home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Figuras mitológicas africanas

En este artículo se tratarán en conjunto las principales figuras mitológicas de África excluyendo las egipcias que se tratarán aparte. Se hace sólo hincapié en aquellas figuras más antiguas que intervienen en la creación.


Las principales figuras

Amma. Dios dogon

Es el dios supremo, vive en el cielo y es el origen de todo.

Hay dos versiones de la creación a partir de Amma, la primera relata que Amma creó la tierra y quiso unirse a ella, pero su sexo le oponía al macho, un hormiguero ardiente. Amma lo destruyó y tuvieron un hijo, Ogo y luego a los gemelos, los Nommo. Ogo solitario e infecundo introdujo el desorden en el mundo, se unió con su propia madre y de esta unión nacieron los genios de la selva.

La otra versión asegura que Amma creó un cuerpo extremadamente pequeño con la palabra. Luego este cuerpo minúsculo se infló hasta formar el huevo primordial que tenía dos placentas que contenían los gérmenes de gemelos. Primero nace prematuro Ogo y se lleva una parte de la otra placenta, esperaba traer consigo a la hermana, Yasigi. Se lanzó al espacio vacío y de la placenta creo la tierra, la que luego penetró en busca de la hermana, pero Yasigi no estaba, Amma la había confiado a los Nommo. Esta penetración de la placenta por Ogo, que había nacido de ella, es el primer incesto de la historia, y así, la tierra violada se volvió impura.

En cualquier caso la leyenda cuenta que luego, para volver la tierra fértil Amma sacrificó uno de los Nommo, el semu. Derramó su sangre y lanzó las partes de su cuerpo al suelo que se convirtieron en cuatro árboles.

Mas tarde resucita al Nommo en la forma de una pareja de humana, con lo que de esta forma el hombre fue creado sin participación de la tierra impura. Amma puso sobre la tierra la otra placenta que contenía el resto de las cosas, los antepasados de los hombres, los animales, las plantas y los minerales.

Ogo intentando alcanzar el cielo hizo que Amma transformara el resto de la placenta en el sol ardiente. Entonces trata de robar la simiente del Nommo resucitado (el hombre) y logra tomar una parte, pero otro de los Nommo, con los dientes le cortó el sexo y recuperó la simiente, también le arranca la lengua.

Ogo, desprovisto de la palabra, se convierte en un zorro llamado Yuruagu. Con  esto el mundo queda dividido en dos partes, el dominio desordenado, impuro y estéril de Yuruagu que comprende la sequía, la noche y la muerte y el dominio de Nommo que incluye la pureza y el orden.

Modimo. Dios africano originario de Zimbabue

Modimo es muy especial, no tiene antepasados, ni pasado ni futuro, es la creación en sí mismo, es cielo y luz, tierra y raíz. Distribuye las cosas buenas y malas, cuando aparece por el este pertenece al elemento "agua" y es un dios bueno, cuando lo hace por el oeste pertenece al elemento "fuego" y es destructor, un monstruo horrible, trae consigo la sequía, el granizo, los huracanes y los terremotos. Su nombre es tabú y solo se pronuncia por sacerdotes y adivinos.

Solo los seres imperfectos, los antepasados, pueden alcanzarle, se les llama los Badimo, y estos son de humor irritable, si se les olvida se vuelven muy nocivos.

Se dice que los niños pequeños que son aun seres incompletos también hablan con Modimo.

Shangó. Dios africano

Es el dios del trueno, originario de la zona del río Níger se convierte en el dios principal de muchas tribus, en las que aparece con los nombres de Obatalá, Yansán y Ogún.

La leyenda de la divinización de Shangó cuenta que este era un rey cruel, por lo que sus súbditos estaban divididos, unos lo querían y otros lo detestaban. Después de muchas peripecias ganan los segundos y lo expulsan. Shangó se ahorca en un árbol. Sus partidarios van a buscar el cuerpo pero lo que encuentran debajo del árbol del ahorcamiento es una cadena semi enterrada. Llegaron a la conclusión de que Shangó se había convertido en un dios y hasta le erigieron un templo en el lugar del ahorcamiento.

Pero para los detractores, no era mas que un rey ahorcado, así que reinaba la confusión, esto hizo que Shangó enviara un gran trueno que quemó las casas de los que no creían en él. No quedaba duda Shangó era un dios.

Era un dios viril, violento y justiciero; castigaba a los malos, los ladrones, los criminales y los mentirosos. Su arma de castigo es el rayo y aquel objeto que era alcanzado por uno se volvía prohibido, el dueño era presa de grandes multas y debía aplacar a Shangó con sacrificios.

Las piedras de pedernal son importantes en el culto al dios, se consideran objetos sagrados o amuletos y se colocan en los altares; sobre ellas se vierte la sangre de los animales sacrificados para renovarles el vigor y la eficacia.

Además, los rituales incluyen bailes y trances al ritmo de un instrumento fabricado con una calabaza alargada. Se agita el hacha doble, emblema de Shangó, y se realizan actos libertinos, un tanto amorales desde el punto de vista sexual.
 
Shangó tiene tres esposas Oya, que es el río Níger, Oshún y Oba que son otros dos ríos. Se dice que Shangó es el antepasado de cuarto rey de los Yoruba.

La entrada de los negros esclavos africanos a las américas trajo consigo el culto al dios y se ha mantenido con fuerza en lugares como Brasil, Cuba y otras Antillas.

Wak Dios etíope


Es el dios supremo para los Galla de Etiopía, es bienhechor, no castiga y mantiene el cielo suspendido.

Este dios no tiene origen a partir de otra entidad, tampoco la tierra ni el hombre y la leyenda comienza cuando la tierra era llana. Wak le pide al hombre que se haga su propio ataúd y el hombre lo hizo, y se encerró en él. Wak lo hundió en la tierra y durante siete años hizo caer una lluvia de fuego para formar las montañas. Luego, Wak pisoteó el lugar donde estaba el ataúd y el hombre salió de allí vivo, y dijo haber dormido sólo un instante, por esa razón el hombre está vigilante la mayor parte del día.

El hombre, cansado de estar solo, hizo que Wak tomara parte de su sangre, la que al cabo de cuatro días se había convertido en la mujer con la que el hombre se casa.

De la unión nacen treinta hijos, pero avergonzado de haber tenido tantos, escondió a quince de ellos que fueron convertidos por Wak en animales y demonios.

Zanahary. Dios malgache

Es el dios creador pero al mismo tiempo aterrador, su palabra es rayo y trueno, es negligente y se deja engañar por el Zanahary de abajo.

Es un dios doble, en la leyenda, al principio hay un Zanahary de arriba, Andriamanitra y otro de abajo. Cuenta que el Zanahary de abajo se divertía formando figurillas de barro que representaban a los hombres, mujeres y animales, pero no podía darles vida. El Zanahary de arriba, a cambio de la luz del sol, le pide unas estatuillas. Ambos no estaban de acuerdo, el de abajo quería peces mientras el otro quería mujeres, pero se pusieron de acuerdo y el Zanahary de arriba dio la vida. No obstante, luego el de abajo no quiso separarse de las mujeres, por lo que se hicieron enemigos y esto creo la separación entre los mundos de arriba y de abajo.

Artículo principal sobre mitología aquí.
Para ir al índice general de portal aquí.