home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar

Figuras mitológicas de India


La civilización de la India es una de la más viejas, compleja, rica y fascinante del mundo. Su historia se remonta atrás unos cuatro mil años y su filosofía y religión resulta aun en día muy atractiva e intrigante, especialmente para el mundo occidental.

La India no es simplemente un país con una enorme población, es además un sub-continente, separado del resto de Asia por el mar al este y al oeste, y por una gran cordillera de montañas en la frontera noreste. Esta característica geográfica ha sido muy importante en la continuidad de las tradiciones y religiones de la india, la que, a diferencia de otros pueblos antiguos, ha mantenido su religión como fuerza inspiradora de la sociedad por cuatro milenios.

Egipto y Mesopotamia, los otros centros de origen de la civilización y que florecieron más de tres milenios atrás, han perdido sus raíces como pueblos antiguos y su grandeza es hoy un tenue recuerdo para los pueblos actuales, y aquellas tradiciones y religiones les resultan muy distantes y foráneas. En ese sentido la India es única, su pueblo sigue creyendo en la misma religión, adorando los mismos dioses, cantando los mismos himnos y recitando los mismos poemas desde hace cuatro mil años, por lo que las figuras mitológicas de la India no son "leyendas del pasado", siguen con actualidad total.

Aunque diferentes invasores han colonizado el territorio de La India durante su larga historia, ninguno logró modifican enteramente sus tradiciones. Los más influyentes fueron los musulmanes, cuya religión ocupa hoy en día el segundo lugar entre los creyentes del sub-continente después de la religión Hindú.

Breve reseña histórica de las religiones.

Para poder entender a cabalidad la larga serie de figuras mitológicas de la India resulta necesario conocer algo de su historia, ya que a diferencia de otros pueblos, hay figuras mitológicas pertenecientes a diferentes religiones que pueden confundir al lector que trata de ver a la India como un solo pueblo de identidad definida y única. En ese sentido la India es un mosaico extenso de diferentes culturas, idiomas, religiones, razas y costumbres que mantienen su identidad individual aun en la actualidad.

Los comienzos

La civilización Indú nace hace unos cuatro o cinco mil años en los alrededores de río Indus (de donde deriva su nombre), sus principales representantes fueron las ciudades de Harappa y  Monhenjo-Dare separadas a una distancia de mas de 600 kilómetros una de otra a las que deben adicionarse diferentes pueblos menores, pero construidos bajo los mismos patrones, y con señas de cultura semejante que las dos grandes ciudades, lo que hace pensar en una gran civilización unida cultural y administrativamente desde aquel entonces. Este gran episodio de la cultura antigua indú se mantuvo casi desconocido hasta que en el año 1920 fueron descubiertas, por pura casualidad, las primeras ruinas de la ciudad de Harappa durante la construcción por los ingleses de una linea de ferrocarril.

La llegada de los Aryanos.

Este nuevo capítulo de la historia comienza hacia el año 1500 a.C. con la entrada desde el norte de invasores bárbaros, constituidas por una serie de tribus nómadas que se auto denominaban los Arya, los que llegaron con nuevas ideas, tecnologías, dioses y lenguaje. Este período es una de las épocas más importantes de la historia de la India.

En apariencia, los recién llegados tenían el pelo rubio, la piel blanca y facciones bien definidas. Procedían del Asia Central, de territorios que hoy en día pertenecen a Rusia.

Aunque los Arya eran tribus nómadas de vida simple que se movían en busca de pastos para su ganado, de acuerdo a los cambios de temporada, su tecnología era más avanzada en ciertos aspectos a los de los pueblos más desarrollados de la época. Habían domesticado al caballo, las ruedas de su carruajes eran de radios, los que las hacían mas ligeras, rápidas y superiores a las pesadas ruedas macizas conocidas hasta ese momento.

A diferencia de los pueblos anteriores del Valle del Indus, los Ayra no dejaron remanentes concretos en el sentido constructivo o de urbanización por lo que es muy poco lo que se puede saber de ellos a través de la arqueología, sin embargo, dejaron una muy vívida imagen literaria en los Vedas, libros sagrados constituidos por versos de carácter religioso, así como en los dos grandes poemas épicos, el Mahabharata, y el Ramayana. Este período de tiempo de la historia de la India bajo la influencia Arya de conoce como la India Védica.

La India Védica

Como ya se ha dicho los Arya, a diferencia de los pueblos del Valle del Indus, no construyeron grandes ciudades, no fabricaron ladrillos ni construyeron ningún edificio grande, eran en esencia un pueblo primitivo cuyo mundo eran los espacios abiertos, sus viviendas no eran de piedra, si no de bambú, madera y barro, por lo que no quedó al presente huella alguna de sus construcciones. Se mantuvieron viviendo del mismo modo que lo hacían en sus tierras de origen, como tribus nómadas manteniendo sus rebaños.

Los Vedas dejan ver claramente que un ingrediente importante de la vida de los aryanos era la guerra, peleaban no solo contra los enemigos, también entre ellos unos contra otros. Muchos de los versos del Rig Veda (el más antiguo de los Vedas) hablan de una larga guerra contra los Dasas, habitantes de la región descritos como de piel oscura, nariz respingona y labios gruesos que tenían costumbres e idioma extraños, los que al final doblegaron y esclavizaron. Parece ser que los aryanos no dieron lugar a la destrucción de las grandes ciudades del Valle del Indus si no que destruyeron los remanentes que habían sobrevivido de aquella cultura.

Los aryanos llegaron con un nuevo panteón de dioses y creencias religiosas, estas últimas giraban alrededor de la naturaleza. Fueron guiados en su conquista por Dyaus, el Padre Celestial (equivalente al Zeus de los griegos) y que es el Dios Universal de los aryanos. Este dios principal dio lugar a solo dos dioses Varuna y Mitra, hijos del cielo. El dios del fuego, Agni, era también el sol (Surya) y al igual que el dios de los griegos (Helios) circulaba por el cielo guiando un carruaje envuelto en llamas.

Otro dios del fuego, pero en este caso el fuego líquido, era la bebida divinizada Soma la que se les ofrecía durante los sacrificios dedicados a los dioses.

Surya tiene un hijo de nombre Yama, el que resulta ser el primer mortal y que baja al inframundo después de muerto para tomar posesión de esos predios y convertirse en el hospedero de los fallecidos.

Por su parte Varuna se convierte en el rey de los dioses, sobrepasando a Dyaus en el orden cósmico y se hace gobernador de las leyes que rigen el mundo.

Más adelante se produce un profundo cambio a este panteón de dioses y nace una nueva deidad, Indra, el dios de la guerra.

El nacimiento de Hinduismo


En la religión, al igual que en el resto de las actividades humanas, se producen profundos cambios, y aunque los viejos dioses védicos como Indra o Varuna mantienen su vigencia, sus figuras se hacen menos prominentes que antes al ser sustituidas por el dios principal de hinduismo, Brahma, el creador del universo, y por Shiva y Vishnú. Se estima que el Hinduismo comenzó a parecer sobre el año 1500 a. C. o antes.

Una de las principales características del hinduismo es la creencia de que existe un espíritu universal (ishwara) que tiene varios diferentes aspectos, por lo que cada uno de ellos puede ser representado por un número de dioses que a su vez pueden tener varias facetas. Así por ejemplo Shiva se tiene como un dios de varios estados de ánimo y varias caras: Shiva el Destructor (encarnación de la muerte), Shiva Nataraj (el gentil dios de la danza).

La idea de la capacidad de reencarnación adquiere gran fuerza en el hinduismo. Se creía que el alma (Jiva) de los hombres se mantenía en un eterno estado de desarrollo. Después de la muerte, el alma volvía a nacer con una nueva forma, y, en dependencia del comportamiento en la vida anterior, la nueva vida podía subir o bajar dentro de las castas sociales de la época. En cada ciclo de existencia el propósito era hacerse mejor que en la vida anterior por sí mismo, hasta lograr convertirse finalmente en un "espíritu universal", libre de las reencarnaciones. El renacimiento estaba gobernado por la doctrina del Karma, la ley de las consecuencias morales.

El surgimiento del Budismo y el Jainismo.

Ya a mediados del primer milenio antes de cristo la rigidez del Karma comenzaba a chocar con los cambios que se producen con el tiempo y el desarrollo social. Los hombres comienzan a necesitar respuestas y explicaciones a las cosas nuevas por lo que surgen diferentes tendencias filosóficas que culminan en el nacimiento de dos nuevas religiones, el Budismo y el Jainismo.

