home
sabelotodo
logo
entrar
comentario
colaborar


Prevención del embarazo no deseado

A lo largo de la historia de la raza humana las personas han buscado métodos para controlar su fertilidad a fin de poder decidir el número de embarazos, así como el momento en el que estos se producen. El desarrollo del entendimiento del proceso de fertilización y reproducción ha permitido desarrollar diversas formas de anticoncepción seguras y realizables.

En todo el mundo existe una amplia dependencia de los medicamentos anticonceptivos sin prescripción como método efectivo para evitar el embarazo no deseado y esto se basa primordialmente en que estos productos son relativamente baratos, accesibles y de fácil uso.

Las mujeres sexualmente activas alrededor del mundo se ven involucradas con cierta frecuencia en algún embarazo no deseado. La incidencia de este fenómeno es más común en ciertos grupos de edades y zonas geográficas que en otras. Según1aquellas mujeres que mantienen relaciones sexuales sin protección experimentan una tasa de embarazo anual que ronda el 85%, y un sondeo entre las mujeres con embarazo no deseado muestra que más de la mitad estaban usando algún método anticonceptivo durante el mes en el que salieron embarazadas, y esto de debe tanto a fallos inherentes al propio método como al uso inconsistente o incorrecto de este.

Métodos de prevención del embarazo

La meta del uso de métodos anticonceptivos es evitar el embarazo no deseado con el mínimo de efectos adversos. Ningún método de control de la natalidad es perfecto y los métodos de anticoncepción óptimos pueden cambiar a lo largo de la vida sexual de la persona. Las cuestiones más importantes a la hora de escoger un método anticonceptivo deben basarse principalmente en:

1.- Seguridad: Este debe ser el factor primario a considerar a la hora de escoger un método anticonceptivo a fin de evitar que su uso presente factores adversos en la fertilidad futura, o en el feto si ocurre la concepción involuntaria.

2.- Efectividad: La falta de efectividad del método anticonceptivo se puede deber a dos factores: (1) al fallo inherente al método y (2) debido al uso inconsistente o impropio de este. Para evaluar el primer factor se debe considerar la efectividad teórica establecida para el método. Para el caso del segundo factor, la experiencia muestra que es muy variable para los diferentes grupos sociales. Así se sabe que las mujeres de bajos recursos económicos presentan un riesgo mayor que aquellas de mejor posición económica debido a la frecuente pérdida de acceso a los anticonceptivos. Normalmente la efectividad de un método particular crece a medida que se alarga el tiempo de su uso, y esto se atribuye a la adquisición de experiencia en la operación del método .

3.- Accesibilidad: Evidentemente solo se podrán utilizar métodos anticonceptivos accesibles a la persona de acuerdo al costo y la disponibilidad de los productos en el mercado.

4.- Aceptabilidad: La aceptación por ambas partes de la pareja sexual del método escogido es crucial para su efectividad. Factores importantes en este sentido incluyen: creencias religiosas de los individuos que forman la pareja, planes reproductivos futuros, el apoyo mutuo entre la pareja, el grado de interrupción o desorden en el mantenimiento del método, y costo.

Productos anticonceptivos sin prescripción.


La disponibilidad en el mercado de los diferentes productos anticonceptivos cambia de unos países a otros y en el presente artículo consideraremos productos sin prescripción a aquellos que no se ingieren, es decir,  son de uso externo, y se excluyen las píldoras anticonceptivas orales que normalmente se expenden bajo prescripción en la mayoría de los países.

Entre los productos anticonceptivos sin prescripción están: los condones masculinos, los condones femeninos, los espermicidas vaginales, y la esponja anticonceptiva. Sus efectividades varían en relación a la protección que producen contra los embarazos no deseados.

Condones masculinos

Estos condones anticonceptivos representan una importante barrera contra las enfermedades de transmisión sexual tan comunes hoy en día, y solo son superados por la abstinencia en ese sentido.

Están disponibles en el mercado condones de látex, poliuretano, y de membranas naturales (ciego? de carnero).

Los condones de látex se pueden obtener en diferentes colores, estilos, formas y grosor (desde unos 0.03 mm hasta unos 0.11 mm). Otras características incluyen el tipos de punta, nervaduras y lubricación. También los hay tratados con espermicida, pero la cantidad de espermicida que contienen es mucho menor que el espermicida vaginal y no hay pruebas concretas que esto aumente la eficacia anticonceptiva.

