carbono por la respiración.


En todas partes del mundo hay pulgas, incluyendo las árticas, pero se reproducen mejor en áreas cálidas y húmedas. Pueden sobrevivir sin alimento y reproducirse durante varias semanas, pero las hembras necesitan sangre para poner sus huevos. Los lugares desocupados por semanas pueden estar infectados con pulgas, en parte por la incubación de los huevos, los que son normalmente depositados en las grietas del suelo, particularmente en aquellos lugares donde las mascotas duermen. Los humanos son atacados también cuando entran a un lugar vacío con pulgas, o cuando sus mascotas las tienen. Las pulgas no son solamente molestas si no que además pueden transmitir enfermedades como la peste bubónica y el tifus.

Las mordidas por pulgas suelen ser múltiples y agrupadas y se producen con mas frecuencias en piernas y tobillos, esta zona se caracteriza por un eritema (enrojecimiento) local que causa picazón intensa.

La sarna (escabiosis)

La sarna se produce por la infección en la piel con el pequeño arácnido Sarcoptes scabiei. Este ácaro excava la piel y se esconde dentro del estrato córneo (parte mas externa de la piel) y las hembras depositan sus huevos dentro del "túnel" fabricado. La sarna se transmite de unos individuos a otros a través del contacto físico.

Solo la hembra embebida en la piel produce la sarna. Ella hace una excavación dentro del estrato córneo con su mandíbula y las dos primeros pares de patas y forma túneles de hasta 1 cm de longitud donde deposita los huevos y sus excrementos. En pocos días las larvas nacidas desde sus respectivas excavaciones se desarrollan en adultos. Los adultos copulan, y las nuevas hembras nacidas, empiezan a excavar para comenzar de nuevo el ciclo. Los sitios comunes de infección son el espacio entre los dedos, la zona de flexión de la muñeca, las partes externas de los digitales masculinos, las nalgas y las partes anteriores de la axilas. Las infecciones con sarna se caracterizan por inflamación y escozor intenso debido a la respuesta inmunológica.

Chinches

Estos animalillos tienen una cabeza corta y un cuerpo aplastado y ancho (4-5 mm de largo y 3 mm de ancho). Ellas se esconden y depositan sus huevos en lugares ocultos , grietas del piso o paredes, cuadros, ropa de cama y muebles y pueden sobrevivir durante 6 meses sin alimentarse de sangre. Normalmente están ocultas por el día y se vuelven activas en la noche y muerden a las víctimas mientras duermen. Las personas pueden recibir mordeduras de chinches en lugares de poca iluminación como en los teatros y otros lugares públicos. La gran movilidad de las personas, con el desarrollo de los medios de transporte, ha hecho que las chinches se hayan expandido a lo ancho del mundo ya que la infección la puede adquirir  los viajeros en lugares de descanso como los hoteles.

La boca de la chinche consiste en dos pares de estiletes que usa para penetrar la piel. La parte posterior tiene púas que cortan la piel, y la parte anterior se usa para succionar la sangre e inyectar una secreción salivar que fluye dentro de la herida. El proceso de alimentación se lleva a cabo en unos 3 a 5 minutos y entonces, típicamente, busca un escondite.

La reacción de la víctima puede ser desde irritación en el lugar de la mordedura hasta una hemorragia pequeña en la piel. Se piensa que es posible que las chinches puedan transmitir la hepatitis B.

Garrapatas

Las garrapatas se alimentan de sangre, tanto humana como de las mascotas y los animales silvestres. Ciertas especies de garrapatas pueden transmitir enfermedades como la enfermedad de Lyme o la Fiebre de las Montañas Rocosas.

Durante la alimentación las garrapatas, introducen su parte bucal dentro de la piel y la aseguran allí firmemente. Cuando se arranca la garrapata, el aparato bucal se desprende del cuerpo y se queda impregnado en la piel, lo que causa escozor intenso y nódulos, que deben ser retirados mecánicamente por cirugía.

Si la garrapata se deja adherida empieza a engordar con sangre durante unos 10 días para caer por si mismas al cabo de ese tiempo. Las garrapatas pueden ser retiradas enteras usando pinzas. Estas deben agarrarse lo mas cerca de la cabeza, paralelo a la piel y tirase de ella con delicadeza para facilitar la extracción del animalillo intacto. La meta es sacarla completa, incluyendo la cabeza. La reacción a la mordedura de las garrapatas son pápulas que desaparecen en unos 7 días.