El Budismo adquiere el nombre del título recibido como Buda (que significa Ilustrado o Iluminado) al fundador de la doctrina, Siddhartha Gautama.

El núcleo de la doctrina budista se relaciona con la naturaleza del sacrificio hecho para alcanzar la meta de la "iluminación interna" y con ello romper el ciclo de las eternas reencarnaciones. De acuerdo a sus enseñanzas, "Las Cuatro Nobles Verdades", vienen a expresar la idea de que el camino hacia la "paz interior" implica enorme sacrificio y suele comenzar con una inquietante duda o un deseo.

Por su parte, el Jainismo surge simultáneamente con el Budismo pero esta vez a consecuencia de las enseñanzas de Vardhamana Mahavira, "El Gran Héroe", y fundador del movimiento religioso. A diferencia del Buda, él abogó por una total negación de sí mismo y una absoluta auto disciplina como el camino más seguro a la salvación, llevados al punto de la inanición. Su doctrina más importante era la "ahimsa" o no violencia. Fue llamado Jina (el conquistador) debido a su conquista de las pasiones humanas, sus seguidores eran entonces Jainistas y de ahí el nombre de la religión.

La entrada del Islamismo.

La palabra Islam significa "sumisión a la voluntad de dios" y se originó en la figura de Mahoma (570-632), un mercader de La Meca. Mahona se reconoce como Profeta o Mensajero de Dios y se dice que recibió revelaciones del propio dios en forma de visiones, que interpretó en un juego de reglas precisas que se recogen en el Corán, el libro sagrado del Islam. En clara diferencia con el hinduismo esta doctrina define muy claramente, y aboga por una forma específica de vida con independencia de la casta social, raza, color, ya que todos los hombres eran iguales ante Dios, Ala,  y su voluntad debe ser obedecida completamente, aunque sean cosas desconocidas o incomprendidas aun.

Una característica nueva del Islam con respecto a las religiones anteriores de la India es el reconocimiento de un solo dios, indivisible y absoluto que no se puede representar con imágenes. Su intermediario con los hombres es Mahoma, el Profeta.

La primera invasión islámica del sub-continente indú se produce al final del siglo VII cuando los árabes hacen una incursión en Sind, ahora una provincia de Pakistán, pero su dominio no se extendió al interior de la India.

Hubo que esperar unos 300 años más para que los musulmanes (practicantes del Islam), procedentes de Turquía invadieran a la India y se convirtieran en los verdaderos portadores del islamismo. A partir de este momento y por los siguientes 600 años la india estuvo bajo la dominación de diferentes dinastías islámicas.

En el ámbito de la religión el concepto islámico de un solo dios, su combate a las castas sociales, así como a las imágenes, tuvo un gran impacto en el pensamiento indú e influyó en el surgimiento de diferentes sectas que abogaban por una religión única y universal.

La entrada del cristianismo.

Para el 1510 los portugueses han fundado una colonia en Goa en la costa oeste de la India lo que constituye la primera comunidad cristiana del sub-continente. Luego adquirieron colonias en el territorio los holandeses. Para 1740 todos habían sido superados por un poderoso competidor, Inglaterra, que había entrado en el territorio indú en 1639. Para 1674 también los franceses se había asentado en el territorio.

Hogar de religiones

La India es hogar de por lo menos siete grande religiones, Hinduismo, Janismo, Budismo, Islam, Sikhismo, Cristianismo y Zoroastrianismo, no obstante la religión tradicional, el Hiduismo, es con mucho mayoritaria. Le siguen los musulmanes, los que, aunque minoritarios, constituyen la comunidad musulmana más grande del mundo.

Principales figuras.

Aditi

Es la diosa madre, ella es rajaputra (aquella cuyos hijos son reyes), ugraputra (aquella cuyos hijos son fuertes), suputra (la de los hijos buenos), suraputra (aquella cuyos hijos son héroes fuertes), es la madre de los aditias que al principio eran serpientes y que luego perdieron la piel para hacerse inmortales y convertirse en dioses devas, e incluso en dioses soberanos. Entre los aditias están Mitra, Varuna, Aryaman y Bhaga el que distribuye los bienes.

Se considera protectora de los partos y las mujeres embarazadas llevan un amuleto que la representa.

Es una diosa primordial,  no confinada, es libre (significado de su nombre) es el cielo, la atmósfera; es, al mismo tiempo la madre, el padre y el hijo. Ella es todos los dioses, las cinco razas, todo lo que ha nacido y está por nacer, no está diferenciada, es todo a la vez, es la suma, el origen y el fin.

Representa la amplitud, la extensión, la libertad y es sobre todo benéfica, permite el florecimiento, libera todas las ataduras que reprimen y hace desparecer todo rastro de pecado, de impureza, de enfermedad y devuelve la buena salud.

Agni

Los romanos lo llamaron Ignis, los eslavos Ognis, los lituanos Ugnis y Atar los iraníes, es en la India vaicvanara (el que pertenece a todos los hombres). Es el fuego mismo en todas las formas. En el cielo se manifiesta con toda su fuerza como el sol, surge en los bosques, calienta las casas, se apodera de las personas cuando entran en cólera.

Toda llama es Agni y su resplandor alumbra todo lo que se le acerca, es al mismo tiempo muy viejo, ya que su origen se pierde en la lejanía de los tiempos, pero también es joven y se renueva constantemente, tanunapat (retoño de sí mismo): el fuego surge del propio fuego. Es de hecho inmortal, invencible y dominante.

Tiene dos caras: una apacible y otra terrible, da la vida pero también la muerte, y es tan poderoso que puede servir de intermediario entre lo terrenal y los celestial.

Es un rsi especialmente sabio y clarividente, muy erudito y prudente, ilumina a los hombres con las ideas y les conduce hacia el bien.

Amitabha. Buda celeste

Es uno de los cinco budas de meditación enviados por Adibouddha o Buda original. Su misión se aparta un tanto de la doctrina original del budismo, la meta no es tanto el nirvana, fruto de una disciplina personal, sino el hecho de volverse bodhisattva. Estos bodhisattva ya no sienten temor a los ciclos de muerte y reencarnación, estos solo le sirven para acumular méritos para el bien de los demás y finalmente convertirse en budas.

De acuerdo a ciertas tradiciones, Amitabha fue en una vida anterior el monje Dharmakara que hizo el voto de convertirse en buda y acoger en una tierra pura a todos los que rezan con fe en él, los que disfrutarán allí de una felicidad perfecta hasta su entrada en el nirvana.

Su culto, aunque nacido en la India, se extendió por toda Asia y en la actualidad se mantiene con fuerza principalmente en China y japón.

Brahma.


Es el creador, está por encima de todo culto y devoción. Su origen es incierto, algunos dicen que salió de él mismo, otros del huevo original de donde salió el mundo, otros de las aguas, e incluso que nunca ha nacido. Reina en el cielo, que le es propio, y que constituye un paraíso donde todos quieren llegar, forma con Vishnú y Shiva lo que se conoce como la Trimurti hindú.

En algún momento Brahma decide comenzar la creación y para ese propósito se divide en dos para formar una pareja, de esta forma surge Sarasvati (o Savitri) que es en realidad su hija.

Brahma se enamora de Sarasvati, pero esta, por respeto a su padre, gira constantemente a su alrededor y Brahma al seguirla con la mirada ve que le crecen tres cabezas más, una a la izquierda, otra a la derecha y la tercera detrás, todas, las cuatro, concentradas en el deseo que le inspira Sarasvasti. Las leyendas le dan también cuatro brazos.

Brahma es creador, pero no directamente y su hijo Marici le ayuda en la tarea, Kaçyapa el hijo de Marici es el padre de los dioses, de los hombres y de los demás seres. Él se mantiene como el abuelo, el patriarca, el que aconseja a los dioses cuando están en apuros y el que da el orden, así nombra a Indra como el rey de los dioses.

Es la personificación del brahmán, conoce el porvenir, ha revelado los Vedas a la humanidad y ha dado las reglas del karman. Nunca desiste, es imparcial y establece las leyes y los castigos, crea la muerte y la destrucción del mundo. No es un dios de benevolencia gratuita, no se puede esperar ningún favor de su parte y por lo tanto no son abundantes los templos y rezos dedicados a él. Representa el destino inexorable, es un dios lejano y orgulloso.