Los condones de poliuretano conducen el calor bien, están prelubricados y no se degradan al entrar en contacto con productos a base de aceites, sin embargo estos son menos elásticos y más caros que los condones de látex.

Los condones de membranas solo son útiles para evitar el embarazo ya que los poros que presenta el material pueden permitir el paso de organismos virales incluyendo los de VIH (SIDA) y de la hepatitis B. Son muy fuertes y conducen el calor bien pero de igual forma son más caros que los condones de látex.

Efectividad

La causa de la falta de efectividad de los condones es su ruptura, y por tal motivo se someten a pruebas en diferentes países. En los Estados Unidos se realizan pruebas de calidad desde 1976 por el Agencia de Drogas y Alimentos (FDA) y en general se usan dos tipos de ensayos:

1.- La prueba de fuga de agua: que es el estándar, y la cantidad de fallos de un lote no puede exceder el 0.25%.

2.- La explosión con aire: en esta prueba el condón se infla lentamente hasta que revienta. Los condones normales deben soportar 16 litros de aire y los de sobremedida aproximadamente un 10% más. Todo un lote de condones falla si más del 1.5% de estos no pasan la prueba de aire.

Los estudios sobre la incidencia de la rotura de los condones muestran resultados contradictorios y el rango de este problema va desde 0.41% hasta 7.9%. No obstante, en ciertos estudios con grupos limitados de personas se reportan tasas de rotura mucho mayores lo que sugiere que la rotura del condón está más vinculado al usuario individual que a defectos de fabricación. Los comportamientos que se han vinculado con alto riesgo de roturas de condones son:

1.- Colocación incorrecta.

2.- Uso de un lubricante a base de aceite.

3.- Reutilización.

4.- Incremento de la duración, intensidad o frecuencia de los coitos.

Elevado historial de roturas de condones en la persona en particular.
Algunos estudios muestran que la frecuencia de rotura del condón es mayor en los primeros cinco usos, lo que sugiere que el uso correcto mejora con la experiencia. Los beneficios de utilizar lubricante adicional no se han demostrado y los estudios en este sentido indican grandes contradicciones, algunos de estos concluyen en que el uso de lubricante adicional incrementa el riesgo de resbalamiento del condón en el pene, mientras otros muestran que el uso de lubricantes a base de agua disminuye el riesgo de rotura sin que aumente la posibilidad de que el condón se resbale.

Los primeros estudios con los condones de poliuretano mostraron que la rotura de estos era comparable con los de látex, pero luego, en estudios posteriores la balanza de roturas se inclinó del lado de los condones de poliuretano comparados con los de látex.

figura 1
Figura 1.

figura 2
Figura 2.

figura 3
Figura 3.

La taza de embarazos vinculados a fallos en el uso condones en el primer año es de aproximadamente 14 por cada 100 mujeres y la efectividad parece que aumenta con el tiempo de uso. Estos embarazos se atribuyen, al igual que con otros métodos anticonceptivos, a la falta de consistencia y de uso apropiado.

La clave del éxito en la prevención del embarazo no deseado con el uso de condones está en saber usarlos. Para evitar problemas en lo posible se deben seguir las reglas básicas que se enumeran a continuación:
1.- Use solamente condones que han permanecido en su embalaje original y antes de la fecha de caducidad indicada en el condón, y que se hayan almacenado en un lugar seco y fresco. Almacenarlos en la billetera o en la guantera del vehículo no es lo adecuado.

2.- Nunca intente hacer una prueba de fugas del condón, puede con ello incrementar el riesgo de desgarro.

3.- La posibilidad de que el condón se rompa siempre está latente, de modo que tenga a mano algún espermicida vaginal e insértelo en cuanto detecte que el condón se ha roto o ha tenido fugas.

4.- Tenga en cuenta que prendas tales como anillos y similares pueden romper el condón al manipularlo, igualmente la uñas pueden hacerlo.

5.- Para colocar el condón sobre el pene, desenróllelo partiendo de la punta del pene erecto y siempre antes de que el pene tenga cualquier contacto con la vagina (figura 1).

6.- Si el condón que va a utilizar no tiene recipiente para el semen, deje un espacio de unos 10-12 mm entre el extremo del condón y la punta del pene pellizcando el extremo del condón mientras lo desenrolla (figura 2). De este modo queda espacio para la eyaculación y se reduce el riesgo de rotura (figura 3).

