sabelotodo





Beaker y Erlenmeyer

Estos dos frascos están entre los más utilizados en los laboratorio, el beaker, que también se conoce como vaso de precipitados, se usa ampliamente para transferir y calentar líquidos. Es de forma cilíndrica y en la boca presenta comúnmente un pico para facilitar su vaciado sin derrames. Es usual que estén graduados. Los hay muy pequeños en el orden de pocos mililitros hasta de varios litros.

beaker
Figura 1. Beaker típico

erlenmeyer

Figura 2. Erlenmeyer típico

 
Por su parte el Erlenmeyer es un recipiente de forma cónica con la base plana en la zona ancha y generalmente con un cuello cilíndrico en la parte superior estrecha. Se utilizan para calentar líquidos más vigorosamente que en los beakers ya que la forma cónica ayuda a que no se produzcan salpicaduras al exterior durante la ebullición. También encuentra aplicación cuando se hacen reacciones que se necesitan agitar con frecuencia moviendo el recipiente, así como en aquellas que pueden resultar violentas, ya que del mismo modo su forma facilita el trabajo y evita las salpicaduras. Los hay de diferentes capacidades y usualmente están graduados.

Las graduaciones de volumen en beakers y Erlenmeyers son sólo aproximadas y nunca deberán usarse para mediciones de volumen de exactitud.

Temas de química general aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.