Buda. Sabio de la India

Es el fundador del budismo, nacido en una familia noble hacia el 560 a. C. se llamaba originalmente Siddharta Gautama y viene al mundo al pie del Himalaya.

La vida del personaje está rodeada de una gran leyenda. De una familia noble, pasa su infancia en el lujo y la diversión y se convierte en un hombre inteligente, fuerte y buen tirador con el arco, en su vida sólo conoce las alegrías de la existencia. Su padre no le ha permitido nunca salir de palacio donde las penas y los sufrimientos no tienen cabida. Se casa con una mujer muy hermosa Yashodara que le da Rahula como hijo.

Cierto día decide salir del palacio y lo hace, desobedeciendo las órdenes del padre: ve a un viejo y descubre la vejez y la pobreza; ve a un enfermo y descubre el sufrimiento; ve un cadáver y descubre la muerte. Cambia su modo de ver la vida, pierde su alegría de vivir y se propone salvar a la humanidad, se marcha definitivamente del palacio paterno.

En sus andanzas por el mundo primero escucha las enseñanzas de un maestro brahámanico, Arada Kalama, que le da a conocer los elementos que forman las cosas y se vuelve sabio en esa disciplina pero la considera insuficiente.

Realiza los mas difíciles ejercicios de yoga con Udraka como maestro, practica todas las técnicas y adquiere un dominio muy grande, pero esta vía no le parece adecuada y se va.

Se convierte en el monje Çakyamuni y renuncia a todos sus bienes observando el mas riguroso ascetismo hasta llegar a un estado esquelético pero se da cuenta de que ese sufrimiento no le conducirá a lo que busca.

Ya lo ha probado todo, la filosofía, el yoga y el ascetismo pero nada le parece satisfactorio y se sienta a meditar debajo de una higuera. Después de una larga y concentrada meditación sobre el carácter doloroso de la existencia humana su pensamiento se transforma profundamente y ve pasar sus innumerables vidas anteriores y recibe las últimas pruebas. El demonio Mara le tienta: unos monstruos le tiran piedras, unas chicas hermosas se le ofrecen; las piedras se convierten en flores, las chicas le son indiferentes y así poco a poco va descubriendo la ley infernal de los nacimientos y renacimientos, aprende "las cuatro nobles verdades" y llega al "despertar" a la "iluminación". Ya es un buda.

A partir de ese momento comienza a predicar a sus discípulos las "cuatro nobles verdades" y se multiplican los convertidos a la nueva religión, nace y crece el budismo.

Durga

Es la esposa de Shiva, y se conoce con diferentes nombres según las tradiciones: Devi, Mahadevi, Kali, Uma y también Parvati.

La ven con un carácter ambivalente es a la vez creadora y destructora del mundo. Es una  diosa temible con un gran poder de perdición al mismo tiempo que de salvación. Guerrera, amante de los combates y la sangre derramada se alimenta de carne cruda y es protectora de las tribus que viven de la caza.

Su cortejo está compuesto por yogini, espíritus maléficos; vetala, vampiros y bhuta, espíritus de los hombres muertos con violencia.

De la unión con Shiva tiene dos hijos: Skanda, que lucha contra el demonio Taraka, y Ganesha, el jefe de las armadas celestes.

Cuenta una leyenda que cuando Mahisa, jefe de los demonios se apodera del mundo, todos los dioses hacen confluir sus fuerzas en Durga. En la batalla con el demonio usa el tridente de Shiva, el disco de Vishnú y el rayo de Indra, lucha durante nueve noches y por fin mata al búfalo del que Mahisha había tomado la apariencia.

Ganesha

Ganesha, también conocido como Ganapati o Ganpati es hijo de Shiva y Parvati (Durga) y el hermano de Skanda. Se representa joven y corpulento con cabeza de elefante y siempre con una taza de arroz, al cual es muy aficionado, en alguna de sus cuatro manos. Es un maestro de la inteligencia y de dice que Brahma le ha encargado copiar el Mahabharata.

Los indúes le dan un carácter ambivalente, encargado de la buena marcha de los asuntos terrestres es creador de riqueza, y ayuda al buen desarrollo productivo del que le tiene presente, pero al mismo tiempo obstaculiza a aquél que le ha olvidado o descuidado.

El origen de Ganesha está rodeado de una leyenda muy curiosa: Shiva, el esposo de Parvati, con frecuencia la sorprendía cuando se bañaba y esto molestaba a Parvati, por lo que decide crear un guardián para la puerta de baño. Crea a Ganesha ya hombre y lo pone de centinela. Shiva quiere forzar el paso, pero Ganesha se lo impide. Para distraer al centinela, Shiva crea a una bella mujer, Maya, que distrae al guardián y este logra cortarle la cabeza.

Parvati, furiosa, exige la devolución de la vida a su hijo y es entonces que Shiva, al no encontrar la cabeza cortada, le coloca la de un elefante que pasaba por allí.

Es un dios extremadamente popular y se le invoca con frecuencia en el comienzo de todos los actos. Tiene templos por toda la India.

Hanuman

También conocido como Anuma o Maruti, Hanuman es el hijo de Anjani, la mona, y Vayu, el dios de los vientos. Es el jefe del ejército de los monos y está dotado de una inteligencia extraordinaria. Su lucha la realiza sirviéndose de piedras y ramas no con armas y es de naturaleza vegetariana. Es un superhombre.

Su personalidad esta rodeada de diversas leyendas y aventuras:

La primera de estas reza que nada más nacer y ya está hambriento, al ver el sol cree que es una fruta madura y se lanza tras él empujando todo a su paso. Indra al ver la situación lanza contra él su maza y el bebé cae inconsciente sobre una alta montaña. Su padre Vayu al ver a su hijo muerto se declara en huelga y el mundo entero se ve privado de viento, la respiración cesa y todo corre el riesgo de la asfixia. Los dioses, presas del pánico, devuelven la vida al niño. Indra le deja su maza y Brahma le promete la invencibilidad.

La otra leyenda cuenta que Hanuman es el aliado de Rama, cuya esposa, la bella Sita, ha sido raptada por el demonio Ravana y encerrada en su palacio en Lanka. De un solo salto Hanuman llega a Lanka y descubre a Sita y le promete liberarla, pero no la liberará él mismo, dejará que sea el propio Rama el que lo haga y para ayudar provoca un enorme incendio que debilita la ciudad y avisa a Rama de la situación. Estalla la guerra Lanka es invadida, vencida y destrozada por completo, muere Ravana y Sita regresa a su reino.

Estas hazañas le confieren la capacidad de ser el dios de los atletas y los gimnastas.

Indra Dios védico

Indra es un gran dios, es el rey, el más importante de los dioses. Su musculatura admirable indica su poder y es extremadamente viril. Su apetito es voraz y siente una sed insaciable de soma. Indra es un adulto joven, valiente y violento, pero tiene la inteligencia y la sabiduría de la madurez. Es un hombre de acción.

El carro de Indra, todo de oro, es tirado por dos caballos, su maza tiene mil puntas, es el combatiente supremo, el jefe.

Es el poder divino magnánimo y positivo, da la vida, la luz, la leche a las vacas, crea los animales de tiro: el buey y el caballo; fecunda a todas las hembras y tiene numerosas aventuras con mortales. Él es el bienhechor del mundo por excelencia.

Indra entra en combate con los enemigos de sus fieles, lucha contra los avaros, los bandidos y los brujos. Entre sus acciones están: vencer al rebelde Pipru y destruye sus fortificaciones; lanza a Cambara desde lo alto de una montaña; y expulsa a las bandas del bandido Varcin.

El espacio entre el cielo y la tierra ha sido obstruido por el demonio malvado Vrtra en forma de una enorme serpiente sin pies ni manos posada sobre una montaña y segura de su poder se resiste a todo lo que es vida y movimiento; no deja moverse a las aguas de ríos y manantiales, ni siquiera la lluvia puede caer, el mundo es un desastre total.

Indra lo aplasta con su maza, con ella le abre la cabeza y libera las aguas que corren al mar, con la victoria se ha restablecido el orden y la Tierra vuelve a la vida.