Niguas

Las niguas son plagas muy molestas que pueden vivir en diferentes medios, malezas, árboles, hierba. Solo pica la larva de la nigua, ella introduce su órgano bucal dentro de la piel y segrega una sustancia digestiva que destruye los tejidos del área afectada produciendo una picazón intensa y una pápula roja.

La nigua por si misma no excava dentro de la piel, pero la sustancia inyectada causa que la piel se endurezca y se forma un pequeño tubo, la nigua reside en este tubo y continúa alimentándose hasta que engorda y se cae para transformarse en adulto.

Aguijoneo de insectos

Los insectos mas frecuentes que se pueden considerar en este grupo, es decir los que pican para defenderse y no para alimentarse e inyectan veneno en las picadas, pueden ser las arañas, las abejas melíferas y avispas, y las hormigas bravas.

Abejas y avispas

Las abejas melíferas silvestres son frecuentes en muchas partes, generalmente viven en colmenas en los agujeros de los árboles y sitios similares. Coloquialmente llamamos avispas a ciertos insectos "parecidos a las abejas" pero que no producen miel comestible y entre estas hay gran número distinto, que viven en unas regiones geográficas u otras, y que tienen forma, tamaño y hábitos de convivencia social diferentes. Algunas hacen "panales" y viven en comunidad, mientras otras son solitarias. Muchas de las avispas son capaces de aguijonear y producir un intenso dolor en la zona de las picaduras.

Hormigas bravas

Las hormigas bravas son otro de los términos coloquiales que usamos para designar aquellas hormigas que se lanzan al ataque cuando su madriguera es molestada, y aguijonean en masa al intruso provocando un fuerte escozor en la zona de las picaduras. Es común que vivan en una colonia que construyen bajo tierra.

Arañas

Las arañas y sus parientes cercanos los escorpiones son otros de los insectos muy difíciles de tratar de manera general, hay arañas y escorpiones en muchas partes del mundo y su diversidad es enorme. La picada de los escorpiones y las arañas puede variar desde mortales a insignificantes, pero una buena parte de estos insectos producen picaduras muy dolorosas. Se destacan en peligrosidad las arañas Viuda Negra, la Araña de Rincón y la Brown Recluse. Sin embargo, la mayoría de las picadas de las arañas y alacranes solo producen reacciones locales. Algunas arañas producen picaduras que desembocan en ulceraciones en la zona de la picadura, de modo que si usted sospecha que le ha picado una araña, pero no está seguro de ello, debe estar atento a los síntomas posteriores y buscar ayuda médica en cuanto se desarrolle alguno digno de preocupación ya que poco a nada se puede hacer en esos casos con medicamentos sin prescripción.

Los síntomas de alarma pueden ser:

1.- La zona de la picadura crece y se ulcera.

2.- Si aparecen con retraso en tiempo después de la picadura: dolor intenso, rigidez o dolor en las articulaciones.

3.- Si se siente disturbios abdominales.

4.- Fiebre.

5.- Falta de aire.

La picadura y sus efectos

Aunque los insectos son pequeños, muchos de ellos tienen un veneno tan potente como el de las serpientes, no obstante, mientras las muertes debido a mordidas de serpientes se deben en primer término a la toxicidad del veneno en un plazo entre 3 horas y varios días, las muertes debido a los aguijones de insectos se deben mas que todo a factores alérgicos que puede conducir a una reacción anafiláctica (reacción inmunitaria generalizada del organismo) entre 5 y 30 minutos a partir de la picada. La muerte por toxicidad se puede producir por múltiples picaduras de los insectos invasivos como abejas, avispas u hormigas.


Aquellos insectos como abejas y avispas inyectan el veneno a sus víctimas a través del aguijón, un ovipositor (órgano encargado de poner los huevos) modificado y adherido delicadamente a la parte trasera de abdomen. Los machos no tienen ovipositor y por tanto tampoco aguijón.