7.- Si la pareja tiene sequedad vaginal puede usar lubricación adicional para reducir el riesgo de fugas o roturas. Si el condón es de látex use solo lubricantes a base de agua si lo usa a base de aceites puede reducir la resistencia del condón con la consecuente fuga de semen. Se puede utilizar espermicida como lubricante el que además puede aumentar la efectividad del condón.

8.- Luego de la eyaculación extraiga el pene inmediatamente. Para evitar que el condón se resbale, especialmente si ha usado lubricación, mantenga el condón en su lugar sujetándolo por el anillo durante la extracción del pene.

9.- Revise el condón para verificar que no ha habido fugas antes de desecharlo.

10.- Si detecta que ha habido fugas, sin demora introduzca gel o espuma de espermicida dentro de la vagina. No es adecuado utilizar supositorios o membranas vaginales ya que el tiempo de demora en ser efectivos de estos tipos de productos es relativamente largo lo que reduce su eficacia.

Hay que tener en cuenta que el condón de poliuretano es menos elástico que el de látex y por lo tanto no se asegura tan ajustadamente como aquel. Comúnmente los condones de poliuretano tienen un recipiente para el semen en el extremo, pero si no lo tiene se debe dejar un espacio al final como se indicó arriba en el punto número 6. Si se desea lubricación adicional, una buena opción es el uso de condones prelubricados. La lubricación adicional para los condones de látex se debe hacer con un lubricante que no afecte la integridad del material del condón. Como ya se dijo arriba, el látex que conforma el condón pierde resistencia en contacto con los lubricantes a base de aceites, de modo que deben utilizarse lubricantes a base de agua y en el mercado normalmente estos lubricantes se expenden bajo diferentes marcas. Si no desea, o no puede comprar tales productos puede acudir a materiales comunes que se pueden adquirir muy fácilmente, algunos de los cuales están presentes en el hogar. 

La tabla 1 muestra una selección de estos lubricantes muy accesibles que se pueden utilizar y además aquellos que no deben utilizarse.

 Tabla 1. Lubricantes seguros e inseguros con los condones de látex.
Seguro
Inseguro
Clara de huevo
Aceite de bebé
Saliva
Ungüentos
Agua
Mantequilla
Glicerina farmacéutica
Aceites comestibles de todo tipo (coco, palma maní, maíz, girasol, soja etc...)
Esponjas anticonceptivas
Cremas vaginales
Geles anticonceptivos
Aceite mineral

Vaselina

Los condones sin utilizar deben mantenerse en sus empaques sellados originales hasta el momento del uso y protegidos de la luz y del calor intenso que los deterioran prematuramente. El tiempo de almacenaje de los condones en condiciones óptimas y tal como fueron empacados por el fabricante está entre 3 y 5 años y en muchos países se le exige a los fabricantes que los etiqueten con una fecha de expiración. Al momento de su uso, si los condones tiene algún signo de decoloración, fragilidad, o se sienten pegajosos, deben desecharse aun estando dentro de la fecha de expiración.

Efectos adversos

La disminución de la sensibilidad del pene, lo que disminuye el placer sexual, es el efecto adverso más frecuente entre los hombres. Otro efecto adverso que ha ido ganando en frecuencia de aparición es la dermatitis por contacto. Se estima que entre el 1 y el 2% de la población se han sensibilizado con el látex, especialmente aquellas personas que tienen contacto con este material con frecuencia para las cuales la tasa de reacciones alérgicas es mucho más alta. Usualmente los elementos que desatan estas reacciones alérgicas son los antioxidantes y lubricantes que se usan durante el proceso de producción del material. Si usted resulta alérgico a un condón de látex, probablemente resuelva el problema cambiando de marca, ya que los diferentes fabricantes usan sus propios procesos.

Condones femeninos

Los condones femeninos aparecieron en el mercado mucho más tarde, son más caros que los masculinos y la cantidad de marcas que se expenden es mucho menor.

El material más común de los condones femeninos es el poliuretano en lugar del látex, y más recientemente se utilizan condones de nitrilo. Pueden ser prelubricados, es decir, vienen con una cantidad adicional de lubricante y resisten el uso de lubricantes a base de aceite sin sufrir degradación. En su construcción tiene tres partes principales: un anillo externo; una funda o bolsa que se ajusta sobre la mucosa de la vagina; y un anillo interior que fija la funda asegurándose como un diafragma en el cuello uterino.

Efectividad

La incidencia de embarazos no deseados con estos dispositivos en los primeros seis meses de uso, considerando todos los usuarios, ronda el 12.4%, pero este índice baja notablemente a 2.5% en las mujeres que lo usan de forma perfecta.