Se hace acompañar por los Martus, jóvenes hermosos que cantan sin parar sus alabanzas y le fortalecen. Poderosos y temibles estos acompañantes vuelan por encima de las montañas y hacen nacer los vientos, los rayos y la lluvia que inspiran a los artistas y generan las riquezas de las buenas cosechas. También le acompaña Trita Aptia otro combatiente que le asiste en la victoria contra Vrtra; derriba al monstruo de las tres cabezas Vicvarupa; libera las vacas encerradas por el demonio Vala y permite con ello conseguir el alimento.

Otra hazaña de Indra es su combate contra el demonio Namuci al que no puede vencer rápidamente. Namuci no da tregua, es tenaz e Indra se ve obligado a cerrar un pacto con él. No podrá matarlo ni de día ni de noche, ni con algo seco ni mojado. Namuci que era muy astuto consigue doblegar a Indra al embriagarlo mezclando alcohol con soma, pero en ese momento recibe la ayuda de los Açvinos (jinetes celestes) y de la diosa Sarasvati que le vuelven a la normalidad y mas tarde sorprende a Namuci y lo degüella con espuma del mar.

Kama


Este es el dios del amor, es la personificación del deseo, del placer sexual. Es seguramente el mas antiguo de los dioses y fue el que inspiró al creador a sentir el deseo de otros seres. Ha recibido diferentes nombres: Dipaka, Gritsa, Mati, Mara, Ragavrinta, Titha. Se representa como un hermoso joven dotado de arco con flechas de capullos de lotos y montado en un loro.

Una interesante leyenda rodea a este dios, siempre dispuesto a provocar el amor entre los hombre y los dioses, y que lo convierte en "el dios sin cuerpo".

Resulta que la esposa de Shiva, Sati, no puede resistir el desprecio que siente su padre, Daksa, por el esposo y se suicida tirándose al fuego. Shiva, destrozado, se retira al Himalaya y se sumerge en un profundo ascetismo, a una constante contemplación y continencia total. Una mujer se coloca a su lado, es la siempre enamorada Sati que ha reencarnado como Parvati la montañesa. Parvati es retraída, humilde y respetuosa. En silencio copia las posiciones y sigue las mismas reglas que Shiva esperando atraer su atención y ganarse su amor, pero Shiva no le presta atención, está absorto en su contemplación.

Para ese momento el mundo está amenazado por el demonio Taraka a quien Brahma ha concedido la invulnerabilidad. ¡Se hace necesaria la participación de Shiva para derribar al demonio!, ¿pero cómo, si ni siquiera se digna a mirar a la bella mujer que tiene a su lado?. Los dioses preocupados piden a Kama su cooperación y este va junto a Shiva acompañado de su esposa Rati, logra burlar a Nandino que guardaba la puerta y vigila al dios. Después de una espera de sesenta millones de años le lanza la primera flecha.

Shiva despierta, abre los ojos, ve a la mujer que está a su lado, y se llena de deseos por Parvati. Se da cuenta que eso ha sido obre de Kama, lo busca, lo encuentra y lo convierte en cenizas. No obstante, se ha enamorados de Parvati y le promete que hará cumplir uno de sus deseos, ella le pide que devuelva a la vida a Kama y el accede pero con la condición de que le hará volver a la vida sin cuerpo. Esta acción le vale a Kama el nombre de Amanga (sin cuerpo). Lo que explica su actuar oculto y perpetuo entre los seres en el mundo.

Shiva y Parvati se unen y de la unión nace un hijo Kumara que matará al demonio.

Krishna

Krishna, conocido también como Krsna nace de mortales y, de hecho, la mayor parte de los estudiosos de la mitología de la India consideran que existió en realidad como ser humano. Luego durante el desarrollo de sus acciones excepcionales va tomando la naturaleza de dios. Es en realidad un avatar de Vishnú. Durante su vida se ve envuelto en un gran número de peripecias que hacen de él una figura muy popular y como tal, en muchas casas de la India se tienen figuras de Krishna con la forma de un niño que roba mantequilla o toca la flauta.

Nace en Mathura, en el norte de Agra como fruto de la pareja formada por Devaki, su madre, hermana del rey de Mathura, Kamsa y Vasudeva su padre. Tiene la piel oscura, por eso el nombre, que significa "el negro".

Por la época de su nacimiento Kamsa, el rey, ha sabido por un oráculo que uno de sus sobrinos le dará muerte, por ello tiene a la hermana prisionera y mata a los hijos de esta. No obstante dos de los hijos se salvan, el primero es Balarama y el segundo Krishna, este último ha sido intercambiado al nacer por la hija del pastor, Nanda y su esposa Yasoda que ha nacido al mismo tiempo.

Desde el mismo nacimiento Krishna manifiesta una inteligencia fuera de lo común, es un niño prodigio. Kamsa, por la duda, comienza a eliminar a los niños excepcionales de su reino y contrata a la demonia Putana para que amamante a Krishna con los pechos envenenados, pero él succiona con tanta fuerza que termina no solo con la leche y el veneno, si no también con la vida misma de la demonia. Mas tarde mata al demonio en forma de torbellino Trnavarta que quería llevárselo por el aire.

Ante estas situaciones Nanda se lo lleva junto con Balarama a Gokulla y permanecen escondidos allí unos siete años.

En Gokulla, el niño sigue siendo prodigio, mata al monstruo Baka que se presenta como grulla, al toro salvaje Arista y al demonio Kesin en forma de caballo.

Luego combate con Kaliya, el rey de las serpientes, que envenenaba las aguas de la Yamuna, al que vence, pero le perdona la vida y le manda al océano.

Ante sus hazañas es festejado por los pastores, y les invita a sustituir las ceremonias en honor a Indra por sacrificios y ofrendas a los dioses de los bosques y las montañas. Esto provoca la ira de Indra y envía una tormenta demoledora, por lo que Kishma tiene que proteger a sus amigos, para ello levanta y sostiene el monte Govardhana para usarlo a modo de sombrilla. Es, en ese momento, que Indra reconoce en él un avatar de Vishnú.

Mas adelante es un gran enamorado y es mimado por las pastoras, y un día en el que estas se bañan, esconde sus ropas y las obliga así a ir desnudas una a una a reclamárselas. Se casa con mil de ellas pero su favorita es Radha.

Por fin mata a Kamsa y se convierte en el señor del reino, sin embargo, muy pronto lo deja y funda la cuidad mítica de Dvaraka donde se reúne con su gente. Allí se casa con Rukmini-Lakshmi la hija del rey de los Vidarbha y comienza una vida fastuosa con sus dieciseis mil cien mujeres y sus ciento ochenta mil hijos. Sin embargo esta vida se ve interrumpida con frecuencia por sus peleas con los demonios, con uno de sus primos el rey de Ciçupala, y por la guerra de los Bharata, que constituye el tema central del enorme poema conocido como Mahabharata.

La historia central del poema es la de la lucha dinástica por el trono de la capital Hastinapura, el reino del clan Kuru. Las dos ramas, emparentadas como primos, que participaban en la lucha eran los Kaubaras y los Pandabas y Krishna tiene una notable participación en la confrontación.

Primero de parte de los Kaubaras cuyo enemigo estaba dirigidos por un capitán invencible. Solo una noticia muy penosa puede hacer bajar la guardia a sus defensas y a Krishna se le ocurre la idea de anunciarle la muerte de su hijo, Asvatthaman, y para que no fuera mentira le dan ese nombre a un elefante muerto. La treta resulta y se obtiene la victoria.

Luego se pasa a las filas de los Pandavas encarnando la figura del cochero de Arjuna, resulta muy hábil conduciendo el carro y se convierte en el amigo y consejero del amo.

Cuando el enemigo se hace de un arma absoluta que se puede producir a partir de cualquier cosa con solo soplar encima y diciendo un mantra, Krishma está ahí y avisa y aconseja. Asvatthaman decide usar el arma absoluta pero Krishma lanza un grito y le dice a Arjuna que lance "el arma que desarma las armas" y dos poderosos rsi se interponen entre las armas. Piden a los bandos que hagan retroceder cada uno sus dardos. Arjuna, que es puro lo hace sin dificultad, pero Asvatthaman, que no lo es, solo puede desviarlos, y los envía sobre los hijos sin nacer de los Pandavas.  Solo se salva uno, que nacerá muerto pero Krishma, revelándose un gran dios, lo resucita y salva la raza.

Lakhsmi

Es la esposa de Vishnú, encarna la fuerza y el poder del gran dios y aparece montada en un pavo real o de pie sobre una flor de loto. Vive rodeada de un decorado magnífico, hecho de tejidos finos, joyas e instrumentos musicales, así como de sus mascotas favoritas. Es la belleza personificada. Se le ve también cono Radha, la favorita de Krishna un avatar de Vishnú.