El aguijón consiste en dos lancetas hechas de material duro y quitinoso separadas por el canal del veneno. El veneno fluye a través del canal desde el saco de veneno colocado en la parte trasera de aguijón. La punta del aguijón puede tener o no púas laterales en dependencia de la naturaleza del insecto. La mayoría de las abejas y avispas tienen dos glándulas secretoras de veneno en la última porción del abdomen. Las glándulas grandes segregan una sustancia ácida y tóxica que va a parar al saco de veneno y las mas pequeñas que están inmediatamente en la base del saco lo hacen de una toxina alcalina menos potente. La inyección de veneno es usualmente de los dos tipos de toxinas.

Cuando la abeja melífera pica, se agarra fuertemente a la piel con el uso de unas garras muy finas que tiene al final de cada pata, dobla el abdomen y clava el aguijón provisto de púas laterales en la piel. Las púas anclan el aguijón fuertemente a la piel y cuando la abeja vuela o se quita mecánicamente todo el sistema de agresión (aguijón, apéndices, saco de veneno y glándulas) se desprenden del cuerpo de la abeja y quedan adheridos al cuerpo de la víctima. La abeja luego muere. El aguijón abandonado sigue penetrando la piel, e injectando veneno, impulsado por contracciones rítmicas de la musculatura lisa de las paredes del saco de veneno.

El mecanismo de agresión de las avispas es parecido, pero el aguijón no tienen púas laterales, el insecto puede sacarlo fácilmente después que ha inyectado veneno, sigue vivo, y puede picar de forma repetida.

Algunas hormigas solo muerden, mientras otras muerden y aguijonean simultáneamente. Las hormigas bravas usan sus mandíbulas para cortar la piel y luego se encorvan para clavar el aguijón del abdomen en la carne y vaciar el veneno de la vesícula en la herida.

En general la intensidad de la sensación de dolor depende de la certeza de la picada dentro de la carne, y del veneno inyectado. La reacción alergénica posterior a la picada de estos insectos y a su veneno, depende de la sensibilidad del individuo y puede ir desde una inflamación local hasta una respuesta inmunológica generalizada que puede conducir a la muerte.

Signos y síntomas de reacción a la picadura de insectos.

La mayor parte de las personas solo sufre dolor, escozor e irritación del área alrededor de la picada, pero no efectos sistémicos. Las personas mas sensibles a las picadas pueden experimentar ronchas y sensaciones de escozor, hinchazón y quemazón. La vaso dilatación y la perdida de fluido de los vasos, producida por las sustancias inyectadas, puede conducir a la caída de la presión sanguínea y se pueden sentir mareos ligeros hasta el desmayo. Se puede producir la obstrucción los conductos nasales y la garganta produciendo ronquera o disfonía y una sensación impactante. Puede faltar el aire o tener sibilancias (pitidos al respirar). Las diarreas, náuseas y vómitos y cólicos abdominales son frecuentes. En las mujeres las contracciones uterinas pueden dar dolor pélvico.

Tratamiento de las mordeduras de insectos.

Las mordeduras de insectos puede tener el problema secundario de propiciar la infección con bacterias si el área afectada se erosiona al rascarse. Una de las infecciones secundarias puede ser el impétigo.

En el mercado hay analgésicos de uso externo sin prescripción etiquetados para las picaduras de insectos, sin embargo, ninguno de esos productos sirve para el tratamiento de la sarna o escabiosis.

Metas del tratamiento

El tratamiento debe dirigirse a aliviar los síntomas de la mordedura y a evitar la ulterior infección con bacterias.

Enfoque general del tratamiento.

El enfoque del tratamiento debe estar guiado primero a la utilización de compresas frías o hielo, lo que alivia en la mayor parte de los casos la mordida de mosquitos, niguas, chinches y pulgas. Si esto no funciona, entonces algún anestésico externo local aplicado al área de la mordida puede aliviar los síntomas. En todos los casos debe evitar rascarse. Otro aspecto que puede resultar importante es prevenir la futura repetición de la mordedura.

El auto-tratamiento de las mordeduras, con medicamentos sin prescripción puede llevarse a cabo cuando la reacción está limitada al sitio de la mordida y se tienen mas de 2 años de edad. En niños de menos de 2 años de edad siempre hay que buscar ayuda de un proveedor de cuidados de salud. Si se sospecha de la mordida de una araña venenosa hay que acudir al médico de inmediato. En muchas partes los medicamentos para tratar la escabiosis se expenden solo con receta médica.