Siempre los condones deben almacenarse en lugar fresco y seco en sus empaque sellados originales, y la mujer debe cerciorarse antes de insertar el condón que está dentro de la fecha de expiración.

figura 4
Figura 4.

figura 5
Figura 5.

Los condones femeninos se pueden insertar dentro de la vagina hasta con 8 horas de antelación al momento del coito, pero es efectivo inmediatamente después de su colocación. Las cuestiones que deben tenerse en cuenta durante el proceso de inserción de describen a continuación:

1.- Cuando saque el condón del estuche verá que uno de los extremos es cerrado para formar una funda con fondo.

2.- Con cuidado frote ambos lados de la funda para distribuir bien el lubricante. Si lo cree necesario use lubricante adicional.

3.- Lubrique la parte externa del condón con una gota de lubricante para facilitar la inserción. Se puede usar tanto lubricantes a base de agua como a base de aceite.

4.- Para insertar de forma correcta el condón, agarre el anillo interior (cerrado) entre los dedos pulgar y medio de una mano y coloque el dedo índice sobre la funda entre los dos dedos anteriores (figura 4). Tenga mucho cuidado y evite que alguna prenda o las uñas largas puedan romper el condón.

5.- priete el anillo interior y entonces inserte el condón dentro de la vagina lo mas profundo posible (figura 5).

6.- Asegúrese de que: el anillo interior esté colocado más allá del hueso pélvico, no haya quedado torcido y que el anillo exterior esté por fuera de la vagina, como cubriendo la vulva.

7.- Durante el coito debe asegurarse que el pene esté dentro de la funda y que el aro exterior se mantenga fuera de la vagina. Si lo cree conveniente puede agregar más lubricante durante el coito sin extraer el condón.

8.- Para extraer el condón hágalo antes de ponerse de pie torciendo el anillo exterior y halando suavemente para sacarlo de la vagina.

9.- No descarte el condón usado poniéndolo en la taza sanitaria ya que representa un riego de obstrucción de la cañería, en su lugar póngalo en el tanque de la basura.

10.- No reutilice el condón, use uno nuevo en cada relación sexual.

11.- Nunca combine el condón femenino con el masculino al mismo tiempo, la adherencia y el rozamiento elevado entre ellos puede causar el desplazamiento de ambos.

Efectos adversos

Las quejas más frecuentes entre las mujeres en relación al uso del condón es la irritación vaginal y el incremento del ruido (chirridos), pero la lubricación adicional puede resolver esos problemas. También en algunas mujeres existe la queja de que el anillo exterior del condón les resulta incómodo, o que reduce las sensaciones durante el coito.

Espermicidas vaginales


La acción de los espermicidas está basada en agentes que inmovilizan y matan los espermatozoides. Existen varios de estos agentes, entre ellos están: el nonoxinol-9;  el octoxinol-9; y el menfegol. No obstante, el más utilizado a nivel mundial es el nonoxinol-9.

Los espermicidas pueden adquirirse con diferentes vehículos de aplicación y aunque la aparición y duración de su acción cambia con la forma de la dosis, la mujer debe evitar las duchas vaginales hasta por lo menos 6 horas después del acto sexual, con independencia de la forma de aplicación. Los vehículos utilizados incluyen:

1.- Geles: Algunos geles están concebidos para usarse en conjunto con otros métodos anticonceptivos. Si decide utilizar un gel que no requiere de otro método, debe escoger uno con alta concentración del ingrediente activo (espermicida) y no uno de baja concentración. La concentración de espermicida (nonoxinol-9) en estos geles oscila entre 1 y 4%. Algunos productos requieren dos aplicaciones (dos aplicadores llenos) mientras otros son de solo una dosis.

2.- Espumas: Las espumas vaginales están disponibles en frascos o en aplicadores precargados, se distribuye más parejamente y se adhieren mejor a la zona cervical y a las paredes de la vagina que los geles, pero proporcionan menos lubricación que aquellos. La concentración de esos productos está en el orden de 12.5%.

3.- Supositorios: Son sólidos o semisólidos, y se activan con la humedad de la vagina. No requieren refrigeración, pero si el clima es muy cálido es conveniente refrigerarlos para evitar el ablandamiento.