Es benevolente pero distribuye sus grandezas de forma no equitativa y no explica por qué lo hace así, de todas formas, aun con la injusticia que su actuación conlleva, es la fortuna.

La tradición dice que cuando un joven esposo lleva a su casa a la nueva esposa, lleva también a Lakhsmi, por lo que la mujer debe llevar joyas y por lo menos un brocado de oro en sus vestidos. El oro es su símbolo las joyas denotan su presencia.

Parasurama. Héroe Indú

Parasurama es un  gran héroe de la India que al mismo tiempo comparte los dones de un Brahmán y de un Ksatriya.

Había un rey muy poderoso con mil brazos y un gran carro celeste de nombre Kartavirya que imponía su poder a todos los dioses, a los rsi y a todos los seres. Pensaba que todo le estaba permitido, y hasta se atreve a perturbar la intimidad de Indra y su esposa. Ante esto, Indra y Vishnú se ponen de acuerdo para crear un campeón que fuera capaz de destruir a los guerreros Ksatriya tan atrevidos como Kartavirya.

Satyavati, esposa del Brahmán Rcika, es hija del rey Gadhi que por fuerza era Ksatriya. En cierto momento Rcika prepara dos tazones de arroz, uno para su mujer y otro para la suegra, de forma que la primera diera a luz un Brahmán y la segunda un Ksatriya, pero durante la manipulación los tazones se intercambian y el error hace que el hijo de Satyavati, la mujer del Brahmán naciera con la fuerza de un Ksatriya mientras que el nacido de un Ksatriya será dotado de Brahmán.

El hijo nacido de Satyavati de nombre Jamadagni, que resulta ser un puro Brahmán en apariencia y comportamiento se casa luego con Renuka y esta le da cinco hijos, los cuatro primeros puros brahmanes, pero el quinto de nombre Rama o Parasurama, aunque Brahmán, posee los dones de un Ksatriya.

Renuka es una esposa modelo, pero un día, en el río, ve a un príncipe que retoza con sus mujeres y se queda ensimismada contemplando el espectáculo. Jamadagni se da cuenta de la situación y pide a sus hijos que le corten la cabeza a la madre. Los cuatro primeros hijos, puros brahamanes se niegan y el padre los fulmina con la mirada, pero Parasurama, dada su naturaleza decapita a la madre sin pensarlo. Jamadagni en agradecimiento le quiere complacer un deseo y este, volviendo a ser Brahmán le pide que resucite a su madre y hermanos.

Resulta que después, el rey poderoso Kartavirya es recibido con todos los honores en la suntuosa casa de Jamadagni, cuya suntuosidad se debe a la vaca que provee todo lo que se desee. Kartavirya, celoso ante la opulencia de la casa le pide a Jamadagni que le regale la vaca. Parasurama entra en cólera, corta los mil brazos del huésped y lo mata, se había cumplido así el deseo de Indra y Vishnú.

Los hijos de Kartavirya en venganza matan a Jamadagni, y es por eso que Parasurama decide liberar al mundo de todos los ksatriya. Necesitará realizar veintiún combates para lograr su propósito.

Después de la masacre vierte la sangre en cinco agujeros y realiza una ceremonia en honor a sus antepasados, se le aparece su abuelo y le reprocha tanta matanza.

Decide por ello ofrecer un sacrificio a Indra y se retira al monte Mahendra.

Prajapati. Un dios primordial

Prajapati es el universo, lo comprende todo, es el tiempo y el creador. Al principio no hay mas que agua y de ellas surge un huevo, del que, al romperlo desde el interior nace Prajapati. Flota en la cáscara del huevo durante un año y durante ese tiempo va haciendo la creación por medio de su voz: dice -"Bhur"- y aparece la Tierra; dice -"Bhuvar"- y aparece el aire; dice - "Suvar"- y aparece el cielo. Con las cinco sílabas hace las cinco estaciones, luego con su boca concibe a los dioses, los que, apenas creados se apoderan del cielo. Con su soplo crea los espíritus malignos, los asuras, los que apenas creados toman posesión de la Tierra, son las tinieblas. Luego da la existencia a los hombres, a la música, al sol.

Pero la creación tiene su precio, a medida que crea más y más cosas se debilita, se consume, se agota y una vez que ha creado los seres vivos sus articulaciones se han aflojado y resulta necesario reconstituirlo, para eso los dioses le curan con el rito de Agnihotra lo que mantiene al mundo unificado y productivo.

Los hombres deben continuar el rito para que el tiempo fluya, el sol no se levantaría si el sacerdote, al alba, no ofreciera el rito, la oblación al fuego. Los sacrificios constantes y repetitivos permiten a Prajapati continuar su obra creadora y restaurar la unidad, dando coherencia a la estructura del mundo.

Purusha

Es un ser primordial un tanto difícil en su interpretación, de él se habla en el Rid-Veda, su nombre significa "varón" y es una suerte de divinidad única que impregna el universo. Su esposa es Prakriti que representa la violencia de las tormentas y el valor del guerrero.

Se le considera como un gigante enorme que cubre toda la tierra y está compuesto en las tres cuartas partes por el cielo, siendo el último cuarto las criaturas mortales. De él nace la creación de las cosas individuales, tanto los hombres como el resto de los elementos naturales son partes de su cuerpo: su boca se convierte en los brahamanes; sus brazos en los nobles, sus músculos en artesanos y sus pies en esclavos. De su ojo sale el sol.

Purusha es en sí mismo el universo, penetra y sostiene a todos los seres, es único, inmedible, inmutable e inmortal. Es el origen y el final.

Rama. Héroe Indú

Este es otro de los héroes de la India rodeado de una gran leyenda narrada en el poema épico Ramayana.

Cuenta la leyenda que el rey Dasaratha de Ayodhya tenía tres esposas y que ninguna le daba un hijo y ofrece un sacrificio a los dioses para lograr descendencia. Durante la ceremonia aparece un ser extraordinario que le da un tazón de un puré mágico, este, tomado por su esposa le dará el hijo que tanto espera. El rey distribuye el tazón entre las tres esposas, ofrece la mitad a su primera esposa Kausaalya y esta da a luz a Rama; le da las tres cuartas partes de lo que queda a la segunda esposa, Sumitra, y nacen los gemelos Laksmana y Satrughna; finalmente la tercera esposa Kaiyeyi consume el resto y nace Bharata.

La jerarquía de estos hijos está en dependencia de la importancia que jugó la papilla en su creación, así tenemos que Bharata está enteramente al servicio de Rama y los gemelos al servicio de uno y otro. Forman entre todos un equipo de ksatriya a las órdenes de Rama, y son, además, en el mismo orden mas o menos avatares de Vishnú.

Cuando ya son adolescentes el brahmán Visvamitra llega a ver al rey para pedirle que su hijo Rama le ayude a librarse se los demonios raksasa que le impiden terminar su sacrificio. Visvamitra cree que solo Rama tiene la capacidad para matar a los raksasa. Se le da a Rama el permiso para actuar. Durante el trayecto del viaje, Visvamitra le enseña fórmulas mágicas que le sirven para hacerse invencible y con esas armas tan poderosas le es muy fácil acabar con los raksasa y matar a Tataka la madre de uno de ellos.

Antes de regresar siguen él y su hermano Laksmana el camino hacia Mithila, allí ,el rey Janaka ha prometido a su hija, Sita, a aquel que pueda tensar un arco de Shiva que posee. Nadie ha podido tensarlo, pero Rama lo logra hasta romperlo asistido por lo poderes mágicos que le ha dado Visvamitra. Recibe a Sita según lo prometido y además sus hermanos son premiados también con otras esposas procedentes de la familia de Janaka.

Durante el regreso a su tierra encuentra en el camino a Parasurama, el destructor de los ksatriya, que lo desafía a que doble un arco, que esta vez pertenece a Vishnú, lo hace sin dificultad, y Parasurama se reconoce vencido al darse cuenta de que Rama es un avatar de Vishnú mismo.

Rama vuelve a su país preparado para ser el príncipe heredero, pero la reina Kaikeyi, madre de Bharata, quiere el trono para su hijo, y aprovechando una promesa hecha por el rey, en relación a un acontecimiento en que ella le ha salvado la vida, pide a este que Rama sea exiliado y que sea su hijo nombrado el príncipe heredero. Obligado por la promesa el rey accede.

