home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Champú


El término champú es utilizado para identificar a los productos utilizados para la limpieza del cabello.

En la piel hay dos tipos básicos de glándulas, los folículos pilosos que producen el pelo, y las glándulas sudoríficas que producen el sudor. Del folículo piloso el pelo emerge arrastrando mecánicamente cierta cantidad de grasa que le sirve como protección y en su concomitancia con el cuero cabelludo recibe también sudor, este sudor da cierta acidez al cabello que sirve como barrera protectora contra la proliferación de microorganismos responsables de la aparición de la caspa. A este "sucio" natural se le suman los contaminantes externos como el polvo y otras suciedades que se adhieren a la grasa.

No todas las personas mantienen el mismo balance de grasa-sudor en el pelo, de esta forma hay personas con el pelo graso (abundante grasa), con pelo seco (muy poca grasa) y otras con marcada tendencia a la producción de caspa.

Un buen champú debe ser un producto que permita:

1.- Eliminar la suciedad del cabello con poco esfuerzo, sin afectar apreciablemente su acidez para mantener ese elemento de defensa.

2.- No eliminar toda la grasa para no poner el pelo muy seco.

3.- No debe ser tóxico ni irritante de la piel o los ojos.

4.- Es deseable que sea biodegradable para evitar la contaminación ambiental.

5.- No dejar olor desagradable.

6.- No alterar el color del cabello.

Originalmente se utilizaba el propio jabón con ese objetivo, no obstante su efectividad se veía reducida con el uso de las aguas duras. La aparición mas reciente de los detergentes sintéticos abrió las puertas para la elaboración de formulaciones mas efectivas que el jabón aun con aguas duras, y adaptables a las particularidades de los diferentes tipos de cabello lo que a su vez dio pié, al nacimiento y desarrollo de grandes empresas comerciales que compiten ferozmente por el mercado (preferentemente femenino) de los champús, aduciendo el manido tema de que sus productos tienen tal o mas cual componente (pseudo-proteínas, pro-vitaminas y toda clase de engendros comerciales). La efectividad de estos aditivos es grandemente discutida debido a que el cabello no es tejido vivo, si no una larga cadena de una proteína llamada queratina que crece linealmente desde su base dentro del folículo piloso. Esto supone que solo en la producción del propio pelo es que pueden agregarse elementos constructivos, y es muy dudable que esos elementos puedan incorporarse a la estructura del cabello desde el exterior una vez formado.


El mecanismo de la eliminación de la suciedad del pelo es el mismo que para eliminarla de un tejido, una cazuela, o de la piel, es necesario un agente tensoactivo, soluble en agua y con afinidad a las grasas para que estas, junto con las suciedades externas, sean arrastradas por el agua de enjuague. Por lo que las formulaciones básicas para los diferentes tipos de limpieza son muy semejantes, con la diferencia, de que, la profundidad de la limpieza de los componentes de la formulación para el champú y detergentes líquidos para la piel, son mucho mas estrictas, y la agresividad mucho menor que para el caso de la limpieza del tejido, y mas aun para el lavado de platos.

Debido a la gran cantidad de variantes de cabello, las posibilidades actuales de diversos productos detergentes, la incorporación de elementos humectantes, espesantes, colorantes, odorizantes, conservantes y desinfectantes pueden elaborarse muchas formulaciones diferentes, cada una con sus particularidades para los diferentes tipos de cabello.

De manera muy simplificada a continuación se relacionan algunos de los componentes de uso frecuente en la formulación de champús:

1.- Como elemento central y detergente para la fabricación de champús y en el que recae la responsabilidad de la limpieza se usa mucho el Sulfato de Lauril Sódico debido a que su acidez es igual a la del pelo y la piel, siendo un excelente espumante y con buena  capacidad limpiadora. Es un producto derivado del ácido laúrico presente en los aceites de coco y palma.

2.- Como espesante se usa la Carboximetilcelulosa, un producto derivado de la celulosa o la Gelatina (colágeno hidrolizado). La adición de Cloruro de Sodio (sal común) aumenta la efectividad de los espesantes.

3.- Como regulador de la acidez el ácido cítrico.

4.- Como conservantes el Etilen Glicol o el Benzoato de Sodio.

5.- Como espumante y emulsificante la Cocamida, un derivado del aceite de coco.

6.- Como desengrasante el Cloruro de Amonio.

7.- Los demás son las esencias, perfumes y colorantes que nada tienen que ver con el trabajo de limpieza.

Para ir al índice general del portal aqui.