4.- Láminas: Las láminas anticonceptivas vaginales contienen 28% de nonoxinol-9 y están disponibles en el mercado como láminas cuadradas translúcidas de unos 2.5 x 2.5 cm de lado y del grueso de un papel. Se colocan en la vagina en el cuello del útero o muy cerca de este, y allí resultan disueltas en poco tiempo por las secreciones vaginales. El espermicida es efectivo alrededor de una hora y se debe esperar unos 15 minutos para realizar el coito. Se requiere de una nueva lámina para cada uno de los actos sexuales.

La tabla 2 a continuación contiene de manera resumida la información más importante sobre la administración y uso de los espermicidas vaginales.
Tabla 2.

Forma de la dosis
Método de aplicación
Comienzo
Duración
de la acción
Tiempo de aplicación antes del coito
Requerimientos de reaplicación
Gel solo.
Inserte una dosis completa cerca del cuello uterino.
De inmediato.
Una hora. Hasta 30-60 minutos.
Para cada acto sexual
Gel en conjunto con diafragma o capuchón cervical.
Llene con gel el dispositivo barrera hasta un tercio. Déjelo incertado al menos seis horas después del coito.
De inmediato.
Diafragma: 6 horas

Capuchón: 48 horas.
Hasta una hora.
Diafragma: Para cada acto sexual que ocurra dentro de las seis horas de la inserción inicial del dispositivo reaplique el espermicida sin extraer el dispositivo. Para coitos después de las seis horas de la inserción inicial, extraiga el dispositivo, lávelo, reemplace el espermicida e incértelo de nuevo.

Capuchón cervical: extraiga y lave el dispositivo, y reaplique el espermicida para cada acto sexual que ocurra después de las 48 horas de la inserción inicial del dispositivo.
Espuma.
Inserte una dosis completa cerca del cuello uterino.
De inmediato.
Una hora.
Hasta una hora.
Para cada acto sexual.
Supositorio.
Inserte el supositorio cerca del cuello uterino.
10-15 minutos.
Una hora.
Entre 10 y 15 minutos.
Para cada acto sexual.
Lámina
Cubra con la lámina la punta de un dedo y colóquela cerca del cuello uterino
15 minutos.
Entre 1 y 3 horas en dependencia del fabricante.
15 minutos.
Para cada acto sexual.

Efectividad

Los espermicidas utilizados solos presentan una tasa relativamente alta de fallo en los usuarios de primer año. No existen pruebas concluyentes de que una de las formas de aplicación tenga una efectividad marcadamente mayor sobre las otras, pero su efectividad general se mejora grandemente si se combina con el uso de otros métodos anticonceptivos de tipo barrera (condones, capuchones cervicales, o diafragmas).

Efectos adversos

Son raras las reacciones alérgicas, pero se pueden producir en ambos miembros de la pareja. Las parejas que realizan actos orales-genitales encuentran que algunos productos tienen un sabor desagradable. El uso frecuente, o de alta concentración, de los espermicidas puede irritar o dañar el epitelio vaginal o del cuello del útero y esto se asocia con el incremento del riego de contagio con enfermedades de transmisión sexual.

Esponja anticonceptiva

La esponja anticonceptiva es una esponja pequeña, circular y desechable de unos 2.5 cm de grueso y 5.5 cm de diámetro hecha de poliuretano permeada con espermicida. Su actividad anticonceptiva se atribuye a tres razones:

1.- Forma una suerte de tapón en la entrada del útero que funciona como una barrera que bloquea el paso de los espermatozoides.

2.- Proporciona espermicida.

3.- Absorbe el semen.

Las esponjas deben almacenarse en su empaque original sin abrir en un lugar fresco y utilizarlas solo dentro de la fecha de expiración.

La tabla 3 a continuación proporciona instrucciones de como usar este producto.

Tabla 3

Método de aplicación
Comienzo
Duración
de la acción
Tiempo de aplicación antes del coito
Requerimientos de reaplicación
Ciertas marcas necesitan ser humedecidas con agua antes de la inserción, otras están "listas para el uso". Insértelas de forma que la parte cóncava cubra el cuello uterino. Déjelas en su lugar por al menos 6-8 horas después del coito.
De inmediato.
24 horas. Hasta 24 horas.
Inserte una esponja nueva para los coitos que ocurran con 24 horas o más de la inserción del dispositivo inicial.

Una mujer que sea capaz de localizar el cuello del útero le resultará fácil ubicar correctamente la esponja, sin embargo, el dispositivo puede desplazarse durante el coito. Para la extracción de la esponja ella está dotada de un cordón de poliéster asegurado al lado convexo. Algunas mujeres tiene dificultades para extraer la esponja y se dan casos de fragmentación durante la extracción.