Rama acepta sin protestar y se marcha al bosque con su esposa Sita que le sigue fielmente. Frente a esta situación injusta Dasaratha se muere y Bharata se hace rey, pero al descubrir las maniobras de la madre, se niega a reinar y busca a Rama para pedirle que acepte lo que le pertenece, el trono. Rama se niega a hacerlo y desde entonces Bharata gobernará el país en nombre de Rama ausente.

Rama se instala en Pancavati y Surpanakha, hermana del raksasa Ravana se enamora de él. Se le ofrece muy adornada y le promete toda clase de placeres, pero Rama es fiel a su esposa y uno de los gemelos, Laksmana, le libera de las tentaciones cortándole la nariz y las orejas a la demonia. Ella no se conforma y le alaba tanto los encantos de Sita a su hermano Ravana que termina por desatar en él un violento deseo de poseerla.

Ravana va a Pancavati y hace aparecer un ciervo dorado que atrae la mirada de Sita y empuja a Rama a perseguirlo, durante la ausencia de Rama toma a Sita por los cabellos, la rapta y la lleva a Lanka.

Rama y Laksmana sale en busca de Sita y encuentran en el camino a Hanuman, consejero del rey Sugriva que ha sido desposeído por su hermano Valino de su reino y se su mujer. Rama y Hanuman hacen un pacto de ayuda mutua. El primero en encontrar rastros de Sita es Hanuman que ve las joyas que ella que ha dejado caer en el camino y estas le conducen a Lanka. Al llegar descubre a Sita pero no se permite rescatarla, ese derecho le pertenece a Rama y se lo advierte a Ravana. Avisa a Rama y este llega al combate, Lanka es destruida y Sita liberada.

De regreso, a Rama le mortifica una gran duda: ¿un hombre de honor puede tomar de nuevo a una mujer que ha vivido en la morada de otro? y la envía exiliada al bosque. A partir de ese momento todos le hablan de la virtud  de su mujer, los hijos le ruegan con vehemencia que la perdone, que ella jamás lo ha traicionado ni en la palabra, ni en los hechos, ni en el pensamiento, ni siquiera en la mirada. Finalmente Rama se convence y va a buscarla, pero Sita, que ha vuelto a la tierra que la vio nacer suplica a esta que la vuelva a tomar. Entonces la tierra se abre y se la traga.

Rama destrozado por la pérdida se dirige a la Sarayu, entra en la aguas y es recibido por Brahma que le lleva al cielo y obtiene allí toda la naturaleza divina que le pertenece.

Rudra Dios védico


Rudra y Shiva se identifican con el mismo dios, el primero es un dios védico, destructor y terrible. Mas tarde, durante el hinduismo pierde mucha influencia hasta casi desaparecer por completo a favor del recién llegado Shiva el benéfico. Este último absorbe sus rasgos maléficos pero que conserva al mismo tiempos su carácter de benévolo.

Rudra tiene un origen polémico, unos lo ven como resultado de un incesto de Usas, la aurora, trasformada en ninfa, y sus hermanos nacidos de Prajapati: Agni (el fuego), Vayu (el viento), Aditya (el sol) y Candramas (la luna).

Otros dicen que nació de Manyu y otros, que nace de un incesto de Prajapati y su hija. Los dioses para castigarlo juntan en él todo lo malo de ambos y Rudra traspasa con una flecha a su padre.

En cualquier caso Rudra es el gran destructor, siembra enfermedades y muerte, ataca a animales y hombres, maneja en veneno y el relámpago, propaga el terror a su alrededor. Los dioses acuden a él para hacer actos viles. Rudra es un marginal prefiere lo que está fuera de norma, todos los que no actúan y viven como los demás, son de su preferencia los extranjeros, los excluidos, los que viven ermitaños. Es un poder divino salvaje, indómito y peligroso.

Rudra se une con Rudrani en un largo abrazo y los dioses temerosos por lo que esta larga unión puede engendrar le piden a Rudra que no procree, acepta y guarda desde ese momento una abstinencia sexual total. Rudrani se pone furiosa y maldice a todos los dioses a no tener descendencia. Solo queda fuera de la maldición Agni que está en ese momento ausente.

Rudra vive como un ermitaño, la montaña es su guarida, pero baja de ella y va a los lugares habitados, no obstante prefiere los lugares aislados donde los hombres se aterrorizan ante la posibilidad de encontrarlo.

Los "Rudras" son sus hijos, o sus representantes, son muchos y abundan por todas partes. Hacen reinar el terror. Dos de ellos Bhava y Carva, corren en la naturaleza como lobos salvajes.

Se le representa con los cabellos trenzados el vientre negro y la espalda roja; vestido con pieles de animales y armado con arco y flechas. Es rudo y grosero, los bandidos y los ladrones son sus amigos, es el patrono de todos los que matan, lo mismo por necesidad como por placer.

Todas estas cualidades lo hacen un dios temible y se le implora para obtener su protección. De dios destructor se convierte a Shiva el dios benéfico y se le hacen ofrendas y sacrificios.

Cuenta la leyenda que cuando se hicieron los ritos a los dioses del cielo, Rudra como siempre estaba apartado. Se dio cuenta que quedaría excluido y comenzó a perseguir a los demás, los dioses asustados por su violencia le prometieron otro sacrificio, pero ya solo quedaban los restos del sacrificio principal y solo esto se le pudo ofrecer, por eso le llaman Vâstavya (el dios de los restos).

Sarasvati

Es la esposa de Brahma y personifica el libro del Veda. Es la madre de las Escrituras, las ciencias y las artes. Se le llama también Savitri, Gayatri, Brahmini, Sartupa y ha nacido de Brahma. El dios, queriendo crear seres se ha dividido en dos partes: una es Saravasti y la otra el propio Brahma.

Se le representa como una hermosa joven blanca que lleva en la mano el libro del Veda, un instrumento musical y un collar de cuentas hecho con la letras del alfabeto.

Está relacionada con el agua, es la diosa del río sagrado y se le considera presente en el lugar mas sagrado de la India: donde se unen el rió Ganges, el río blanco, y el Yamuna o río negro. Pero solo la pueden ver "los iniciados".

Shiva

Shiva y Rudra son dos facetas del mismo dios, como ya se ha dicho, Rudra es uno de los dioses védicos principales y forma junto a Vishnú y Brahma la llamada Trimurti hindú. Shiva surge más adelante en la historia y va ganando terreno en la preferencia, hasta hacer casi desaparecer la utilización de Rudra, pero heredando sus capacidades. Rudra es destructor mientras que Shiva es benéfico. Esta confusión, y su carácter milenario hace difícil concretar una descripción de los dioses que abarque todas las tendencias, no obstante trataremos aquí lo más generalmente aceptado y conocido.

Shiva es llamado Mahâdeva (el gran dios) y es soberano y organizador del mundo, por otra parte se le llama también Bhairava (el aterrador), Hara (el raptor), Kala (la muerte o el negro).

Se le tiene como representante de las tinieblas, tiene serpientes en los ojos, una cintura hecha de cráneos y está rodeado de aparecidos y vampiros. Porta una luna creciente como diadema. Tiene cuatro brazos y un tercer ojo en medio de la frente con el que fulmina todo lo que mira. En su aspecto de Rudra baila sobre los lugares de cremación en medio de diablos.

Shiva es un individuo cubierto de pelos, sucio, errante, sin embargo Parvati, también llamada Sati o Uma está enamorada de él y le da un hijo de manera normal como su esposa, Kumara, los otros Ganesha y Skanda son obtenidos por medio de un artificio. Cuentan que por su aspecto repugnante no ha sido invitado al sacrifico ofrecido por Daksa el padre de Sati, su esposa, y, furioso, impide la ceremonia hasta que no recibe reparación del insulto. Se presenta aquí como un defensor de sus derechos.

Frente a el aspecto de vagabundo del esposo, Parvati se muestra como la esposa perfecta que satisface todos sus caprichos, lo que la convierte en la representación de la energía del dios y el prototipo del devoto.

En otros casos Shiva se le ve como Yogesvara (príncipe de los ascetas), en posición de meditación, cubierto de cenizas y con la trenza enrollándose sobre el cráneo.