Terapia no farmacológica

La terapia no farmacológica debe dirigirse a:

1.- Evitar los insectos.

2.- Usar repelentes.

Evitar los insectos

Si va a estar en el exterior vístase con la mayor parte de la piel cubierta por ropas, no se acerque a pantanos o ciénagas; no entre en matorrales densos; mantenga las mascotas libres de insectos; y retire todos los recipientes que puedan tener agua estancada para evitar la proliferación de mosquitos. Sepa que la escabiosis se transmite desde personas infectadas por contacto físico e incluso con sus ropas.

Uso de repelentes de insectos.

Los repelentes de insectos son útiles para evitar las mordeduras de mosquitos, pulgas y garrapatas, pero esos productos no son efectivos para evitar las picadas de abejas y avispas. Hay diferentes repelentes de insectos en el mercado, muchos de ellos contienen n,n dietil-m-toluamida en concentraciones desde 7 al 40% y son efectivos para el rechazo de insectos en situaciones de rutina. Los repelentes, cuando se aplican a la piel o a las ropas, normalmente no matan los insectos, solo producen vapores que los mantienen alejados por varias horas. Para los niños deben usarse los repelentes con 10% de componente activo, los mayores los pueden usar hasta 40%. Nunca deben usarse en niños menores de 2 años.

La principal reacción adversa de los repelentes es la irritación de la piel y se han reportado algunos problemas en el sistema nervioso central en niños cuando han sido expuestos a dosis impropias. Normalmente se consideran seguros y efectivos.

Otras sustancias, algunas de las cuales las podemos tener en casa, y que pueden servir como repelentes son:

1.- Citronela: que es un aceite esencial extraído de la hierba limón o limoncillo.

2.- Aceite de soja.

3.- Aceite de eucalipto.

4.- Aceite de cedro (extraído de algunos pinos y enebros).

5.- Aceite de lavanda.

6.- Ajo.

A continuación se muestran las indicaciones para el uso seguro de los repelentes.

Guía para el uso seguro de los repelentes

1.- Siga al pie de la letra las indicaciones del producto.

2.- No lo aplique a zonas de la piel con cortes o irritada.

3.- Evite la aplicación en niños en las manos, cerca de la boca u ojos.

4.- Use solo la cantidad necesaria para cubrir las zonas expuestas.

5.- Póngalo primero en las manos y luego con ellas aplíquelo al resto de las áreas.

6.- Lave bien las áreas de aplicación una vez que esté de vuelta a la casa.

7.- Lave las ropas con repelente antes de volverlas a usar.

8.- Vigile cualquier irritación de la piel con el producto.

9.- Aplíquelo solo en áreas abiertas bien ventiladas.

Terápia farmacológica

Pueden usarse para tratar el dolor y la picazón algunos productos aprobados para las mordeduras de insectos tales como: anestésicos locales, antihistamínicos tópicos (de uso externo), la hidrocortisona, y ciertos contrairritantes, pero ninguno está aprobado para que se use en niños menores de 3 años.

También podrán usarse protectores tópicos de la piel para reducir la inflamación, así como los antisépticos y antibióticos que se venden sin prescripción para primeros auxilios.

Anestésicos locales

Para aliviar el escozor y la irritación por la mordida de insectos existen preparados tópicos que usan anestésicos tales como: benzocaína, paramoxina, alcohol becílico, lidocaína, dibucaína y fenol. Estas sustancias bloquean los impulsos nerviosos en el punto de aplicación con la consecuente pérdida de sensibilidad, excepto el fenol que deprime los sensores de la piel con el mismo efecto. Estos productos se compran en forma de ungüentos, cremas, aerosoles o lociones. No podrán aplicarse mas de 4 veces al día o por mas de 7 días, y la aplicación no debe ser sobre un área extensa de la piel. Se puede esperar alguna reacción alérgica en algunos individuos especialmente con la benzocaína. El fenol no puede usarse en embarazadas o niños.

Antihistamínicos tópicos

El cloruro de difenhidramina en concentraciones entre 0.5 y 2% es el producto primario que se utiliza en estos preparados farmacéuticos. Producen la pérdida de sensibilidad de los sensores de la piel y con ello el alivio del dolor y el escozor. Como los anteriores no deben aplicarse a grandes áreas de la piel o cuando esta está dañada.