Efectividad

Los ensayos realizados muestran que la tasa de fallo de la esponja anticonceptiva oscila entre 17.4 y 24.5 embarazos por cada 100 mujeres en el primer año de uso en los Estados Unidos. La tasa de embarazos es mucho más alta en las mujeres que han parido previamente comparadas con aquellas que no han tenido hijos, lo que se asocia con los cambios vaginales que sufren las mujeres durante el parto y que empeoran la capacidad muscular de este órgano para mantener la esponja en su lugar.

Efectos adversos

Las mujeres deben estar conscientes de que es muy importante lavarse las manos antes de insertar la esponja, no usar la esponja durante la menstruación o antes de las seis semanas después de un parto, y tampoco mantenerlas colocadas por más de las 24 horas recomendadas. Igualmente debe asegurarse que al extraerla no queden fragmentos rezagados dentro de la vagina, y todo esto debido al riesgo de infecciones que pueden producirse.

Métodos naturales anticonceptivos

Se pueden utilizar métodos naturales para prevenir el embarazo sin la utilización de sustancias químicas o alguna barrera, y, de hecho, existen muchas parejas que utilizan alguno de estos métodos, entre los que están: (1) planificación natural familiar, (2) amenorrea lactacional, (3) pruebas de predicción de la ovulación, y (4) la eyaculación externa. Esos métodos naturales son del agrado de muchas parejas, ya que la ausencia de químicos y hormonas elimina los riesgos de salud, tanto para la pareja como para el feto en caso de producirse el embarazo. En otras situaciones la utilización de estos métodos se debe a condiciones económicas que no permiten la adquisición de los anticonceptivos, la disponibilidad en el mercado de estos, o a creencias religiosas.

Planificación natural familiar


Este método utiliza variadas técnicas para determinar cuándo la mujer está fértil para resultar embarazada y se le conoce también con los nombres de abstinencia periódica y método rítmico. La información que proporcionan esas técnicas ayuda a identificar el momento de la ovulación y del tiempo óptimo para la concepción. Las técnicas utilizadas son cuatro: (1) calendario, (2) temperatura corporal basal, (3) moco cervical y (4) sintotérmico. Para una buena efectividad se requiere que la mujer mantenga registros en tablas o gráficos detallados mensuales de su ciclo menstrual y de otros síntomas vinculados con los ciclos de niveles hormonales. Después de recibir la debida instrucción la mujer puede predecir su momento de pico de fertilidad usando la información de las tablas y con ello determinar los períodos más seguros para no quedar embarazada o para embarazarse.

Método calendario: Se basa en los registros de la duración de los ciclos menstruales mensuales. El período fértil de la mujer calculado de acuerdo a la vida del óvulo y del espermatozoide viables está entre los 9 y 16 días antes del comienzo de la menstruación, pero como los ciclos menstruales de la mujer pueden variar, se utilizan todos los ciclos de un lapso de tiempo de 12 meses para tener una buena apreciación de las posibles duraciones del ciclo menstrual y poder predecir el rango probable de los días fértiles con más seguridad.

Se sabe que el día de la ovulación precede en 14 días al comienzo de la menstruación que se considera como día 1, pero como margen de seguridad se toman cuatro días adicionales más. De modo que si tenemos que una mujer ha registrado sus ciclos menstruales durante 12 meses y tiene en ellos una duración que va desde 25 a 35 días, para determinar la primera fase infértil de la mujer en el ciclo se restan 18 días al ciclo menstrual más corto, en este caso 25 menos 18 nos da que hasta siete días a partir del día 1 es un plazo seguro para tener relaciones sexuales, debido a que la mujer es infértil en esa época. Después de la ovulación se considera seguro el plazo de tiempo que comienza 11 días antes del día 1 en el ciclo más largo, lo que para nuestro caso sería 35 menos 11 igual a 24 es decir para el día 24 del ciclo menstrual la mujer vuelve a ser infértil. En resumen, una mujer con este registro de duración de los ciclos menstruales es infértil a partir del día 7 del ciclo, se torna fértil del día 8 al 24 y vuelve a la infertilidad a partir del día 24. Note que para otra mujer con otros índices menstruales registrados durante los 12 meses los valores son diferentes, de modo que cada mujer en particular, después de consolidar la información, debe proceder al cálculo de sus fases de infertilidad

