home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Limpiadores a base de ácidos

Las suciedades que se acumulan en los pisos y paredes de losa de cerámica, especialmente en las uniones de ellas, así como en los muebles sanitarios son sumamente persistentes y difíciles de quitar y se deben principalmente a la sedimentación de las sales del agua mezcladas con la suciedad común y el polvo. Estos sedimentos (básicamente cálcicos) son de carácter pétreo, acumulativo y muy adherentes.

En este campo es donde los limpiadores a base de ácido son muy eficaces.

Lo mas común es que estos limpiadores sean a base de ácido clorhídrico, fosfórico o acético en forma de disoluciones acuosas mas o menos concentradas.

Limpiadores a base de ácido clorhídrico


El cloruro de hidrógeno (ClH) es un gas de fuerte olor y muy irritante que cuando se disuelve en agua constituye el ácido clorhídrico, es un ácido fuerte y sus soluciones concentradas pueden producir quemaduras en la piel, destruir los tejidos de la ropa y corroer la mayoría de los metales por lo que debe manipularse con mucha precaución.

Reacciona muy rápidamente con los sedimentos calcáreos desprendiéndolos y es efectivo también en la limpieza de las manchas de óxido de hierro. Dada su fuerte actividad y su irritante olor debe utilizarse lo mas diluido posible de acuerdo a la tarea de limpieza que deba hacerse y siempre sobre las superficies vidriadas de las cerámicas, pudiéndose utilizar mas concentrado para gruesos sedimentos y en el exterior y muy diluido para manchas débiles y en el interior, no obstante una adecuada ventilación será necesaria.

Las soluciones mas concentradas posibles están en el orden de algo mas del 30% y se comercializan para el uso en el agua de las piscinas, se conoce también por los nombres de “ácido muriático” y “sal fumante”.

El procedimiento típico consiste en humedecer los sedimentos con el ácido, dejarlo “trabajar” mientras se observe reacción (varios minutos) enjuagar con abundante agua, luego secar con un paño.

Limpiadores a base de ácido fosfórico.

El ácido fosfórico también es un ácido bastante fuerte y puede usarse en las mismas aplicaciones que el ácido clorhídrico con la diferencia de que es menos volátil por lo que el olor es menor y menos irritante pero a su vez es mas caro y su uso está sujeto a mas regulaciones legales por lo que en el mercado solo se encontrará como un componente mas en los limpiadores comerciales para pisos y paredes de losas y en algunos otros.

Limpiadores a base de ácido acético

El ácido acético puro es un líquido muy activo y sumamente cáustico que solo tiene aplicaciones muy especializadas en la industria y el laboratorio, en el mercado común solo puede conseguirse una disolución acuosa con concentración alrededor del 7% conocida como vinagre el que además de utilizarse en la cocina como todos sabemos, es un excelente limpiador en el campo de los sedimentos y las manchas de óxido de hierro.

Diluido como vinagre es un ácido débil de olor algo picante y no cáustico que puede realizar en principio las mismas tareas de limpieza que los ácidos fuertes, aunque de manera mas lenta.

Una limpieza con vinagre puro de los pisos de losas, servicios sanitarios, lavamanos fregaderos esmaltados y mostradores de planchas de melamina (formica), con un tiempo de contacto de varios minutos previos al enjuague, dará una limpieza impecable al disolver la pátina de sedimentos que se forma lentamente debido al secado del agua.

Consejos en el uso de limpiadores a base de ácidos.

1.- Sirve para quitar los sedimentos de carbonatos y silicatos en muebles sanitarios.

2.- Sirve como limpiador del relleno de las losas de cerámica en pisos y paredes.

3.- Sirve para eliminar algunas manchas de óxido de hierro en cerámicas.

4.- Elimina las manchas de jabón seco en las paredes de duchas y bañaderas.

5.- Nunca utilizarlo en baldosas a base de cemento ya que reacciona con estas.

6.- Nunca usarlo sobre mármol o sus derivados.

7.- Utilizar una pequeña área de prueba para probar hasta que punto puede diluirse y utilizar la máxima dilución.

8.- La aplicación frecuente para la limpieza del relleno de las losas terminará deteriorando el propio relleno ya que reacciona con el cemento de este.

9.- Evitar que caiga sobre la piel o las ropas, aún diluido.

10.- Evitar respirar sus vapores, utilizar adecuada ventilación.

Precauciones con los limpiadores a base de ácidos

1.- Nunca por ninguna razón mezclarlo con productos clorados, ni en general con ningún otro limpiador.

2.- Nunca almacenarlo en recipientes metálicos.

3.- Si tiene que almacenarse por largo tiempo utilizar recipientes de vidrio o plástico resistente al ácido en lugar seguro.

4.- Lo mejor es comprarlo cuando se va a usar y desechar el sobrante.

5.- Evitar el contacto con la piel especialmente si es concentrado, tener a mano una solución de bicarbonato de sodio y lavarse con ella inmediatamente si cae en la piel.

Para ir al índice general del portal aqui.