Un objeto en particular le representa, se conoce como linga, es una piedra cilíndrica y vertical que sale de una jofaina casi plana provista de desagüe y todo el conjunto reposando sobre un zócalo. En ello se ve habitualmente un símbolo del falo saliendo de un sexo femenino.

El linga está relacionado con el dominio del mundo, Vishnú y Bhahma se lo disputan, y mientras estos intercambian sus argumentos, aparece un linga luminoso del cual no se ve ni la cima ni la base. Brahma se convierte en pájaro para encontrar la cima, Vishnú lo hace de jabalí para escarbar la tierra y encontrar la base, pero ambos vuelven sin tener éxito, entonces el falo se raja y aparece Shiva. Los otros dos dioses reconocen su supremacía.

El linga es objeto de veneración, durante las ceremonias se le rocia con agua, leche o aceite que se recogen en la jofaina. Representa el dios dentro de los templos mientras que su estatuas o efigies quedan en el exterior.

Se dice que Shiva es despreciado por el suegro, Daksa, lo que hace que su mujer, Sati, se suicide. Este luto le hace retirarse a las montañas y sumirse en una profunda meditación. Sati, reencarnada como Pravati, una montañesa, se instala junto a él y adopta la misma vida. A la sazón el mundo necesita la ayuda del dios, está amenazado por el terrible demonio Taraka, a quien Brahma le ha concedido la invulnerabilidad y al que solo un hijo de Shiva puede derrotar. Se le pide la ayuda a Kama, el dios del amor. Este se acerca a Shiva, espera sesenta millones de años y le dispara la primera flecha.

Shiva encolerizado por haber sido molestado reduce a Kama a cenizas con su tercer ojo. Entonces descubre a Sati, se llena de deseos por ella y tienen a Kumara como hijo, el que mata al demonio Taraka.

En otro episodio se cuenta que Shiva está todavía enamorado de Sati, pero esta, en ocasiones queriendo estar sola, crea con las impurezas de su cuerpo a un guardián de su puerta, Ganapati (Ganesha). Shiva trata de ver a su esposa mientras se baña, pero el guardián se lanza contra él. Vishnú acude en la ayuda de Shiva y envía su maya que crea una ilusión óptica y que produce la confusión a su alrededor, en ese momento Shiva aprovecha y corta la cabeza de Ganapati.

Sati está furiosa y pide que le devuelvan a Ganapati, Shiva accede y pide que le traigan la cabeza del primero que encuentren, resulta ser un elefante y por ello Ganapati lleva desde entonces una cabeza de elefante.

Shiva es también un dios de proezas:

Para salvar el mundo viviente bebe todo el veneno arrojado por la serpiente Vasuki.

1.- Es el que destruye un elefante en el que se había escondido un demonio.

2.- Es el que sale del linga para tumbar a la muerte que se había apoderado de uno de sus fieles.

3.- Es el que destruye tres fortalezas tomadas por demonios.

4.- Es defensor de sus devotos: un joven había rociado con leche de las vacas a un linga que ha formado con arena, el padre del joven se enfurece y derriba el linga de un puntapié. Shiva le da al hijo el puesto de guardián de su casa.

Sabe reconocer el valor de cada uno: en una cacería Shiva y Arjuna hacen blanco en la misma presa y, por supuesto, el dios y el héroe se disputan la propiedad. De la discusión pasan a la lucha, como era de esperarse el dios gana, pero reconociendo el valor del adversario le deja la presa.

La cabalgadura del Shiva es un toro blanco de nombre Nandin y en ocasiones se identifica al dios mismo con este animal, símbolo de la fecundidad. Esta razón hace que el toro casi siempre esté representado frente a los templos.

Sita  Heroína

Sita es una mujer nacida de la tierra, sale de debajo del arado del rey Janaka cuando este preparaba un área para el sacrificio. Nace así de una tierra santificada.

Al momento del nacimiento el rey la hace su hija adoptiva, crece y se convierte en una joven muy bella que todos los hombres la desean.

Pero Janaka, su padre,  ha hecho la promesa de darla como esposa a aquél que pueda tensar el arco de Shiva que tiene en su poder. Estaba convencido de que nadie podría hacerlo y la hija sería siempre para él; pero no contaba con Rama, que ante el desafío, llegó y tensó hasta la rotura el arco. Obligado por la promesa Janaka le entrega a Sita y el amor entre ellos florece.

Sita le es fiel a Rama en las peores circunstancias: soporta la vida de asceta junto a él cuando es despojado de la realeza y desterrado al bosque por catorce años.
 
Es raptada por Ravana que ha sucumbido a su belleza. Ella resiste y no se deja poseer, el raptor no la viola, quiere su amor verdadero pero nunca lo consigue. Por fin se reencuentra con Rama, este motivado por el orgullo y los celos la castiga, cree que no puede aceptar a una mujer que ha vivido con otra persona.

La condena a morir en la hoguera y Sita en una prueba más de su fidelidad sube sin titubear, pero el fuego se niega a quemarla y Sita sale victoriosa.

Aun rencoroso, Rama la manda exiliada al bosque y allí nacen sus gemelos, Kusa y Lava, estos después de largo tiempo consiguen que Rama se convenza de la inocencia de Sita.

Ella vuelve, pero tan pronto como llega a casa le pide a la tierra, de donde ha nacido, que la vuelva a acoger, la tierra se abre y se la traga.

Skanda. Héroe

Skanda es hijo de Shiva y es considerado a veces un dios soberano, es le jefe de los ejércitos divinos.

Para engendrar a Skanda, Shiva ha permanecido demasiado tiempo unido a Parvati, los dioses se ponen nerviosos ante lo que pudiera salir de esa unión, ya que seguramente debería ser algo inmensamente fuerte, y piden a Shiva que evite la procreación y entonces comienza a practicar un profunda abstinencia sexual. Pero ya es tarde, algo de su simiente cae al suelo sobre el fuego. Agni, que es el fuego, deposita en el vientre de Ganga el embrión hecho con la simiente.

Ganga no puede soportar el ardor que le produce el embrión de Agni y Shiva y lo deja abandonado en el monte Meru, y allí las pléyades se ocuparán de amamantarlo.

Skanda se hace un hombre joven y hermoso, lleno de fuerza y virilidad, su hermano Ganesha es feo, gordo y astuto. Si uno logra cosas por la fuerza, el otro lo hace por la astucia. Al primero le corresponde la guerra y los actos violentos, al segundo la paz, la buena marcha de la economía y el gobierno.

Skanda tiene dos esposas; Valli, hija de la montaña y Devasena. A Devasena el propio Indra le ha dado a Skanda como esposo.

En la India se honra a Skanda debido a su origen sin madre, es muy antifeminista. Sus templos están prohibidos a las mujeres.

Soma. La bebida divinizada


Es el dios luna, es dios y bebida celeste, marca el inmenso valor del licor como elemento esencial del sacrificio.

El Soma en realidad es una bebida sacada de una planta, proceso en el cual es acompañada por un gran ritual establecido hasta el último detalle y donde los poetas cantan versos cuyas palabras están íntimamente ligadas al ritual para que el Soma sea mas poderoso. El Soma ha tenido un origen celestial. El mito cuenta que en los tiempos originales Soma está en el cielo y los dioses sobre la tierra, y estos quieren hacerlo venir entre ellos. Para el propósito crean dos seres femeninos: Kadru, la tierra, y Suparni, la Palabra.

Ambos son opuestos y se desafían en un concurso que consiste en ver cual puede mirar mas lejos. Suparni ve un caballo a lo lejos atado a un poste, Kadru ve el viento que mueve su cola. Kadru ha ganado y según las reglas establecidas de antemano se apodera del alma de la otra.

Pero no todo está perdido para Suparni, ella puede redimirse si busca y trae a los dioses a Soma desde el cielo. Y aquí se produce una extraña asociación de dos nociones sin aparente relación, pero que dan una explicación de los elementos esenciales de los sacrificios: la bebida, la palabra, el fervor, la ofrenda y el resto de las etapas de la ceremonia.

Suparni, como la Palabra, encarga a su hijas, que son las formas métricas de los versos del Veda, la tarea. Estas formas son llamadas Jagati, Tristubh y Gayatri, y tiene todas cuatro sílabas a la salida. Las formas métricas se convierten en pájaros. Primero la Jagati levanta el vuelo, pero se cansa en el camino y pierde tres sílabas. Con solo una sílaba no puede llegar hasta el Soma y regresa trayendo nada mas que el valor ascético.