Contrairritantes

Entre los productos de este tipo están los preparados que contienen alcanfor (0.1-3%) y mentol (menos del 1%). Se pueden usar hasta 7 días.

Hidrocortisona

Los preparados con hidrocortisona hasta el 1% se usan para tratar las mordeduras de insectos. La hidrocortisona tópica reduce el prurito (picazón) y la inflamación. La reducción de la inflamación resulta en el alivio del dolor y el escozor. No se debe usar por largo tiempo (hasta 7 días) ya que puede tener efectos adversos de moderados a fuertes. Está contraindicado el uso de cortisona en personas con escabiosis o infecciones con hongos o bacterias ya que puede agravar la situación además de ocultar los síntomas de la causa subyacente y con ello su diagnóstico.

Protectores de la piel


El óxido de zinc, la calamina y el dióxido de titanio se usan como fármacos sin prescripción en ungüentos, cremas y lociones para la mordedura de insectos. Ellos tienden a reducir la inflamación y la irritación lo que produce alivio a los síntomas. Normalmente se usa el óxido de zinc en concentraciones entre 1 y 25%. Estos productos con muy seguros, con un mínimo de efectos laterales y se recomiendan para adultos niños e infantes.

Tratamiento de las picada de insectos

Si las reacciones a la picada son locales, el tratamiento debe dirigirse al alivio del dolor y el escozor, pero si se observan reacciones alérgicas mas serias el asunto debe ser tratado por el médico, especialmente si la persona ha sido picado antes por el insecto, la primera picada puede abrir las puertas a una reacción severa cuando esta se repite.

Terapia no farmacológica.

Es importante quitar el aguijón junto con el saco de veneno lo mas rápido posible para el caso de la abeja, la que usualmente lo deja abandonado allí. El saco tarda unos 2 a 3 minutos en vaciarse por lo que lo mejor es quitarlo cuanto antes por cualquier vía, pero idealmente la forma debe ser tal que implique la extracción de aguijón sin aplastar el saco ya que esto hace que se inyecte mas veneno. Un método adecuado puede ser con la uña de los dedos o con el borde de una superficie plana como una tarjeta.

Terapia farmacológica

Para las reacciones normales locales se pueden usar el mismo procedimiento descrito para las mordeduras de insectos, empezando por una compresa de hielo al área afectada y luego usando de ser necesarios los mismos fármacos.

Las reacciones alérgicas severas son una emergencia y se debe acudir lo mas rápido posible a la atención médica, ya que el fármaco de emergencia indicado, la epinefrina (adrenalina) no está disponible sin receta.

Pediculosis (infección con piojos)

Los piojos humanos son parásitos sin alas que requieren de una frecuente alimentación con sangre. Ellos tiene patas fuertes pero no pueden saltar ni volar. Los piojos pueden transmitir enfermedades como el tifus.
Hay tres tipos de piojos humanos:

1.- Los piojos de la cabeza; Pediculus humanus capitis.

2.- Los piojos del cuerpo; P. humanus corporis.

3.- Los piojos púbicos o ladillas; Phthirus pubis.

Piojos de la cabeza

Este tipo de piojos es el mas común y aparece en casi todo el mundo, especialmente en niños entre 3 y 12 años. Su diseminación es frecuente en las escuelas convirtiéndose en una virtual epidemia a comienzos del curso escolar. Es menos frecuente en los negros debido a la naturaleza del pelo.

Piojos del cuerpo

Las infecciones con este tipo de piojos están  generalmente relacionadas con condiciones de higiene y es mas frecuente en personas que no se bañan o cambian las ropas como los indigentes. Se eliminan fácilmente con una higiene adecuada. Son casi del doble del tamaño de los piojos de la cabeza. Se esconden en los pliegos de la ropa y salen a alimentarse en busca de sangre periódicamente.

Ladillas

Se transmiten generalmente por contacto sexual, pero también por asientos de servicios sanitarios y ropa interior o cama compartidas. Se encuentran usualmente en los bellos púbicos, pero pueden estar también en las axilas, pestañas, bigotes, barba y las cejas. Son mas pequeños que los piojos de la cabeza y mas redondeados en apariencia.

