home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Taoismo

Otra tradición filosófico-religiosa nativa de China, que surge simultáneamente con el confucionismo, es el taoismo, y al igual que aquella, está principalmente vinculada con la moral y el comportamiento ético, y debido a que beneficia a la gente en el mundo actual, el taoismo es usualmente considerado filosofía en lugar de religión. Fue fundado por un hombre, Laozi, nacido en el 604 a.C y cuyo nombre significa "el Viejo Maestro".

Sobre la vida de Laozi en realidad se conoce muy poco, aunque existen varias leyendas que explican como es que el vino a escribir el Tao Te Ching (La Doctrina y su Fuerza) que recoge las enseñanzas taoistas. Una de las más conocidas dice que Laozi, habiéndose retirado de la vida en la corte, estaba viajando fuera de China y fue reconocido por un guardia en un paso montañoso. El guardia insistió en que Laozi escribiera un recuento de su sabiduría antes de abandonar el país.

El Tao es la realidad final detrás de la existencia, una esencia espiritual trascendente y eterna. Debido su naturaleza misteriosa y mística, al final no se le puede definir con palabras. Como el mismo Tao Te Ching establece, "Tao es el centro misterioso de todas las cosas".

Por otro lado, sin embargo, el Tao es
inherente, existente en la naturaleza y manifiesta el principio del orden en la sucesión de las estaciones, el fluir de los ríos, y el canto de los pájaros. En este sentido, el Tao es el orden gobernante de la vida, representado por el ritmo y la fuerza de la naturaleza.
"Tao en acción: Incierto e intangible, sombrío y oscuro, pero dentro de él hay vida, vida tan real que dentro de él es verdadera. Verlo, no puedes verlo; oírlo, no puedes oírlo; usarlo, nunca puedes usarlo".
El taoismo es también una forma de guiar la vida propia a fin de alcanzar paz y armonía con el resto de la creación.
Los antiguos que siguieron Tao fueron sombríos, maravillosos, profundos, penetrantes, más allá del fondo del conocimiento. Debido a que no pueden conocerse, solo pueden describirse: cauteloso, como al cruzar un arroyo de invierno; vacilante, como respetando a los vecinos; cortés, como un invitado; blando, como hielo a punto de derretirse; en blanco, como madera sin tallar; abierto, como valle; mezclado libremente, como agua turbia. Reposar el agua turbia la pondrá clara; remover la inerte y viene a la vida.
De la misma forma que el confucionismo, el taoismo le da valor a te (poder): "Gran te parece fluir de tao". En el taoismo, no obstante, te es el sentido esencial de la integridad e identidad. La naturaleza característica de cada cosa es su te, de modo que para una persona es su genuinidad o integridad, el mejor yo auténtico. En lugar de competencia, te propone cooperación; en lugar de testarudez insistente, propone atención paciente. "Conocer a otros es inteligente, conocerse a sí mismo es profundo".

En conjunto con te, los taoistas fomentan el wu-wei (inacción), una suerte de calma creativa sin significado excesivo,
que involucra la relajación de la mente consciente. Igualmente que los ideales budistas y los ascetas hindúes, el wu-wei busca la negación de lo personal y la disolución del yo individual consciente.
"Aquellos de mayor te no toman acción, y no necesitan actuar. Aquellos bajos en te toman acción y necesitan actuar... Tao los lleva, y te los cuida, los cría, los sostiene, los alberga, los nutre, los protege".
El taoismo ilustra adicionalmente el concepto de wu-wei con ejemplos de la naturaleza, especialmente con el agua, flexible pero fuerte. El agua se adapta a lo que la rodea, fluyendo por encima o llenando lo que encuentra.
"Mejor ser como el agua, la que beneficia las diez mil cosas y no se contenta. Se agrupa donde los humanos desprecian morar, cerca del Tao"
Otro ideal taoista, el p'u (que significa madera sin pintar) recalca la simplicidad. El taoista prefiere la madera sin tratar, y por ello las construcciones taoistas están hechas con maderas en su estado natural, dejando el dorado y laqueado a los confusionistas, junto con el ceremonialismo y las intrincadas formas y fórmulas de la vida civilizada.

El taoismo y el confucionismo representan el yin y yang de la filosofía religiosa china. Son los lados complementarios de un complejo e intrincado sistema de creencias y comportamiento.

Los chinos dicen que Confucio se mueve con la sociedad, mientras que Laozi lo hace más allá de ella. También relatan una anécdota que deja ver la diferencia en matiz y estilo entre los dos enfoques de la vida. Se cuenta que un confuciano, Zhuangzi, y un taoista, Huizi caminan en compañía por un puente, cuando Zhuangzi dice:
"Mira cómo los pececillos saltan aquí y allá a voluntad, tal es el placer que los peces disfrutan". "Tu no eres un pez" contestó Huizi. "¿Cómo puedes saber lo que es placentero para los peces?". Tu no eres yo contestó Zhuangzi. "¿Como puedes saber que yo no se lo que le da placer a los peces?"
Hoy en día podemos encontrar un sustancial influencia confuciana en China, Taiwán, y Corea y una influencia correspondiente de taoismo en Vietnam, Laos y Cambodia, pero es importante saber que la influencia de ambas corrientes tradicionales se superponen en esos países.



Otros temas de Humanidades aquí.
Para ir al índice general del portal aquí.