Lo intenta la Tristubh que también se cansa, pero retiene tres sílabas y pierde solo una, pero aun así no puede llegar hasta el Soma y regresa trayendo la daksina (el pago de los sacerdotes que hacen el sacrificio).

Por último emprende el viaje la Gayatri que es mas noble y mas lista, llega hasta el cielo sin perder ninguna sílaba, asusta a los guardianes y agarra a Soma entre sus patas y pico, y durante el regreso recupera las sílabas perdidas en los dos intentos anteriores dando así la forma que tienen actualmente que es octosílaba, la forma de versificación mas perfecta.

El proceso físico de fabricación del Soma consiste en la recolección de las plantas (probablemente un hongo), se le da una aspersión con agua hasta que los tallos se hinchen. Luego se prensan y se vuelven a hinchar y prensar, los tallos se golpean con piedras y finalmente el jugo se filtra a través de pelos de lana para clarearlo.

La Gayatri, vencedora, se encarga ella sola de la prensadura de la mañana y se hace acompañar de las otras dos mas débiles en las prensaduras del mediodía y la noche.

El Soma es la bebida de los dioses: les da el esplendor, la inmortalidad. Bebido por dioses y hombres crea la amistad entre ambos y es el núcleo del sacrificio. Produce embriaguez debido a los alucinógenos presentes, pero ese no es el objetivo, su objetivo es la unión íntima con los dioses y la comunicación con el universo.

El Soma tiene aun otra aventura: ya convertido en bebida lo roba el demonio Gandharva, los dioses, que saben que Gandharva es un gran enamorado de las mujeres encargan a Suparmi transformada en mujer de un año de edad para que lo tiente y traiga de vuelta el Soma. Ella cumple con éxito la misión pero Grandharva viene con ella, la quiere, y esto no podía ser permitido, no se podrían hacer los sacrificios sin Sutarmi , la Palabra, y sin el Soma. Dejan que ella decida y tanto el demonio como los dioses se disponen a seducirla.

El Grandharva le recita la palabra sagrada del Veda; los dioses, mas astutos, le muestran la lira, ella hace su elección. Se queda definitivamente con los dioses.

En lo adelante tanto dioses como hombres disponen de la palabra y del Soma. Los hombres lo elaboran, los dioses lo beben y luego transformado en ambrosía por el rito les hace inmortales.

Varuna. Dios védico

Es uno de los mayores dioses védicos, es soberano y reina en el mundo sobre los dioses y los hombres. Es un dios muy antiguo y se relaciona con Mitra. El primero es la imposición por la fuerza, la rigidez, mientras Mitra es favorable a los hombres y benevolente.

Varuna es el guardián del rta, la fuerza universal organizadora del mundo con sus reglas que se imponen a todas las cosas, los ritos y sacrificios también están gobernados por el rta, Varuna vigila su detallado desarrollo, asegura el castigo para las cosas mal llevadas durante los sacrificios, es el soberano espiritual.

Varuna ha dado los límites a la tierra y al cielo, ha colocado el aire y dado forma a las montañas. Es el dios de las aguas y los océanos, crea la lluvia y hace que corran los ríos dando la fertilidad y la fecundidad.

Se le coloca en el medio del cielo, su color es el negro, su dominio la noche. Las estrellas son sus múltiples ojos con lo que lo vigila todo, es justiciero y toma mas interés en las faltas que en las buenas acciones. No permite el menor desvío del orden del mundo ni los desarreglos morales o rituales.

Es un dios de múltiples facetas, con su maya, un poder que le permite hacer milagros puede generar el pánico en los soldados, o la locura de los pescadores, a veces la maya es una ilusión, un cambio aparente sin realidad, que hace sufrir o inducir al error. Es colérico, violento y hasta malvado, genera terremotos y enfermedades pude producir el mal y expandirlo por el mundo. Pero también es, al mismo tiempo, liberador de los males, y posee todos los remedios y beneficios. Puede generar la paz y la prosperidad.

Vishnú

Es otro de los grandes dioses de la india. Aparece durante la lucha de los devas y los asuras los que se pelean por el dominio del mundo. Los asuras lanzan un desafío a sus contrarios: aceptarán dejarles lo que uno de los devas pueda medir con tres pasos. Vishnú que es solo un enano, se ofrece y en los tres pasos recorre el universo entero, cielo tierra y el espacio entre ambos. Se ha convertido en una divinidad suprema, los tres pasos marcan la omnipresencia del dios, su interés por aumentar indefinidamente su influencia en el mundo.

Vishnú resplandece como un sol, es el origen de la fertilidad de la naturaleza y de la fecundidad de los hombres, es un dios benéfico.

Se le representa dormido sobre la serpiente Sesa de las mil cabezas, aunque en realidad no está dormido, está meditando sobre el mundo por venir. Un loto sale de su ombligo al despertar, este lleva a Brahma que se encargará de realizar la nueva creación. Vishnú se confunde en ocasiones con Prajapati, ambos ejercen una influencia de benevolencia hacia los hombres y se encargan de cosas parecidas.

Vishnú se ve acompañado por Garuda el águila que le sirve de montura y por Hanuman el rey de los monos. Su esposa es Laksmi y es el modelo de todas las esposas, es la diosa benéfica por excelencia su fuerza de acción. Tiene una segunda esposa Bhumi, la tierra.

Vishnú es el salvador, está por doquier y penetra en todo, es amigo del hombre pero no actúa directamente en los acontecimientos, es un tanto holgazán y para su actuación hace uso de sus múltiples avatares.

Sus avatares:

1.- Bajo la forma de un pez salva durante el diluvio a Manu, el antepasado de los hombres, luego va al fondo del mar a recoger el Veda que el demonio Hayagriva ha robado a Brahma.

2.- Se encarna como tortuga para sostener el monte Mandara que peligraba hundirse en el mar de leche cuando los devas y los asuras lo batían para obtener el amrta (la garantía de la inmortalidad) usando el monte como batidora.

3.- Convertido en jabalí se sumerge hasta el fondo de los océanos para levantar con los colmillos la tierra hundida por el demonio Hiranyaksa y ponerla en su lugar.

4.- Encarnado como hombre-león llamado Narasimba libera al mundo de Hiranyakaçipu, hermano de Hiranyaksa, que amenaza a los dioses. Hiranyakaçipu había sido beneficiado por Brahma y no podía morir ni de día ni de noche, ni por un hombre ni por un animal y ni en el interior ni el exterior de un palacio. Lo sorprende en el crepúsculo cerca de una columna del palacio y le da muerte.

5.- El quinto avatar es el enano que en tres pasos recorre el universo.

6.- El sexto es Parasurama, que libera al mundo de los ksatriyas.

7.- El séptimo es Rama que pone final a las fechorías de los ravanas.

8.- El octavo es Krisna que mata a Kamsa.

9.- El número nueve es buda, que ha venido a prohibir los sacrificios crueles y sangrientos.

10.- El último es Kalkin que tiene la misión de recompensar a los buenos y castigar a los malos.

Visvamitra. Héroe

Visvamitra es un ksatriya, pero quiere hacerse igual al brahmán Vasistha a toda costa. Para lograrlo comprende que debe hacerse el mismo brahmán. Se retira al bosque y practica la máxima austeridad. Al final de mil años Brahma le da el título de rsi real, pero agota los méritos obtenidos tratando de hacer un cielo nuevo.

Vuelve a la carga mil años mas y le vuelven a conferir el título de rsi pero se enamora de la ninfa Menaka y rompe su ascetismo.

Visvamitra persevera, y después de otro intento que falla al enfurecerse ante la trampa de los dioses que le han enviado a la ninfa Rambla, por fin logra su propósito al dejar de comer y respirar por cientos de años.

Yama. El primer mortal

Yama es el primer hombre, es hijo de Vasasvant, el sol, y está encargado de crear la humanidad uniéndole a su hermana Yami. Resulta también en el primero en conocer la muerte y esto le hace el jefe de los muertos, y él en persona, o uno de sus servidores son los encargados de venir a buscar a los que van a morir.

Desde tiempos inmemoriales en la India se celebra una bonita tradición que consiste en que en el quinto día de la "fiesta de las lámparas" las hermanas inviten a sus hermanos a desayunar, les preparan un buen baño y los veneran para conmemorar el día de la unión de la primera pareja.

Figuras de otras mitologías aquí.
Para ir al índice general de portal aquí.