Método de la temperatura corporal basal: Para seguir este método la mujer debe registrar cuidadosamente su temperatura corporal cada mañana con un termómetro capaz de registrar 0,05º C. Tal termómetro permite determinar pequeños cambios en la temperatura corporal. La toma de la temperatura debe hacerla antes de ejecutar actividad física alguna, preferentemente antes de salir de la cama y a la misma hora todos los días. Un buen termómetro digital es óptimo para esta actividad, pero puede utilizarse un termómetro de mercurio si tiene la exactitud adecuada. Como los termómetro de mercurio deben sacudirse para bajar su indicación, es preferible hacerlo al acostarse para evitar esta acción en la mañana antes de tomar la temperatura, ya que representa una actividad física que puede modificar la temperatura corporal lo suficiente. Puede usarse la temperatura anal u oral pero una vez escogido uno de los dos métodos debe seguirse consistentemente y no permutar al otro.

Los registros llevados permiten estimar el momento de la ovulación debido a que la temperatura corporal basal cae en las 12 a 24 horas antes de la ovulación para entonces subir de forma aguda en las próximas 24 a 48 horas una cantidad de al menos 0.2º C por encima del punto más bajo. Este incremento brusco, denominado cambio térmico, tiene su origen en los altos niveles de progesterona?. Como período seguro para las relaciones sexuales se considera que comienza 3 días después del cambio térmico y dura hasta el final de la menstruación. Los días seguros antes de la ovulación, es decir, después de terminada la menstruación, son difíciles de determinar por este método debido a que el incremento agudo de temperatura se puede producir el día antes, el día después o hasta algunos días más tarde de la ovulación, de manera que la mujer no deberá usar este método como manera única de evitar el embarazo no deseado en el período preovulatorio.

Algunas mujeres no presentan una clara definición de los cambios térmicos durante la ovulación. Factores como el estrés, el insomnio, los viajes, la fiebre o la lactancia pueden afectar la temperatura basal. Ciertos empleos donde la mujer trabaja en turnos rotatorios no permiten llevar un registro apropiado de la temperatura basal corporal y en estos casos es recomendable utilizar otro método.

Método del moco cervical: El indicador en este método consiste en observar los cambios de consistencia del moco cervical que son normales durante el ciclo menstrual. Cada día, la mujer debe poner atención al moco cervical y regitrar su consistencia y cantidad. Es normal que el moco cervical cambie de manera notable a lo largo del ciclo menstrual, unos 5 a 6 días antes de la ovulación, los niveles de estrógeno suben lo que produce un aumento en la cantidad de moco cervical, este se pone más elástico y se torna claro lo que recuerda la clara de huevo. En la mayoría de las mujeres, durante el día de la ovulación se alcanza el pico de estos síntomas, luego con el aumento de la progesterona postovulatoria el moco se vuelve espeso y pegajoso o está ausente. La mujer se considera fértil desde el primer día después de la menstruación en el cual se detecta el moco, hasta cuatro días después de la aparición del pico de los síntomas. Aunque parezca complicado a primera vista, la mayoría de las mujeres dominan el método en tres ciclos menstruales.

Cuando se tiene experiencia, una mujer puede diferenciar muy bien las secreciones normales de moco de la otras secreciones vaginales producto de infecciones o de líquido seminal, y esto representa una ventaja ya que puede buscar ayuda médica de manera temprana cuando detecta una infección al observar el cambio del patrón de secreciones de su vagina. Hay que tener en cuenta que el uso de geles, espumas, cremas y duchas vaginales pueden interferir con el moco.

Un método mucho más simple basado en la observación de las secreciones de moco cervical se le denomina método de los dos días. La esencia del método radica en los siguiente: Si una mujer está pensando hoy tener relaciones sexuales mañana deberá observar si tiene secreciones de moco hoy, y luego observar si las tiene al otro día (mañana). Si no observa tales secreciones en ninguno de los dos días entonces muy probablemente será infértil, pero si nota secreciones en alguno de los dos días, entonces probablemente sea fértil. Se han desarrollados estudios de la efectividad de este método, y según estos estudios cuando se aplica el método de forma adecuada parece ser de alta efectividad la que puede alcanzar entre el 86 y el 96%. Pero no existe aun una abundante base experimental por lo que el método debe usarse con precaución.

Método sintotérmico


El método sintotérmico es en realidad una combinación de dos de los métodos descritos anteriormente, y usa la información procedente de los registros de temperatura corporal basal en conjunto con las observaciones de los cambios del moco cervical. La mayoría de los estudios realizados a este método usan el cambio térmico (el incremento brusco de temperatura después del mínimo) del método de temperatura corporal basal para determinar el período seguro postovulatorio, y el moco cervical, o el método calendario, para saber el fin del período seguro de infertilidad preovulatorio o postmenstrual.