Características de la infección con piojos de la cabeza

Estos piojos usualmente infectan los pelos de la cabeza y viven en el cuero cabelludo. La hembra deposita unos 150 huevos o liendres en sus 20 a 30 días de vida. Las liendres están pegadas en la base del cabello, muy cerca del cuerpo e incuban por 5 a 10 días, tienen alrededor de 1 mm de diámetro y son de color amarillento o blanco grisáceo. Una vez incubado, el piojo comienza a alimentarse en un plazo de 24 horas o de lo contrario muere. La ninfa o piojo recién nacido recuerda un adulto y madura entre 8 y 9 días. La ninfa es activa y tiende a moverse sobre el pelo, mientras que los adultos son menos activos. Sin tratamiento el ciclo se puede repetir cada 3 semanas.

Signos y síntomas de la pediculosis

La picada del piojo causa inmediatamente la aparición de una roncha alrededor de la picada. La pápula local surge en 24 horas, el posterior escozor y el rascado pueden conducir a una infección secundaria. El piojo adulto, del tamaño de un ajonjolí o sésamo, es a menudo difícil de localizar debido a su movimiento, pero las liendres y las cubiertas vacías de estas pueden, en general, verse en la base de los pelos si este se aparta para inspeccionarlo. La búsqueda de las liendres debe ser en la corona de la cabeza, cerca de las orejas y en la base del cuello. Las liendres grisáceas se pueden confundir mas fácilmente con el pelo, pero las cubiertas de las liendres nacidas, son de color mas claro y se pueden distinguir mejor. Las liendres se pueden diferenciar de la caspa o la suciedad debido a que estas están firmemente adheridas al pelo.

Tratamiento de la pediculosis

Metas del tratamiento

1.- Provocar la muerte de los adultos y las ninfas.

2.- Eliminar todas las liendres.

Terapia no farmacológica


Debido a que los pediculicidas no matan el 100% de las liendres (huevos) hay que hacer una cuidadosa revisión del pelo y utilizar un peine muy fino que generalmente viene con el pediculicida para retirarlas todas (vivas y muertas). Este retiro de las liendres se considera crítico para un buen tratamiento y eliminación de la infección. Deben evitarse los contactos con personas infectada y los artículos tales como: peines, cepillos, brochas, toallas, gorras y sombreros no se pueden compartir. Las ropas de cama se deben lavar con agua caliente, o, ponerlas en una bolsa sellada por dos semanas. Los peines y cepillos de pelo deben lavarse con agua muy caliente. Los muebles y alfombras se deben limpiar sistemáticamente con una aspiradora. Debido a que los piojos han ido adquiriendo resistencia a los insecticidas es preferible utilizar métodos no farmacológicos exclusivamente, la limpieza de los muebles y alfombras así como el uso del peine de dientes finos para quitar las liendres puede ser suficiente. Una medida alternativa es afeitar completamente la cabeza, pero esto no le gusta a muchas personas por el estigma social que representa.

Terapia farmacológica

En el mercado hay varios productos sin prescripción que contienen los agentes necesarios para matar los piojos. Parece que los piojos han ido adquiriendo resistencia a los pediculicidas, posiblemente debido al sobre-uso, el uso impropio y al insuficiente tiempo de contacto, por ello es importante seguirse al pie de la letra por las instrucciones del producto. Los efectos adversos de estos productos son pocos y se limitan en general a sensaciones temporales de escozor, quemazón e irritación del cuero cabelludo. Hay que tener cuidado de que no caigan en los ojos o las membranas mucosas. Los pediculicidas que tengan como ingrediente activo la permetrina no deben usarse en niños de menos de 2 años.

Los productos con prescripción tienen una alta eficiencia y se fabrican a base de lindano y con más potencia aun, a base de malatión.

Terapias complementarias

Algunos productos que contienen aceites se han usado tradicionalmente para combatir los piojos, aceite de oliva, aceite de eucalipto, aceite de romero y otros. También se ha utilizado gel de petróleo y mayonesa debido a la teoría de que el aceite impide la respiración de los piojos. Productos como queroseno o gasolina deben evitarse dada su potencial toxicidad y peligro de fuego.

Remedios caseros

Se dice que la decocción de las hojas y el polvo de las semillas de la guanábana y de otras anonas, como el anón de ojos, y la chirimoya son eficaces contra los piojos.



Otros temas sobre el uso de los medicamentos sin prescripción aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.