Método de la amenorrea lactacional

Algunas mujeres, en especial en los países menos desarrollados, utilizan este método anticonceptivo para ganar control sobre los embarazos y espaciar el tiempo de nacimiento entre los hijos.

A pesar de que hace mucho tiempo se sabe que la lactancia materna puede retrasar el regreso de la fertilidad, hasta hace poco las condiciones en que las mujeres podían aprovechar de manera confiable este fenómeno no eran claras. En 1988, los científicos reunidos en Bellagio, Italia estuvieron de acuerdo en que cuando un infante recibe solo leche materna, y la madre no presenta menstruación, ella tiene una protección contra el embarazo de más del 98% durante los primeros 6 meses postparto. A esta conclusión se le conoce como Consenso Bellagio. Sin embargo, si la lactancia materna se suplementa con leche en biberón el método falla como sistema anticonceptivo confiable. La extracción de la leche mediante ordeño no inhibe el regreso de la menstruación, y aunque los períodos menstruales en la mujer lactante pueden ser sin ovulación, la ovulación puede producirse antes del regreso de la menstruación.

Con el uso de este método el riesgo de preñez se incrementa a partir de los seis meses, en la medida que la alimentación suplementaria resulta más necesaria y toma su lugar en la nutrición del infante de mayor edad. En general, si una mujer sexualmente activa que proporciona leche materna está teniendo períodos menstruales, o suplementa la dieta del infante, o tiene más de seis meses de haber parido, debe utilizar algún otro método adicional de anticoncepción.

Pruebas de predicción de la ovulación

Estas pruebas se hacen con un estuche especialmente diseñado para detectar el aumento de los niveles de la hormona luteinizante (HL) que ocurre muy pronto después de la ovulación. Estos estuches detectan el incremento de HL en la orina, el que usualmente ocurre entre las 8 y 48 horas posteriores a la ovulación, pero como el espermatozoide puede permanecer vivo por más de 72 horas, esta predicción de la ovulación no da un aviso de ovulación inminente de suficiente precisión como para ser un agente anticonceptivo cuando se usa solo.

Eyaculación exterior

Este método consiste en mantener la actividad sexual hasta que la eyaculación sea inminente, entonces extraer el pene excitado y eyacular fuera de la vagina o de la vulva. Los fallos del método se producen en parte porque las secreciones involuntarias pre-eyaculativas pueden contener millones de espermatozoides. Las desventajas importantes de este método son que requiere de un buen auto control por parte del hombre, y la potencial disminución del placer de la pareja debido a la interrupción brusca del acto amoroso.

Anticoncepción de emergencia

Cuando se sostienen relaciones sexuales sin protección, o el método anticonceptivo falla, como por ejemplo, se rompe el condón, hay que acudir a los anticonceptivos de emergencia para evitar el embarazo. Los anticonceptivos de emergencia involucran a los llamados dispositivos intrauterinos (DIU) y a las píldoras. En este artículo solo trataremos el uso de píldoras.

Las píldoras reducen la expectativa de embarazos entre el 75 y el 89%, y son conocidas como la "píldora del día después", aunque este nombre es impropio ya que según los fabricantes se pueden tomar hasta las 72 posteriores al acto sexual arriesgado, con independencia de que ellos mismos recomiendan utilizarla lo antes posible. Varios estudios demuestran que la efectividad de la píldora del día siguiente se extiende hasta los 5 días postcoito. Para eficacia óptima típicamente se toman dos píldoras, una tan pronto como sea posible después del coito sin protección, y la otra a las 12 horas siguientes.

El mecanismo de acción de estas píldoras no se conoce bien, pero se estima que debe estar vinculado a alguna o varias de las cuestiones siguientes: suprime la ovulación, interfiere con la fertilización, inhibe el transporte del óvulo fertilizado al útero, o inhibe la implantación del óvulo fertilizado en el endometrio?.

El efecto adverso más común que ha sido reportado es náuseas y vómitos, pero además hay reportes de otros efectos adversos que incluyen: dolor de cabeza, sensibilidad en los senos, y mareos. Se puede tomar algún antiemético antes de cada dosis para minimizar las náuseas y los vómitos.

1. Hensaw SK. "Unintended pregnancy in the United Estates".

Tema relacionado: Prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

Para ir al índice general del portal aquí.